edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
05/12/2014

El precio del crudo agudiza su caída tras descuentos saudíes a Estados Unidos y Asia

El principal productor de la OPEP considera sostenible un escenario de 60 dólares el barril de petróleo
Carlos Schwartz

Los contratos de futuros para la entrega de crudo WTI en enero cayeron 0,75 céntimos hasta los 66,63 dólares el barril tras anunciar Saudi Aramco, la petrolera estatal saudí, una reducción de los precios a los importadores de Estados Unidos y Asia con efecto a enero. La semana pasada el mercado sufrió un batacazo tras decidir la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que no se recortaría la producción para tensar la cuerda de los precios. De forma velada el objetivo es mantener bajos los precios del crudo “porque los excedentes vienen de la producción de petróleo y gas no convencional en Estados Unidos y no de los miembros de la OPEP” y quienes deben dejar de generar excedentes son los productores menos rentables, de acuerdo con una fuente vinculada a la OPEP. Arabia Saudita ha defendido esta tesis en la última reunión del cartel el pasado 27 de noviembre, y ha impuesto su criterio a países necesitados de un aumento del precio del crudo, como Venezuela. Rusia, que no forma parte del cartel, pero se reunió con los saudíes y con representantes de Venezuela manifestó su acuerdo con mantener los niveles de producción actuales, aun a costa de la estabilidad de su moneda que cayó con fuerza ante el dólar.

Arabia Saudita sugirió recientemente que el precio del barril se mantendría en el entorno de los 70 dólares, nivel que no era sostenible para la producción no convencional estadounidense. La percepción de que este nivel de precios está por debajo del punto de equilibrio de los productores independientes en los campos no convencionales como la formación de Bakken resultó muy controvertido. Pero ahora fuentes próximas al ministerio saudí del Petróleo afirman que se ha revisado el precio al cual el crudo se puede estabilizar en las presentes circunstancias, es decir a los actuales niveles de producción, y que la cifra mágica es de 60 dólares el barril. Curiosamente este es el precio al cual los acreedores de la endeudada industria petrolera independiente que explota el crudo no convencional en Estados Unidos considera que los productores pueden tener problemas de pago. Saudi Aramco anunció un mayor descuento de los precios oficiales para los importadores de Asia y Estados Unidos. Los nuevos precios para entrega a partir de enero suponen una reducción de entre 1,50 y 1,90 dólares por barril respecto de diciembre. El anuncio precipitó una caída generalizada de las cotizaciones de entre 10 y 90 céntimos por barril.

El recorte de precios pone de relieve que la batalla contra el crudo no convencional es sólo una parte del objetivo saudí. El otro, inseparable de sus argumentos en favor de no reducir la producción de la OPEP, es ganar cuota de mercado. Hace dos semanas Saudi Aramco redujo precios para Asia pero mantuvo los aplicados a Estados Unidos. A una semana de la reunión de la OPEP la ofensiva se intensifica, reduce ambos. “Esta claro que los saudíes se han fijado el objetivo de desplazar a los competidores del mercado en la medida de sus posibilidades y en principio cuentan con la tolerancia de sus colegas del cartel”, señala una fuente del sector del trading de crudo en España. “Pero lo que está por verse es hasta cuando los otros países que tienen serios problemas fiscales y de balanza de pagos, agudizados por la caída del precio del crudo, están dispuestos a aguantar” añadió la fuente. Arabia Saudita tiene el apoyo incondicional de las otras naciones del golfo Pérsico.

La cuestión central para este grupo de naciones es no perder cuota de mercado pero ello supone desatar una guerra de precios que va a afectar seriamente a algunos de los exportadores de crudo como Venezuela y Ecuador. Los trastornos que está ocasionando en los mercados monetarios la caída del crudo, como la desestabilización del rublo, son parte de los efectos no deseados de esta guerra.

La producción estadounidense de crudo alcanzó a los 9 millones de barriles diarios por primera vez en décadas gracias a las tecnologías desarrolladas para explotar el petróleo atrapado en las capas de roca del subsuelo. Los métodos de la fractura hidráulica y la perforación lateral han permitido el milagro del incremento de las reservas estadounidenses. La Administración de Información de la Energía de Estados Unidos anunció ayer que las reservas probadas estadounidenses aumentaron hasta los 36.500 millones de barriles de crudo en 2013, el nivel más alto desde 1973. Las reservas se miden en función de la cantidad de crudo que se puede extraer de acuerdo con las tecnologías de las que se dispone en la actualidad. El grave problema es que tecnologías como el fracking son viables a ciertos precios, y de acuerdo con fuentes de la industria estamos cerca de los niveles a los cuales ya no sería rentable explotar esas reservas. Por lo tanto el aumento que la Administración estadounidense toma como una realidad puede dejar de serlo a muy breve plazo.

Mientras, Saudi Aramco elevó los precios del crudo para entrega en enero destinado al noroeste europeo y la región mediterránea entre 20 y 50 centavos de dólar por barril comparado con diciembre. La empresa fija sus precios por regiones y los establece de acuerdo con el precio del crudo testigo utilizado en cada región. De acuerdo con las fuentes consultadas lo hace para “reconciliar la demanda compradora con las fluctuaciones del mercado en lo tipos de crudo testigo”. Es decir que como el Brent está más alto que el WTI, toca pagar más en Europa... de momento. Pero ese más, es menos que hasta hace dos semanas en cualquier caso. Mientras el barril de Brent perdió 22 céntimos de dólar o el 0,3% ayer cotizando a 69,70 dólares el barril en el mercado de Nueva York por la mañana. El deslizamiento continuado seguirá pasando factura a las grandes petroleras cuyo beneficios se ven amenazados. Los que están capeando el temporal son los operadores que detectaron oportunamente la tendencia del mercado y se colocaron cortos en los mercados de futuros. Y no son pocos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...