edición: 3009 , Martes, 14 julio 2020
08/09/2009
Las sociedades de inversión que “protege” Salgado, se consolidan como refugio fiscal

El Registro de la CNMV espera una avalancha de SICAV

Son el blanco de la obsesión persecutoria del PSOE por las rentas del capital
Juan José González

Algunos cálculos de última hora parecen dar la razón a los partidarios de subir el impuesto sobre las rentas del capital en al menos cuatro puntos, si bien los más radicales se muestran convencidos de que no sería mala idea igualar el gravamen de las plusvalías con el tipo medio del IRPF (unos 7 puntos de subida) lo cual, aunque temporal y limitado, no dejaría de ser un disparate. Avala esta última tesis, al parecer defendida por los economistas más progresistas del Ministerio de Economía, las fuertes plusvalías que se registrarán en el presente ejercicio y en el próximo con la subida de las cotizaciones bursátiles, razonamiento que se baraja, igualmente, en otras economías de la UE. La solución se conocerá en breve, si bien es más que posible –probable- que el presidente del Ejecutivo español opte por lo que más le pide el cuerpo, aumentar el capítulo de ingresos del Presupuesto, antes que verse obligado a reducir el de gastos. Otro cálculo a tener en cuenta cuando se habla de impuestos es que cada punto de subida del tipo impositivo significa una recaudación mayor de unos 880 millones de euros. En 2008, la retención por las rentas del capital mobiliario no llegó a 9.000 millones de euros, lo que indica que es posible que no merezca mayor esfuerzo ir a la caza de los grandes patrimonios.

Más cálculos. La obsesión por las rentas del capital que anida en el ala más dura del PSOE, esta moviendo todos los canales posibles de comunicación con el Gobierno para “sacar adelante una primera reforma impositiva, centrada en los instrumentos como las sicavs”, para lo que se trabaja a marchas forzadas para lograr “dar un toque a los ricos”, una actitud en la que el presidente ve los mejores deseos sociales que sólo persiguen el bien común y un reparto más equitativo de la riqueza. Sentimiento que se agudiza más en época de crisis y necesidades públicas crecientes. Desde diversos sectores se insiste en que la única lectura que puede darse a dicha obsesión, demuestra que, más que una medida orientada a lograr una mayor recaudación, se trataría de un gesto político destinado a mostrar “una cara más social en la distribución de los costes de la crisis”.

El primer efecto de esa creencia no se ha dejado esperar, y como reconocen algunos gestores de patrimonios, las próximas semanas serán decisivas para que sus clientes opten por “rotar” sus inversiones hacia otras áreas geográficas con menor riesgo político. Pero por otra parte, esos mismos gestores están alentando a sus clientes sobre la seguridad –bastante elevada- de que las próximas reformas impositivas “respeten” esa ínsula llamada ‘sicav’.

Si esto es así, parece que las solicitudes de nuevas ‘sicavs’ que esperan su inscripción en el Registro de la CNMV, desbordarán las capacidades de dicho negociado. En la actualidad, los registros de la Comisión reúnen 3.352 ‘sicavs’ con un patrimonio de 25.672 millones de euros. Las cifras de este selecto instrumento de inversión han ido en aumento en los últimos ejercicios, producto de la fuerte liquidez que proporcionaban los rendimientos del sector inmobiliario, aumento que se truncó, según los registros, hace 17 meses. El patrimonio de las ‘sicavs’ esta en manos de unos 452.000 accionistas con unos 7,5 millones de euros de matrimonio medio por ‘sicav’.

Sin ánimo de añadir leña al fuego. Los responsables de la economía española –presidente del Gobierno y ministra de Economía- acaban de resucitar una de las viejas falacias de la economía como la que distinguía entre ricos y pobres. Afirmaba el mes pasado un comentarista en The Economist que “la izquierda en el poder en España esta convencida que los ricos hacen que los pobres sean cada día más pobres”. Si así fuera, como muchos sospechan que piensa el presidente del Gobierno, no estaría de más que  el presidente del Ejecutivo se iniciara en la lectura de Thomas Sowell, a propósito de las falacias de la economía, para que comprobara la facilidad con que se desmontan. Lectura que tan sólo le ocuparía una hora de esas célebres tres tardes de economía.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...