edición: 2388 , Viernes, 19 enero 2018
18/12/2017

El primer mercado de futuros para bitcoin no logra un volumen significativo tras su lanzamiento

El gigante CME se sumó esta semana con la aspiración de arrasar en esa incierta experiencia
Carlos Schwartz
El segundo mercado estadounidense de futuros por volumen y el primero en lanzar un mercado de futuros para el bitcoin, el Cboe, ha mantenido a lo largo de la semana un bajo volumen de contratos para ese activo. Tras iniciar la actividad en esa controvertida moneda digital el domingo 10 de diciembre con unos 4.100 contratos su volumen cayó un 60% para una media diaria de 1.640 contratos para el resto de la semana. Las opiniones sobre esta conducta han sido variables, pero el Cboe afirma que es normal para un activo que se estrena. Esta explicación choca frontalmente con el auge en el precio del bitcoin que se mantiene en la banda de los 17.500 dólares la unidad y que ha subido este año un 1.700 %. La situación expresada por este mercado indicaría más bien que los inversores institucionales que son los realmente avezados inversores en los contratos de futuros se han mantenido fuera de este activo y que los inversores de a pie con más experiencia también se mantienen a la expectativa sin entrar al ruedo. La base inversora en bitcoin no es la clientela tradicional de los corros de la bolsa y se concentra más bien en una franja de inversores sin formación financiera atraídos por el espectacular comportamiento de este activo en el último año. Su extensión a este sector ha desbordado a los amantes de la tecnología que vieron en este engendro una emancipación del dinero de los bancos centrales para acabar descubriendo que solo servía como depósito de valor, mientras la burbuja que alimentan no se pinche.
Estamos ante una experiencia más importante de lo que parece a primera vista porque si los inversores institucionales no se pliegan a las operaciones en bitcoin mediante futuros el impulso se puede acabar en cualquier momento y el mercado desfondarse. Algunos opinadores consideran que el fracaso del Cboe puede beneficiar a su competidor más grande, el CME Group.

Solo la realidad podrá dar respuesta a esta consideración. El CME ha lanzado contratos por cinco bitcoin en lugar de los contratos de a una unidad de su competidor lo cual supone un desembolso considerable a los precios actuales. Esto ha llevado a algunas fuentes a considerar que ello beneficiará la entrada de inversores institucionales por la exigencia del contrato. Por otra lado, este mercado pasó de pedir un 35% como margen de garantía al 47% sobre la inversión antes de inaugurar operaciones. Esta es una medida sin precedentes que da cuenta de la desconfianza en la especulación en torno a la moneda digital. El margen sobre contratos para petróleo es del 4%.

La exigencia da una idea del temor a una cadena de impagos en el mercado del bitcoin y la necesidad de dar garantías amplias a las entidades que hacen la compensación y liquidación de los contratos que tienen que responder por ellos en caso de impago. Algunos de los grandes bancos se muestran reticentes y no canalizan inversiones de clientes en bitcoin para los mercados de futuros. Es el caso de JPMorgan Chase, Royal Bank of Canada, Societe Generale y el UBS Group por ejemplo. Tampoco se han hecho presentes los brokers más grandes de los mercados de futuros. Es decir esta semana habrá que mantener un ojo sobre este mercado para ver si sus volúmenes despegan y hay un éxito donde el Cboe ha fracasado.

El precio del bitcoin mientras tanto se mantiene en niveles de vértigo para un activo que carece de respaldo físico alguno, que es un mero depósito de valor que lo único que se puede atribuir es un registro descentralizado seguro desde el punto de vista informático, es decir que no puede ser falsificado, y que garantiza su posesión. En estas condiciones el precio de la criptomoneda debe atribuirse den parte a una avalancha de pequeños inversores mayormente asiáticos que desde Corea hasta China ven en él una forma de atesorar valor y en algunos casos sacar dinero del país ya que al liquidar la operación en el exterior pueden aparcar los recursos en una cuenta corriente fuera del país de origen. Pero estos inversores son una fuerza ciega pasto de manipulaciones poco transparentes.

Que la moneda se sostenga a niveles muy altos, no sólo se explica por la masa de inversores sino por las maniobras especulativas que se han desarrollado como escenario previo a la gran escalada con una serie de correcciones en las cuales se cruzaron cortos y largos de forma alternativa en mercados no regulados pero que, dadas las dimensiones del mercado de bitcoin, funcionan de maravilla. A estos especuladores no parece que la adopción del bitcoin en mercados regulados les venga realmente bien, entre otras cosas porque podría dejar al descubierto como operan para manipular el precio de forma sistemática.

El problema es que si no hay mercado regulado que funcione adecuadamente y los inversores institucionales siguen sin entrar al ruedo el precio se va a desplomar porque tarde o temprano habrá un quebranto de expectativas.

Todo parece indicar entretanto que esta carrera de obstáculos puede acabar en un desengaño para los enamorados del bitcoin. No obstante, de momento las fuerzas que se han atrincherado en su defensa no son tan flacas como se podría pensar. Los gemelos Cameron y Tyler Winklevoss cuyo intento de obtener de la Comisión de Valores estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés) autorización para un fondo cotizado en bolsa (ETF por sus siglas en inglés) fracasó hace unos meses han vuelto a la carga el pasado viernes registrando una nueva petición. Ciertamente los Winklevoss están atados contractualmente al Cboe para aportar datos sobre cotización desde su plataforma Gemini Trust. Pero la semana pasada se registraron además otras dos solicitudes de ETF, de las plataformas Van Reck y Rex.

La aparición de los ETF podría hacer despegar al mercado, opinan algunos analistas porque pondría el bitcoin al alcance de los inversores de a pie que temen entrar en el activo puro y prefieren hacerlo en fondos que los atesoran.

Pero los ETF existen de forma irregular y sin embargo no han hecho en el mercado un efecto espectacular. Uno con forma de trust en Canadá y otro en Suecia, cotizan bastante por encima de los bitcoin que dicen tener. Pero no son los que mueven al mercado. El culebrón del bitcoin seguirá de momento.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...