edición: 3073 , Viernes, 23 octubre 2020
23/01/2017

El regulador británico del gas y la electricidad mantiene un pulso con las eléctricas por la factura

La CNMC tiene rotos los enlaces a la información y la serie histórica de la CNE no es accesible
Carlos Schwartz
La Oficina británica del Gas y la Electricidad (Ofgem por sus siglas en inglés), el regulador de ambos sectores, considera que no existen fundamentos para un incremento del 8,5% de la factura anunciada por la eléctrica EDF para marzo pese al aumento del precio del gas y de los precios mayoristas de la energía eléctrica. El  incremento se aplicaría a los contratos denominados estándar con precios variables, y fuentes del mercado en Reino Unido señalan que las otras cinco grandes generadoras de electricidad que operan en el país preparan una subida de tarifas para el mismo mes pese a que no lo han hecho público. El consejero delegado de la Ofgem, Dermot Nolan, señaló que cuando los precios del petróleo y el gas comenzaron a bajar las empresas eléctricas dijeron que no podían trasladar esa diferencia de costes porque mantenían contratos de largo plazo con cobertura para evitar el efecto de las fluctuaciones de precios. “Con el mismo argumento, ahora que esos precios están subiendo deberían aprovechar las coberturas y sus contratos de largo plazo para proteger a los consumidores de los nuevos precios de los combustibles”, señaló.
Nolan explicó que las eléctricas mantienen contratos de suministro de combustibles para la generación de electricidad a muy largo plazo, de dos años o más, que cubren los riesgos a corto y medio plazo para las empresas. EDF que anunció el incremento de precios de las electricidad bajó durante el invierno en un 5,2% los precios del gas que suministra. La Ofgem reconoce que se registró un incremento en el precio mayorista de la energía electrica en particular durante el segundo semestre de 2016 pero advirtió a los grandes generadores que no debían utilizar esa subida como pretexto para trasladarla a los consumidores vía tarifas fundamentalmente porque el efecto no es automático para las compañías eléctricas.

Es interesante establecer una comparación con las afirmaciones exculpatorias del ministro de Industria Álvaro Nadal hacia las empresas generadoras en España argumentando que hacen frente a un incremento del precio de sus combustibles, entre otros conceptos. Las compañías del sector de la energía en general mantienen en secreto los precios a los que adquieren sus combustibles. Todas ellas sin embargo no compran en el mercado spot sino que tienen contratos de largo plazo con sus proveedores que a su turno tienen cubiertos los riesgos de oscilaciones del precio mediante contratos de derivados.

La Comisión Nacional de la Energía durante su existencia daba información sobre el precio medio de los combustibles adquiridos por el sector sin individualizar, como media. El dato individualizado no es público tampoco a través de las estadísticas de Aduanas que dan el monto global de las importaciones del sector energético en euros y en volumen. El ministro Nadal ignora a qué precios importan y adquieren sus combustibles las empresas eléctricas españolas y no ha sido capaz de aplicar el más elemental de los razonamientos a la situación del mercado: las eléctricas tienen contratos de largo plazo para el suministro del gas, el fuel y el carbón que consumen que las protegen de las fluctuaciones de los precios en el mercado en el corto y medio plazo.

Un hecho grave mientras es que la base de datos construida por la CNE durante sus años de existencia no está accesible. El portal del ex regulador remite al portal de la CNMC pero los enlaces a la información que contenía esa web conducen a una que afirma que la página no ha podido ser encontrada. Pero en las web de la CNMC los enlaces a las páginas con información estadística del mercado de la electricidad están rotos. Todos conducen a una leyenda que afirma “página no encontrada”. El único enlace operativo es el que conduce a los precios mayoristas, dato que por otra parte si lo bloquearan estaría accesible para los interesados a través de la OMIE y de Red Eléctrica. La CNMC al mismo tiempo que ha sustituido a la CNE ha ocultado a la opinión pública los datos del mercado de la electricidad.

Por su parte, Nolan que se ha esforzado en señalar que si el argumento de que los precios de la electricidad no bajaban al mismo tiempo que bajaba el precio de los combustibles era cierto debería ahora verificarse lo contrario, es decir que los precios de los combustibles suben pero la factura de la luz no debería hacerlo. El alto ejecutivo señaló que cualquier incremento de precios por parte de las empresas generadoras deberá ser debidamente justificado por las mismas. Una portavoz de EDF respondió a las preguntas de la prensa que: “Nuestra política de adquirir electricidad a futuro ha protegido a los clientes de la reciente volatilidad en los precios mayoristas, no obstante los costes no mayoristas de la energía han aumentado y hemos sido honestos con los clientes al señalarles su futuro impacto en los precios, confirmando que estamos reteniendo un incremento en los precios de la electricidad hasta marzo”.

La Ofgem ha hecho su advertencia al mismo tiempo que hacía público su nuevo índice destinado a ilustrar a los consumidores de qué manera pueden afectar los costes a los suministradores en los próximos 12 meses. El índice demuestra que el coste de suministrar electricidad a un típico cliente residencial para los próximos 12 meses en gas y electricidad pueden ser un 15% más altos que en enero de 2016 aunque este dato no tiene en cuenta el efecto de la cobertura de riesgos de mercado del suministrador ni los costes de facturación y medición del consumo. El nuevo índice de costes de los suministradores viene a reemplazar a un índice del regulador que incluía una previsión sobre los márgenes antes de impuestos de los grandes suministradores de energía para los siguientes 12 meses. Las empresas de energía se mostraron irritadas por ese indicador ya que los márgenes antes de impuestos pueden variar en forma acusada respecto de los márgenes de beneficio reales. La Ofgem dejó de publicar esas estimaciones y las ha sustituido por la información auditada publicada de las empresas sobre ingresos y beneficios históricos.

La Ofgen y el Gobierno han criticado a las empresas suministradoras de electricidad desde el año pasado por los precios exagerados practicados en los contratos denominados “estándar a precios variables” que en muchas de las grandes empresas afectan al grueso de los clientes. El coste de la electricidad es de un fuerte impacto en la opinión pública y afecta con mayor fuerza a los sectores de menores ingresos, tema que preocupa en general a los partidos políticos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...