edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
14/02/2014
El cebo de las comisiones exentas

El reclamo comercial “sin comisiones”, o la cuarta parte del beneficio bruto

Banco Sabadell, la entidad que más aumentó los ingresos (+21%) por comisiones en 2013
Josep Oliú, presidente de Banco Sabadell
Juan José González

Resulta difícil hoy día encontrar una entidad financiera que no tenga entre su gama de productos comerciales una cuenta, libreta o depósito “sin comisiones”. Dos palabras que se han demostrado mágicas como reclamo para atraer ahorradores, inversores e, incluso, empresas pequeñas y trabajadores autónomos, porque saben que tras el anuncio viene el cliente y con él, el dinero. Y es verdad, el éxito comercial de las dos palabras -"sin comisiones"- es de tal calibre que desde casi una década ha revolucionado la totalidad de la oferta bancaria. Incluso, el "cero comisiones", como estrategia de captación de recursos y pasivo, ha llevado a extender la estrategia comercial hasta el estudio de créditos o a la apertura de préstamos. Así, el "sin comisiones" bancarias no parece que haya sido, precisamente, el motivo por el cual el sector ha logrado en el pasado ejercicio ingresos por valor de 18.500 millones de euros en concepto de comisiones cobradas a sus clientes, la cuarta parte del beneficio bruto.

La cifra, 18.500 millones de euros, pesa tanto como que representa la cuarta parte del beneficio bruto del sector bancario en un año, en el ejercicio pasado de 2013. Miles de millones que proceden de las comisiones cobradas a la clientela. Se trata de la aplicación de los precios fijados por los bancos a los clientes por la prestación de servicios básicos, tales como el mantenimiento de las cuentas corrientes y de ahorro, transferencias entre entidades o algunas domiciliaciones, operativa bursátil, gestión de productos como hipotecas, planes de pensiones, seguros y fondos de inversión... y así hasta 35 conceptos más que integran los catálogos de servicios y comisiones bancarias.

Son los precios que se corresponden con los servicios fundamentales, de banca tradicional, y cuya existencia –curioso- no llega a formar parte del IPC y al que, por cierto, bate año tras año. Cifras de comisiones que pueden parecer exageradas, pero que la realidad muestra que en 2011 y en 2012, por ejemplo, la subida de las comisiones bancarias por transferencias superó en 21 veces a la inflación anual. Precisamente en 2012, la Comisión Europea advertía a España por aplicar las comisiones más elevadas de la Unión, tan sólo superadas por Italia. De ese mismo año data la carta enviada por el Banco de España a las entidades bancarias haciéndose eco de la existencia del informe de la CE, pero nada más. El supervisor se limitaba a recomendar la lectura de un informe del Servicio de Estudios donde figuraban las comisiones por mantenimiento de cuentas corrientes, que en 2011 subieron un 22,3%; las de cuentas de ahorro, el 22,9%; la cuota de mantenimiento de tarjetas de débito, que se elevó el 19,1% y las de débito, el 9,7%. Al año siguiente subirían hasta un 44% de media.

Lejos en el tiempo parecen quedar los 276 euros al año de 2012 que pagaban de media los usuarios de banca y que en la actualidad pueden superar los 355 euros según los cálculos que manejan varios estudios de mercado. Porque el sector ha venido adaptando los precios de los servicios a la demanda de la clientela. De ahí que los mayores ingresos por comisiones se hayan producido en productos y servicios relativos a los fondos de pensiones, cuentas a la vista, tarjetas y seguros. Los expertos apuntan como causa de esta mayor actividad en los servicios bancarios la vuelta de los clientes al uso habitual de la banca tradicional.

Pero sucede que, a pesar de que la subida media de las comisiones a los clientes en 2013 se haya disparado hasta el 24%, los ingresos por entidades no se han comportado de la misma forma en todos los casos. En este capítulo de ingresos destaca Banco Sabadell; se lleva la palma con un aumento de los ingresos por comisiones del 21% sobre el año anterior, con casi 800 millones de euros. Otros como BBVA se acercan al 2%, y tanto Popular como Santander reducen los ingresos por comisiones en 2013, si bien, el peso de las comisiones sobre los resultados equivale a la cuarta parte del beneficio bruto.

Las comisiones exentas que figuran habitualmente en la letra pequeña de los contratos de servicios bancarios, han ido aumentando a lo largo de los últimos cinco años sin que se haya reflejado en una caída del coste anual para los clientes. Pero desde el Banco de España advierten que las ofertas comerciales como el “cero comisiones” o  “sin comisión”, etc, son utilizados habitualmente como `cebo comercial´ para atraer clientes y que por la vía de acceso a un producto “sin comisión” acaba “navegando por un laberinto de productos y servicios condicionados al primer argumento: las comisiones”. En otras palabras, “sin comisiones” no significa tanto servicios gratuitos como una razón más y de peso para cambiar de banco. El refrán sigue vigente: “nadie da duros a cuatro pesetas”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...