edición: 3100 , Miércoles, 2 diciembre 2020
04/11/2010
Ana P. Botín se libra de hacer el ajuste y cambio de rumbo previstos para Banesto
Emilio botín, presidente del Grupo Santander

El plantón de Horta-Osorio oficializa la 'crisis' en el Santander

Bankinter -vida paralela con Banesto- con ‘efecto’ Botín, también cambia de ruta
Las tres entidades se juegan los dividendos de 2011 y la sucesión se adelanta una etapa
Juan José González

Banco Santander congela el dividendo a cuenta de 2010. A Banesto -90% de Santander- se le agota el colchón de las provisiones genéricas. El cambio en la cúpula de Bankinter –no pertenece al grupo pero Jaime Botín es el primer accionista- con malos resultados y récord de pérdidas en la Bolsa en el presente ejercicio, dibujan un grupo financiero en crisis. Para colmo de males, el primer ejecutivo de la filial del Santander en Reino Unido –nada menos que el 18% de los beneficios del grupo- Antonio Horta-Osorio, deja plantado al grupo español para irse a Lloyds. Es el perfil de un banco en apuros, el primer grupo bancario español y novena entidad financiera del mundo. La crisis del Grupo Santander esta servida.

El movimiento al que ha obligado el plantón de Horta-Osorio, tiene la profundidad suficiente como para asegurar que se trata del cambio más relevante llevado a cabo por el grupo financiero desde que se hiciera con el control de Banesto y los consiguientes nombramientos en la cúpula de las dos entidades; la matriz y la nueva filial, al frente de la cual Emilio Botín decide situar a su hija Ana Patricia. Horta-Osorio, artífice de la última parte de la gestión del Santander UK, acaba de forzar con su salida el adelantamiento de una etapa en la historia contemporánea del grupo financiero y, por tanto, del relevo generacional. Es un movimiento en las alturas de la institución financiera y de la estructura familiar, puesto que interesa en el capítulo más delicado de cara a la opinión pública, como es la sucesión.

La ejecución del cambio de la heredera de Botín, en sustitución de Horta-Osorio, no parece complicada, sobre todo cuando viene a resolver otro problema más, como es la paupérrima situación actual de Banesto. Basta con una mirada a sus resultados en el presente año para concluir que son muy preocupantes, como corresponde a una caída del 19% del beneficio, una morosidad en descontrol, la provisión genérica bajo mínimos y la incertidumbre sobre la respuesta de los ratios del banco a las exigencias de Basilea III y normas contables del Banco de España. Y todo ello, sin contar con su comportamiento bursátil: una pérdida del 16% en el presente ejercicio.

Afirmar que en el grupo Santander hay un banco en apuros como Banesto, equivale a que la solución no estaría muy lejos y que tras los resultados del último trimestre no se haría esperar mucho. La salida de la presidenta evita el sacrificio –injusto- de García Cantera, actual consejero delegado y principal responsable de que el deterioro no sea aún mayor. Ana Patricia Botín, presidenta saliente de Banesto, se libra de una patata caliente que tendrá que salvar a solas García Cantera, quien asume todas las funciones ejecutivas. Tan solo deberá informar al ‘enlace’ con el consejo del grupo, Antonio Basagoiti, ahora presidente no ejecutivo. García Cantera hereda la gestión de una crisis que le obligará a hacer un ajuste necesario.

Con la salida de la presidenta, evita ese ajuste, tarea compleja porque en 2011 sus márgenes serán menores ante la obligada necesidad de realizar mayores provisiones por inmuebles adjudicados y morosidad, además de contar con el crédito a la baja y el coste del pasivo en aumento. Y todo para al final tener que comunicar que se recorta el dividendo o que, incluso, se elimina temporalmente. En resumen, crisis.

Mientras tanto, se extiende la sensación en el mercado financiero, por la que el Banco Santander –vale en Bolsa un 20% en el año- estaría pasando por problemas temporales que obligarían a extremar la prudencia y reducir al mínimo los pagos de dividendos correspondientes a los resultados de 2011. El consejero delegado de Santander, Alfredo Sáenz aseguró que no habrá más compras por el momento y que el banco dedicará sus esfuerzos en 2011 a consolidar posiciones y poner en marcha las últimas adquisiciones: Polonia, Alemania, Banco Real, México, Sovereign, oficinas de RBS… Sin embargo, dejó una importante sombra de duda respecto a las previsiones para el próximo ejercicio, algo que sirve por el momento para abrir la caja de los rumores. Posible crisis.

EL 'EFECT0' BOTIN

Bankinter no es el grupo Santander, pero en los últimos tiempos es víctima de una vida paralela con Banesto, un destino o suerte que el sector denomina ‘efecto Botín’. En este caso si la Bolsa es el reflejo del alma, el valor de Bankinter en el mercado se ha depreciado en un 33% en el presente ejercicio, más del triple que sus competidores medianos. En este caso, a diferencia de la crisis de Santander UK y Banesto, el consejo de la entidad de Jaime Botín gestionó con celeridad una situación insostenible. Hace apenas dos semanas, el consejero delegado saliente, Jaime Echegoyen, comunicaba una fuerte caída de la rentabilidad del banco, con un ROA de 0,36% y un ROE del 7,8%, en ambos casos inferiores a los de, por ejemplo, el Banco Pastor. Y aunque la morosidad era su mejor argumento, no sucedía igual con el margen de intereses, que disminuyó un 29% y un 27% el resultado neto.

El consejo de Bankinter ya contaba con planes para el futuro del banco, pues era inevitable que debería cambiar el rumbo, un aspecto que tardará aún unos meses en conocerse, tiempo en el que la nueva consejera delegada, María Dolores Dancausa y el heredero familiar, y actual vicepresidente de la entidad Alfonso Botín, tardarán en hacerse con el nuevo plan estratégico, del que debe salir una integración en otro grupo mayor o una fusión con otro banco. De nuevo, otra crisis.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...