edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
19/04/2016

El precio del crudo aguanta el fracaso de Doha con una OPEP dividida

El príncipe bin Salman interceptó al ministro saudí del Petróleo para evitar un acuerdo sobre producción
Carlos Schwartz
Tras marcar caídas en la apertura a ambos lados del Atlántico el precio del barril de crudo inició la semana con un incremento del 0,5% fijando un precio de 43,32 dólares para el Brent que había llegado a derrumbarse un 7%, mientras que el West Texas Intermediate cerraba a 40,14 dólares con una caída de solo el 0,6%. La resistencia mostrada por los precios es un indicio claro de que los operadores del mercado no esperaban de Doha mucho, a lo sumo que se limitara la producción en los niveles de enero de este año que para muchos países exportadores fue de cifras récord. Pero para la comparsa que acompaña a Arabia Saudí en este carnaval, como el caso de una desesperada Venezuela o la necesitada Rusia, la oposición saudí a labrar en acta el acuerdo de mínimos que se había preparado con bastante anticipación supone un sabor amargo.
El ministro venezolano y presidente de PDVESA, Eulogio del Pino, regresó a su país con las manos vacías. Tendrá que explicar que pese a sus desvelos el encuentro de este fin de semana fracasó. El problema es que lo viene agitando como un logro de Caracas tras su gira inicial para promoverlo desde febrero pasado. Por el contrario Rusia por boca de su ministro de Energía ya había desahuciado al cónclave ex ante en una declaraciones que lo descalificaron. Pero lo que nadie parecía esperar fue la intervención del príncipe Mohamed Bin Salman, el hijo preferido del rey saudí, que tiene la cartera de Defensa y preside en Consejo Económico.

A las tres de la madrugada del domingo el joven ministro -tiene 30 años- efectuó unas declaraciones antes de la inauguración de las conversaciones en Qatar afirmando que sin la presencia y firma de Irán no habría acuerdo en Doha. Fuentes próximas a la OPEP afirman que incluso Bin Salman llamó a la delegación para que regresara a Riad. El ministro venezolano Del Pino declaró a su regreso que la delegación saudí parecía no tener orientación frente al acuerdo. Las fuentes consultadas por ICNreport señalaron que: “había un texto acordado previamente, era un texto sin condiciones y lo suficientemente abierto como para que se suscribiera... y había un principio de acuerdo para hacerlo”. La conclusión es que la familia real saudí por boca del hijo del rey dio un giro político definitivo a la estrategia petrolera del país al condicionar cualquier acuerdo a la sumisión de Irán al mismo. A nadie escapa el enfrentamiento político de fondo entre Riad y Teherán incluidas las fracciones políticas armadas y desarmadas que cada uno apoya en los diversos conflictos del  Oriente Próximo. La intervención ha desautorizado al ministro saudí del Petróleo, el curtido Alí Al Naimi, considerado la figura determinante de la OPEP por el peso de su país en la producción total de crudo a nivel mundial y dentro del cartel de los exportadores.

Esta situación sugiere que la crisis abierta en el seno de la OPEP se está profundizando y el organismo está perdiendo cohesión y capacidad de acción. Irán se ha fijado como objetivo de su política petrolera recuperar el mercado perdido en varias regiones, entre ellas Europa, a partir del levantamiento de las sanciones tras el acuerdo sobre los proyectos nucleares de Teherán. No se va a desviar de este objetivo por un acuerdo que le perjudicaría en particular. Si Irán acepta su nivel de producción de enero como límite, cuando la producción de crudo del país estaba varios millones de barriles por debajo de su capacidad del pasado, se vería condenada a no poder recuperar el mercado perdido entre otras a manos del crudo saudí. Riad intentó arrinconar a Irán como condición para firmar un acuerdo, pero en la medida que Irán se escurrió Arabia Saudí que quiere aprovechar la presente fase de caída de los precios para aumentar su participación en el mercado mundial decidió hundir la reunión de Doha. No eran estas las intenciones de Al Naimi, de acuerdo con las fuentes consultadas.

Pero todo parece indicar que entramos en una nueva etapa del mercado mundial del crudo. La etapa de descomposición de la OPEP, que aun puede ser reversible, pero que está indicando que estamos al borde de una guerra de precios en la que los combatientes están dispuestos a relegar los intereses de los socios más débiles en aras de la consolidación de su cuota de mercado. Estas no son buenas noticias para la industria petrolera porque una guerra de precios retrasaría la materialización de un punto de equilibrio entre oferta y demanda que ayude al incremento de los precios cuya caída ha afectado de forma dramática a la industria.

El fracaso de Doha no ha tenido un efecto fulminante sobre el mercado del crudo entre otras cosas porque los intermediarios en operaciones petroleras tienen la convicción que la caída de la producción en Estados Unidos y el crecimiento vegetativo de la demanda van a llevar al mercado a un punto de equilibrio que estabilice los precios y permita su incremento a partir de la segunda mitad de este año, es decir a corto plazo.

No se trata de expectativas de largo plazo. Pero una de las condiciones para que esa estabilización se materialice es que haya una política de consenso entre los productores y no una guerra comercial. Las cosas cambiarían de forma significativa si lo que se produce es un incremento de la competencia. En una situación de inmensa volatilidad en la región del Próximo Oriente, con la posibilidad permanente de que se registren provocaciones para desestabilizar aun más el clima político con el telón de fondo de la guerra en Siria que es un campo de batalla entre los intereses de Irán y de Arabia Saudí las posibilidades de acuerdos que involucren a ambas naciones parecen escapar a lo posible.

Si se desata una guerra de precios en el mercado del petróleo el futuro de la OPEP parece condenado a la disgregación.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...