edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
03/01/2012
El Ejecutivo dará a conocer nuevas medidas el jueves

El PP logra su objetivo: los ciudadanos se preparan para lo peor y dan por hecho un nuevo aumento del IVA

La primera batería de medidas, y la amenaza de nuevas reformas `muy agresivas´, prepara el ambiente para duros recortes y reduce el tono de las críticas
Las contradicciones entre de Guindos y Montoro vuelven a protagonizar titulares en la red: los lectores se quedan con la visión pesimista del titular de Economía
ICNr

Aún no se han digerido las medidas anunciadas por el Gobierno el pasado viernes y los internautas ya empiezan a preocuparse por las nuevas. Lejos de dar margen alguno a la opinión pública para que calibre las consecuencias de lo acordado hace menos de una semana, la siguiente batería de reformas se prepara para el próximo Consejo de Ministros -que se celebrará este jueves- y, además, promete ser `muy agresiva´, tal y como pronosticó de Guindos ayer al referirse al plan de actuación del Gobierno para los próximos meses. Montoro, por su parte, matizó que después del recorte de 8.900 millones aprobado y las medidas de aumento de impuestos para recaudar 6.200 millones más, el nuevo paquete no contendrá ajustes o recortes, sino que será de política económica. Ello no evitó, sin embargo, que los lectores se alejaran del debate sobre las medidas que ya son una realidad, para empezar a centrarse en cuáles serán los frentes que ataque el Gobierno en el futuro. El IVA es el candidato que más preocupa a los lectores y, a la vez, el que más papeletas tiene para sufrir una modificación al alza. Así lo estimaron, al menos, los internautas, que dieron ayer por hecho un aumento en los tipos durante los próximos meses y aceptándolo sin excesiva crítica.

El punto más polémico de las declaraciones lanzadas de Guindos durante la jornada de ayer fue, precisamente,  el tono utilizado para negar un posible incremento en los tipos del IVA. Sobre esa posibilidad, el titular de Economía confió en que no sea necesario, aunque admitió que España debe hablar de todas estas medidas con sus socios de la zona euro, ya que `tiene que ser una discusión más global´. En definitiva, de Guindos estaría `abonando el terreno´, tal y como se pudo leer en Twitter, para que no sorprenda si dentro de unos meses el Ejecutivo decide finalmente optar por un alza en este Impuesto.

La cuestión es hasta qué punto la gravedad de la situación justifica todas estas contradicciones con respecto al discurso electoral del PP, claramente contrario a una subida de impuestos, y mucho menos del IVA. Algunos -pocos- internautas recordaron cómo Rajoy censuró duramente mientras ejercía de oposición que el PSOE optara por subir el IVA, y se preguntaron qué diferencia real existe entre un partido u otro si, finalmente, siempre se opta por las medidas `más fáciles´.

En todo caso, la posibilidad de que se modifique nuevamente el Impuesto se percibe como más que probable y se recibió ayer con cierta sumisión en comparación con otras ocasiones. `Pensando mal, ya imagino lo que va a hacer el Gobierno de Rajoy si el déficit es mayor del 8 por ciento: subir el IVA (lo fácil)´, comentó ayer, como muchos otros, un internauta. En este sentido, unos ciudadanos cansados de ver `cómo se tira el dinero desde las Administraciones públicas´ pidieron que, al menos, se lleven a cabo de forma paralela `recortes de verdad´, que afecten a los gastos improductivos, en lugar de `optar siempre por perjudicar a las clases productivas´.

Los internautas apuntaron que Rajoy `va en sentido opuesto, como Zapatero hace cuatro años´, y ello porque las medidas adoptadas recientemente sólo sirven para `saquear la economía productiva de mercado para mantener a la economía improductiva´, que se encuentra `superdimensionada´ por culpa de los años de la `gran estafa nacional´. Como ejemplo, los lectores utilizaron la subida del IBI, que servirá para `mantener el estatus de unos ayuntamientos superengordados de funcionarios con supersueldos´.

La idea es la opuesta, según una opinión pública que se apoyó en los propios mercados y en declaraciones de Merkel, para asegurar que la finalidad de los ajustes debe ser `disminuir el gigantesco Estado´, como ocurrió en el caso griego, y convertir ese gasto en un gasto productivo, llevando más dinero a ramas como la investigación y desarrollo.

LOS PRÓXIMOS `PALOS´

La intensa actividad del nuevo Gobierno se traduce, en la red, en auténticas quinielas sobre cuáles serán los siguientes puntos que `retoque´ el Ejecutivo. Desde Unience.com, por ejemplo, se señaló que los siguientes `varapalos´ serán la polémica subida del IVA, así como un incremento de la tributación de las rentas del Capital, o volver al Impuesto sobre el Patrimonio. A cambio, se espera que `en un par de años salgamos delante´.

