edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
08/02/2012

El Reglamento de requisitos técnicos para establecer un régimen único para los pagos por transferencia llega al PE

Javier Ardalán
El próximo lunes, el Pleno del Parlamento Europeo analizará un informe sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen requisitos técnicos para las transferencias y los adeudos domiciliados en euros, y se modifica el Reglamento. La propuesta se inscribe en el contexto de la creación de un mercado interior de servicios de pago en euros, la zona única de pagos en euros (SEPA), en el que exista una competencia real y los pagos transfronterizos gocen del mismo régimen que los pagos nacionales, lo que se considera redundará en importantes ahorros y ventajas para la economía europea en su conjunto. La SEPA ofrecerá a los ciudadanos y a las empresas de Europa servicios de pago en euros a precios competitivos, de fácil uso y fiables, y promoverá la innovación en el ámbito de los pagos.

La Comisión Europea realizó diversas consultas públicas entre 2009 y 2010 sobre la materia y se llegó a la conclusión de que la  mejor manera de definir los instrumentos de pago comunes a toda la Unión es fijar normas comunes y requisitos técnicos generales.

Estos requisitos técnicos deben aplicarse a lo largo de toda la cadena de operaciones de los servicios de pago, de un usuario al otro y pasando por sus respectivos proveedores de servicios de pago. De este modo, podrán cosecharse todas las ventajas de la SEPA que se generan por el lado de la demanda (usuario del servicio de pago) del mercado. No obstante, el lado de la oferta propuso utilizar los mecanismos SEPA existentes desarrollados por el sector bancario europeo.

El Reglamento se extiende a la ejecución de todas las operaciones de transferencia y de adeudo domiciliado denominadas en euros realizadas dentro de la Unión. No afecta a algunos tipos de operaciones de pago, tales como los pagos con tarjeta, giros, pagos ejecutados mediante cualquier tipo de dispositivo de telecomunicación, digital o informático, que no den lugar a transferencias o adeudos domiciliados.

El Proyecto de Reglamento considera que no procede, en esta fase, incluir las operaciones con tarjeta, pues aún se está en proceso de establecer normas comunes para los pagos con tarjeta dentro de la Unión. Los giros monetarios, los pagos procesados internamente, las operaciones de pago de elevado importe efectuadas entre proveedores de servicios de pago, y los pagos a través de teléfonos móviles no deben quedar englobados en las citadas disposiciones, pues se trata de servicios de pago no asimilables a transferencias o adeudos domiciliados.

En aras de la competencia y la eficiencia, el Reglamento no debe excluir del mercado los regímenes de pago no «tradicionales», en particular cuando se basan en disposiciones de varios regímenes e incluyen un adeudo domiciliado o una transferencia. Así pues, las disposiciones del presente Reglamento sólo se aplican a las transferencias o los adeudos domiciliados que subyacen a la operación.

La normalización técnica es piedra angular de la integración de redes, tales como el mercado de pagos de la Unión. El uso de normas elaboradas por organismos de normalización internacionales o europeos debe ser obligatorio, a partir de una determinada fecha, en todas las operaciones pertinentes.

El empleo de estas normas por todos los proveedores de servicios de pago es, por tanto, imprescindible para que exista plena interoperabilidad en toda la Unión. En particular, el uso obligatorio del número IBAN y del código BIC, cuando resulte necesario, ha de promoverse en los Estados miembros mediante una amplia comunicación y medidas que faciliten la transición fácil y fluida hacia regímenes de transferencias y adeudos domiciliados paneuropeos, especialmente por lo que atañe a los consumidores.

La propuesta de la Comisión Europea recuerda que en algunos Estados miembros, existen ciertos instrumentos de pago tradicionales que constituyen transferencias o adeudos domiciliados, pero que poseen características muy específicas, a menudo por razones históricas o jurídicas. El volumen de operaciones de estos productos es normalmente insignificante; pueden considerarse, por tanto, productos nicho. Un periodo de transición para estos productos nicho, suficientemente prolongado como para minimizar los efectos de la migración sobre los usuarios de servicios de pago, ayudaría a que ambos lados del mercado se focalizaran, en primer lugar, en la migración de las transferencias y adeudos domiciliados de naturaleza general, de modo que la mayoría de los beneficios potenciales de un mercado de pagos integrado en la UE puedan obtenerse antes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...