edición: 2803 , Viernes, 13 septiembre 2019
09/05/2013

El proyecto de la CE para modificar la regulación de los fondos de dinero puede liquidar esa fuente de financiación bancaria

El Consejo Europeo de Riesgo Sistémico sugirió eliminar los fondos de dinero con un valor fijo de activos netos
Carlos Schwartz

Un proyecto de reforma del sector de los fondos de dinero de capital fijo puede suponer el final de estos instrumentos del mercado. El sector en Europa representa en torno a los 500.000 millones de euros de acuerdo con fuentes de esos instrumentos. Estos fondos prestan dinero a muy corto plazo a los bancos mediante el sistema de recompra de títulos de primera calidad, en general deuda soberana o deuda bancaria. Desde la crisis financiera internacional iniciada en 2007 existe una creciente presión de los reguladores en contra de este tipo de vehículos porque entienden que constituyen mecanismos de transmisión del riesgo. El capital de estos fondos está en general formado por acciones denominadas en la unidad, ya sea un dólar o un euro, según el tipo de moneda en que estén basados. “La percepción de los inversores por esta denominación fija es de mayor seguridad que otro tipo de fondos. La oferta de estos instrumentos es rendir un interés anual sobre la inversión hecha sin plusvalía ni minusvalía de capital accionarial”, señala una fuente del sector.

El borrador de proyecto de la Comisión Europea filtrado recientemente afirma que los fondos de dinero de capital fijo pueden ser “susceptibles de retiradas repentinas y masivas de fondos por parte de los inversores” que pueden crear riesgos sistémicos porque esos fondos tienen en su poder en torno a un 38% de los instrumentos de deuda de corto plazo emitidos por la banca europea. La afirmación se basa en el dato real de la corrida sobre los fondos de dinero en Alemania, Luxemburgo y Estados Unidos tras la caída de Lehman Brothers en 2008. La estampida fue atajada en esa oportunidad por la acción de los Gobiernos y los bancos centrales. El borrador propone que se aplique a esos fondos de dinero un coeficiente de caja del 3% para absorber pérdidas que represente globalmente 14.700 millones de euros para la industria en Europa. Otra de las disposiciones es que los fondos no podrán aceptar como garantía para sus operaciones deuda cuya vida media sea superior a los 397 días para las operaciones de repos. Esta medida eliminaría entre el 80% y el 90% de los activos utilizados actualmente.

Los analistas del sector consideran que esta disposición podría conducir a la adopción de papel comercial de menor solvencia como respaldo de las operaciones con el consiguiente incremento de los tipos de interés y riesgo. Otras disposiciones contenidas en el borrador proponen que los promotores de los fondos de dinero -en general grandes gestoras de fondos independientes o grandes bancos- no puedan rescatar a los fondos en caso de crisis más allá del colchón del 3% del coeficiente destinado a absorber pérdidas. Otras cuestiones de fondo incluyen que modifiquen su sistema contable basado actualmente en el criterio de costes amortizados, y que se les impida obtener calificaciones de las agencias de rating. La cuestión del método contable es muy importante porque en el caso de los fondos de capital fijo el dinero obtenido por los bancos figura en sus balances como “dinero en caja” o “equivalente de efectivo”, es decir como dinero o casi dinero. Por el contrario en el caso de los fondos de dinero de capital variable sus recursos tienen la consideración en los balances de “inversión”. El distinto tratamiento afecta directamente a los ratios de deuda.

Como era de esperar, el sector ha reaccionado. “La conversión de las normas contables utilizadas por los fondos de capital fijo o el coeficiente que pretende empujar al sector en ese mismo sentido, no van a aportar mayor estabilidad al sector financiero”, afirmó la secretaria general de la Asociación de los Fondos del Mercado de Dinero, que representa los intereses de los fondos de capital variable. Entretanto los reguladores a ambos lados del Atlántico se esfuerzan por reducir lo que consideran un emergente del riesgo sistémico.

El borrador de la CE es un esfuerzo por transcribir las recomendaciones del Consejo Europeo de Riesgo Sistémico (CERS) que abogó recientemente por la eliminación de este tipo de fondos mediante su transformación en fondos de capital variable. El documento del CERS reconoce que los fondos de capital fijo no han ocasionado la crisis financiera internacional, sino que en todo caso han sido víctimas de ella.

Sin embargo afirma que los inversores perciben a estos instrumentos como una forma de depósito segura en la medida que su capital no está sujeto a variaciones de acuerdo a su evolución. El documento del CERS especifica que la transformación del régimen contable y del tratamiento conceptual del capital debe ser “obligatoria”. La institución señala que pese a la percepción que los inversores puedan tener estos fondos carecen de cualquier régimen de seguro de los depósitos para quienes invierten en ellos. “La idea de que son instrumentos seguros es resultado de la cautela de sus inversiones y el hecho de que las mismas están respaldadas por activos, pero eso no las elimina del perímetro de alto riesgo si hay una crisis financiera. Los inversores intentarán retirar sus fondos de inmediato ocasionando la caída de esos vehículos”, afirma una fuente del CERS.

El problema detrás de los intentos de transformar este sector para evitar su incidencia en el riesgo sistémico de conjunto del sistema financiero internacional es que no existen mecanismos alternativos para aportar liquidez por importe del medio billón de euros que estos fondos representan. En la medida que la recuperación de la actividad financiera no se base en una reactivación de la economía y haya una tendencia clara a la reconstitución del beneficio de los bancos sobre la base de su actividad tradicional de crédito al comercio y la producción los intentos por reducir el riesgo sistémico van a generar problemas puntuales de liquidez a escala internacional. En cierto sentido es el problema de la Tasa a las Transacciones Financieras (TTF), cuya implantación puede eliminar fuentes de liquidez, no solo para la banca sino también para las empresas.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...