Pero no por previsibles los internautas se mostraron a favor de tomar este camino. Primero, porque  `son las medidas de siempre para problemas nuevos´. Segundo, porque sólo serán eficaces a corto plazo y, por lo tanto, no solucionarán el problema a medio y largo plazo. Y tercero, porque un incremento en las horas de trabajo -en referencia al caso del funcionariado, que verá congelado su salario y aumentada su jornada- no es igual a aumento de la productividad si no se introducen criterios de eficiencia, sobre todo teniendo en cuenta el descontento de este sector y lo fácil que tiene `cruzarse de brazos´ como respuesta. Además, se censuró que, en cuanto a los recortes directos a partidos, etc., no se incluye entre ellos a muchas empresas públicas `que no están auditadas´ y que `se han llevado gran parte de los fondos públicos y se los seguiran llevando´.

Por ello, el Ejecutivo de Rajoy no está respondiendo a la pregunta clave: `¿Qué habría que hacer realmente para reducir los altos niveles de endeudamiento? ¿Cómo habría que hacerlo? ¿Qué medidas habría que tomar para hacer crear puestos de trabajo? ¿Cuáles serian las condiciones ideales para que se crearan nuevos puestos de trabajo?´, comentó un lector. En este sentido, el problema es que, a pesar de que las respuestas no son complicadas, sí lo es llevarlas a la práctica sin `contentar a los diferentes sectores productivos´. En definitiva, hay una `falta de ideas, de margen de maniobra y de capacidad´ cada vez más manifiesta.

Como respuesta, los internautas resaltan que no se debe perder de vista, por mucho que ello complique las cosas a la hora de buscar soluciones, que `esta es una crisis de deuda y la prioridad es deshacerse de ella cuanto antes´, por lo que es necesario `reducir los gastos (que no la inversión) drásticamente, lo que `en nuestro caso supone cepillarse en gran medida el Estado de las autonomías, el Senado, las subvenciones a sindicatos, partidos políticos, fundaciones, empresas publicas, etc.´ En esta línea, desde la red se comienzan a recopilar simpatizantes para eliminar toda subvención a sindicatos y partidos políticos, a través de una web que circuló ayer a través de Facebook y Twitter como alternativa al camino que va perfilando el Gobierno, o como medida complementaria para repartir el esfuerzo entre todos.

Y es que actuar sólo aumentando ingresos es `una locura´ cuando la gente esta `cansada de pagar tantos impuestos para nada´: cargar a los hombros de `los de siempre´el peso de la crisis `crea descontento y no soluciona el principal problema, que es el exceso de deuda y gasto que existe´.

En sentido contrario, un sector de la opinión pública defendió que lo que se está haciendo es `como mínimo, lo que se debe hacer´, independientemente de que el PP `mintiera de forma descarada´ en la campaña electoral. Pocos ponen en duda el engaño de Rajoy al negar durante la campaña la posibilidad de adoptar ciertas medidas en caso de llegar al Gobierno -medidas que ya en aquel momento se podían considerar necesarias-, aunque se justificó en parte su actuación por el hecho de que `ningún Gobierno ha ganado anunciando subidas de impuestos´.

CONTRADICCIONES ENTRE DE GUINDOS Y MONTORO

Mientras, las contradicciones entre el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y el de Hacienda, Cristobal Montoro, tambien dieron que hablar durante la jornada de ayer. Si la semana pasada ambos miembros del Ejecutivo mantuvieron cifras distintas sobre el recorte del primer Consejo de Ministros, ayer le tocó el turno al porcentaje de déficit, que, según de Guindos, podría ser superior al 8 por ciento anunciado el pasado viernes, `aunque no mucho´. Montoro desmintió horas después que se trabaje con un porcentaje distinto, algo que tanto los medios como los internautas interpretaron como una rectificación de las declaraciones del ministro.

En todo caso, para una opinión pública que teme lo peor, parece más creíble que de Guindos se haya `ido de la lengua´. Las cifras definitivas no se conocerán hasta febrero, pero todo indica que, desde luego, el objetivo de déficit está mucho más lejano de lo que parecía, a juzgar por las estimaciones que Salgado mantuvo hasta el final de la legislatura socialista. En este punto, además, muchos internautas acusaron al anterior Gobierno de mentir deliberadamente cuando se hablaba de la posibilidad de alcanzar el objetivo del 6 por ciento.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...