edición: 2510 , Lunes, 16 julio 2018
22/12/2015

El precio del Brent marca un mínimo de once años mientras se siguen acumulando ’stocks’

En línea con el precio del crudo la inversión directa exterior en las economías emergentes cae
Carlos Schwartz
El precio del crudo de referencia Brent cayó a mínimos registrados hace 11 años marcando 36,35 dólares por barril en el mercado europeo de futuros de Intercontinental Exchange (ICE). Por su parte el crudo dulce ligero estadounidense (WTI) cotizó a un mínimo de 34 dólares por barril tocado por primera vez en 2009. Este retroceso de los precios es resultado de dos factores. De un lado, del cierre de posiciones a futuro de los operadores del mercado que se han colocado cortos, en especial los fondos de dinero estadounidenses, sugiriendo que puede haber más caídas. La especulación con expectativa de que los contratos a un mes permitirán cerrar la entrega con crudo más barato que el fijado en el contrato de momento sigue siendo un filón adonde se destina la liquidez de los fondos.
El otro elemento básico determinante es que los productores siguen bombeando crudo y vendiendo su producción para evitar que sus clientes sean atraídos por competidores. En consecuencia, sólo salen del mercado las empresas que deben dejar de operar por la acumulación de pérdidas. Los datos recogidos por las empresas de alquiler de equipo de perforación indican que en la semana pasada entraron en operaciones 17 nuevas plataformas en Estados Unidos.

El desconcierto de los analistas del mercado ha conducido a que ninguno de ellos haya sido capaz, desde que se inició la caída de los precios del crudo en el verano de 2014, de fijar cual sería el suelo probable de este proceso. La dificultad estriba en parte en la imposibilidad de estimar hasta donde va a bombear Arabia Saudita para mantener y ampliar su base de clientes, y junto con este productor el resto de los más necesitados en materia de ingresos en divisas.

Por lo tanto, el punto de equilibrio entre oferta y demanda se desliza de forma permanente en la misma medida que se acumulan los excedentes. Varios pronósticos sobre el comienzo de una caída de los excedentes se han mostrado equivocados hasta ahora. Es decir que el elemento básico de un pronóstico de precios, dónde está el suelo, se escurre a cualquier definición de ese límite. Esta falta de límite o suelo ha contribuido a que en las últimas dos semanas se registrara el mayor número de posiciones cortas en contratos futuros de petróleo desde que el mercado inició la recogida de datos hace 9 años. En el mercado del WTI se registró un alza pequeña sobre el cierre precisamente por el cierre de contratos con posiciones cortas, pero los operadores esperaban que el ajuste de los vencimientos reanudara las caídas para volver a tomar posiciones cortas.

Goldman Sachs rectificó esta semana una nota anterior señalando que el aumento de las plataformas de perforación le obligaba a modificar sus expectativas sobre la caída de la producción de crudo en Estados Unidos el año próximo a 315.000 barriles diarios de los 335.000 que había previsto antes. Estos hecho constituyen indicios de que en 2016 la producción de crudo podría bajar menos de los previsto. Los analistas piensan que en Estados Unidos se puede reducir el retraso en el final de obras para poner en servicio nuevos pozos con el consiguiente incremento de la producción.

De acuerdo con una base de datos conjunta de productores de petróleo estadounidenses Arabia Saudita incrementó su producción de crudo en un 3,6% entre septiembre y octubre pasados hasta los 7,4 millones de barriles diarios. En el año acabado en octubre el principal productor de crudo aumentó sus exportaciones en un 6,8% pese a que los precios cayeron un 42% en una clara manifestación de la lucha por aumentar la cuota de mercado que los saudíes niegan a cada oportunidad que tienen. Ahora la aprobación por parte de la administración de Barack Obama de las exportaciones de crudo que estaban prohibidas desde la primera crisis petrolera, se suma a la presión bajista en los mercados de crudo.

Algunos analistas atribuyen a esta decisión la nueva caída de los precios tras romper la barrera de la cotización del crudo en 2008 para hacerlos retroceder hasta los niveles de 2004. La prohibición de las exportaciones estuvo en vigor 40 años y su levantamiento llevará al crudo estadounidense a competir con el saudí acrecentando la presión sobre los precios del crudo. Las previsiones del Gobierno estadounidense es que habrá una reducción de producción que se reflejará a mediados de 2016 en 500.000 barriles al día pasando de los actuales 9,1 millones de barriles diarios a 8,6 millones diarios.

Mientras, los datos de los países de economías emergentes muestran que la caída de la inversión directa exterior en estas naciones se desliza en paralelo a la reducción de los precios del crudo en los mercados internacionales. El sector del gas y el petróleo son los directamente afectados por esta caída de las inversiones. Las inversiones más golpeadas son las denominadas green field, es decir las que suponen una inversión en activos nuevos por parte de una matriz extranjera en una economía emergente en la que ya tiene otras operaciones. La explotación de un nuevo campo de gas, por ejemplo, a través de una nueva subsidiaria en el país destino de la inversión.

Este tipo de inversión ha caído un 63% entre 2008 y 2014. Los resultados de los primeros 10 meses de este año indican que la caída se mantiene. La inversión en la extracción, un negocio de riesgo, ha sido una de las más duramente castigadas con una reducción del 94% entre 2008 y 2015. En general la inversión abandonó el negocio upstream, de altos costes, y se mantiene o ha aumentado en proyecto de downstream como pequeñas refinerías, instalaciones administrativas, bases logísticas y plantas de procesamiento. Las inversiones en manufacturas en el sector crecieron un 28% entre 2012 y 2015. La caída de la inversión exterior directa ha afectado de forma significativa a los países que dependen fuertemente de esa entrada de capitales. El efecto es visible en Nigeria, China e Indonesia. La participación porcentual de Nigeria en el total de la inversión representaba un 10% en 2008 y un 4% en 2015 lo que representa una caída de 21.700 millones de dólares.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...