edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
08/11/2016

El problema de la integración financiera de Reino Unido es un debate central con la Comisión Europea

El acuerdo con Washington para reciprocidad de las cámaras de compensación tardó cuatro años
Carlos Schwartz
La primer ministro británica Theresa May ha cerrado durante el fin de semana las expectativas de algunos representantes parlamentarios de diversos grupos que esperaban poder “revisar” la decisión del referendo sobre la salida del país de la Unión Europea afirmando que “nadie puede modificar una decisión soberana” pero mientras tanto su Gobierno busca la mejor forma de que el proceso se extienda en el tiempo tanto como sea posible en un intento de alcanzar algunos objetivos que no supongan la exclusión del país de su acceso al mercado de la Unión Europea (UE). Hay dos frentes fundamentales en esta batalla por librar: la aceptación de la producción industrial sin derechos de importación y un sucedáneo del “pasaporte” europeo para el sector financiero. No se trata solo de la banca, sino además de las cámaras de compensación cuya actividad en la plaza financiera de Londres es una pieza importante del sector financiero.
Pieza por otra parte disputada desde que Jean Claude Trichet impulsara una circular del Banco Central Europeo (BCE) imponiendo que las operaciones basadas en euros se compensaran en países en los que el prestamista de último recurso fuera emisor de esa moneda. Reino Unido ganó la batalla jurídica contra esa circular, pero ahora el escenario vuelve a plantearse a menos que haya un acuerdo que permita que los centros de compensación fuera del bloque europeo puedan brindar servicios a través de las fronteras resurgidas.

De acuerdo con fuentes de la UE la Comisión “revisa las condiciones de acceso al mercado europeo de las entidades financieras no pertenecientes al mercado único”. Es difícil de pensar qué normas se están replanteando si no es por relación a la banca británica. Pero lo cierto es que la banca extranjera que tiene como su plataforma off-shore a las islas gozó de un “pasaporte” europeo a partir de esa sede para operar en el resto del Espacio Económico Europeo (EEE). La decisión de abandonar la UE, el denominado Brexit, cuestiona esta posibilidad.

La UE ofrece el trato de reciprocidad bajo la consideración de la “equivalencia” operativa de las jurisdicciones. En función de estas equivalencias la banca estadounidense ha gozado de derecho de acceso incluso si no tenía una operación desarrollada en los países del EEE. De acuerdo con las fuentes consultadas ahora la UE por mandato de la Comisión está revisando los criterios de equivalencia y los analistas consideran que el objetivo es hacer las normas de equivalencia más estrictas para cribar las jurisdicciones que son “más importantes del punto de vista sistémico”.

El lenguaje se ha tornado críptico de forma creciente a medida que las negociaciones entre Reino Unido y la Comisión Europea se hacen inminentes. De acuerdo con las fuentes financieras consultadas el problema central es con las entidades financieras británicas y sus empresas de servicios financieros, prioritariamente las Entidades Centrales de Contrapartida (ECC) o más vulgarmente, cámaras de compensación. Estas juegan un papel importante en el andamiaje regulado del sector financiero de la UE ya que las directivas aprobadas para regular al sector establecen la necesidad de que los instrumentos financieros, como los derivados por ejemplo, se compensen por las ECC.

Si las reglas de equivalencia se modifican en un sentido más estricto no podrán serlo de forma restrictiva para el Reino Unido sino para todas las entidades de terceros países que gozan de acceso o pretenden que se les otorgue ese derecho. Esto va a afectar de forma inevitable a los bancos estadounidenses lo cual es el anuncio de un nuevo potencial enfrentamiento con la Secretaría de Comercio de ese país cuyas relaciones con Europa están ya encrespadas por las divergencias en torno a las grandes plataformas de Internet. Pero mientras tanto supondrá un anuncio a Londres respecto de la naturaleza de las negociaciones que va a tener que enfrentar.

El Gobierno británico no puede dar por sentado que se le otorgarán facilidades en su salida de la UE. El criterio de Bruselas es que la equivalencia no es un derecho universal, sino una concesión regulada que surge de una constatación del marco jurídico y regulador global del solicitante. Claro que el problema que se plantea no es sencillo dada la profunda relación internacional -la llamada globalización del sector financiero- entre los sistemas financieros de Reino Unido, Estados Unidos y las principales naciones europeas. Todo parece indicar que hay una evolución hacia la defensa de mercados privativos que cuando se pone en acto indica que los bloques comerciales y de intereses económicos no son una ficción sino una realidad palpable.

El actual régimen de “equivalencias” de la UE fue gestado sobre la cresta de la ola de la crisis financiera internacional en un intento de dotar a la UE de normas de acceso que permitan entre otras cosas blindar al mercado financiero europeo de riesgos sistémicos importados de forma incauta. Pero este andamiaje montado fundamentalmente por el ex Comisario Michel Barnier quien es en la actualidad el principal negociador de la Comisión Europea con el Reino Unido no ha sido aun sometido a prueba.

Un acuerdo sobre la base del sistema de las “equivalencias es frágil y de poco alcance” de acuerdo con fuentes de medios financieros. Para estas un acuerdo estable solo puede ser fruto de un acuerdo comercial global con Reino Unido, y un acuerdo de esa naturaleza no puede limitarse al sector financiero. Pero un tratado de comercio bilateral entre Reino Unido y la UE puede tardar años. “Por lo tanto el desarrollo de las normas de equivalencia es necesario como forma operativa provisoria”, concluyen las fuentes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...