edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
24/11/2008
Bancos y cajas hacen sus propias encuestas

El público tiene fe en su banco pero la pierde en el sistema financiero

Juan José González

No importa ricos o pobres, hombres o mujeres, jóvenes o adultos, todos en general han reducido su confianza en el sistema financiero tras las recientes turbulencias financieras. Pérdida de confianza sólo a medias porque una parte importante del público, la mitad, todavía sigue confiando en las entidades financieras. O eso parece que dicen las encuestas que bancos y cajas han realizado con total discrección y un tanto de misterio para conocer el estado de opinión tras las recientes turbulencias financieras.

Esta es una de las paradojas que se puede comprobar en las numerosas encuestas (consideradas secreto de sumario) que se mueven estos días en el sector, y que contraponen la confianza en la entidad financiera con la que se trabaja, a la desconfianza en el sistema financiero español. Una de las más grandes entidades financieras españolas, recoge en un documento interno que un 70% de los encuestados por la entidad sigue confiando en la misma; el 25% declaran “poca o ninguna confianza” y “el 5% han decidido retirar el dinero y llevárselo a otro lugar”.

Bancos y cajas analizan estos días con lupa algunos resultados de sus encuestas particulares, algunas externalizadas a empresas especialistas en consultas públicas, aunque la mayoría están realizadas por las propias entidades. La Banca quiere conocer hasta qué punto se ha deteriorado su imagen desde septiembre en adelante, justo la época en la que el mercado de crédito ha sufrido con mayor rigor los envites de la crisis, y el público la severidad de los bancos a la hora de atender a sus demandas. Quieren saber hasta qué punto la quiebra en la confianza en el sistema financiero puede repercutir en su negocio a través de la pérdida de clientes. Es el asunto de siempre; ¿por qué se van al competidor de la otra esquina cuando vienen mal dadas? Averiguarlo, en ocasiones, es motivo de éxito, sobre todo cuando se trata de lanzar un nuevo producto. Pero ahora la Banca no está para dispendios y hay que ir a lo práctico.

El asunto de la fe y la desconfianza en la Banca ha sido motivo de análisis, aunque de pasada y como motivo menor, en más de un consejo de administración de banco. Más que por la pérdida propia de clientes, el verdadero interés, lo suscitó ese montón de clientes, estimado según diversos medios en unos 30.000, que decidieron abandonar las cuentas del banco online holandés ING, y traspasar sus depósitos a otras entidades españolas, teóricamente, con mayor arraigo que la holandesa. ING comunicó en octubre que su producto Cuenta Nómina había logrado 60.000 clientes y fondos de 120 millones de euros en su primer año.

Paradójicamente, los beneficiarios de estos cambios de opinión del público fueron los bancos medianos y grandes, en detrimento de las cajas medianas y pequeñas. Atentos a todo lo que sucedía en el mercado financiero, los particulares optaron por asegurar sus depósitos en el banco “de toda la vida”, en la entidad con la que han venido trabajando desde que domiciliaron su primera nómina y en la que solicitaron su primera hipoteca o crédito de consumo.

El temor a perder el dinero, se extendió en los primeros días de septiembre por igual entre los ciudadanos con rentas altas y bajas, no importa la condición económica para estar preocupado por los depósitos. En Reino Unido, por ejemplo, país en el que los clientes particulares han sido (y son todavía) testigos directos de un mayor movimiento financiero, se ha comprobado que la mayoría del público, no sólo ha permanecido en su banco tradicional sino que además, los grandes bancos, han visto aumentar el número de clientes particulares; la intervención del Gobierno habría sido considerada como decisiva para el público a la hora de garantizar sus depósitos.

En España, sin haber alcanzado los tintes dramáticos de Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda, apenas un 5% del público llegó a retirar el dinero de su cuenta aunque un 12% se lo pensó dos veces.

Y ahora, tras haber analizado las encuestas, los departamentos de marketing de las entidades tendrán que poner en marcha las estrategias necesarias para recuperar la confianza de los clientes. Llama la atención la mayor confianza en el banco entre el público femenino, frente a un mantenimiento en los mismos niveles del público masculino. Mayor confianza también en el público entre 40 y 60 años, y en los niveles de clientes con estatus socioeconómico medio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...