edición: 2678 , Lunes, 18 marzo 2019
10/02/2016

El regulador francés emplaza a Facebook para que modifique su política de proceso de datos

El anuncio se produce a una semana de que EEUU y la UE acuerden sobre la transferencia de información
Carlos Schwartz
El regulador francés Comisión Nacional de la Informática y las Libertades (CNIL) anunció que había emplazado a Facebook Inc. para que modifique su tratamiento de la información de usuarios de la red social y de otros usuarios de Internet. La empresa tiene tres meses para modificar un número considerable de mecanismos de recolección y uso de información de usuarios de Internet so pena de hacer frente a multas de hasta 150.000 euros, una cifra risible para el coloso de las redes sociales que hace pensar en la indefensión administrativa ante empresas de esa dimensión. En el documento difundido por el regulador esta semana, que está fechado el 26 de enero, se establece la necesidad de que la empresa advierta a usuarios que carecen de cuenta en Facebook que el uso del botón de Me Gusta desencadena su rastreo en la red, y recabar el consentimiento explícito para recoger información sobre las creencias religiosas, orientación sexual y otros datos sensibles de la vida privada de los usuarios de la red. También ordena a la propietaria de la red social que cese de transferir información de los datos de usuarios de la UE a Estados Unidos sobre la base del acuerdo conocido como Puerto Seguro que fue declarado ilegal por la Corte Suprema de Justicia Europea el seis de octubre del pasado año.
El anuncio del regulador que ha hecho público el documento dirigido a Facebook amparándose en la “seriedad de las violaciones y el número de personas afectadas por el servicio de Facebook” que estima en 30 millones se produce a una semana escasa de que Estados Unidos y la UE alcanzaran un acuerdo sustitutorio para la transferencia de información bautizado provisionalmente como Escudo de la Privacidad. El acuerdo fue negociado entre representantes de la Comisión Europea y del departamento de Comercio estadounidense.

De acuerdo con la firma de abogados Clifford Chance en una nota a sus clientes, el acuerdo establece condiciones rigurosas a las empresas estadounidenses sobre como se procesan los datos personales y como se garantizan los derechos individuales; el requisito de hacer públicos los compromisos que podrán ser impuestos por la Comisión Federal de Comercio estadounidense; cumplimiento con las disposiciones de las agencias europeas de protección de datos; límites temporales para responder a las quejas de ciudadanos de la UE. De acuerdo con Clifford Chance Estados Unidos se ha comprometido a restringir el acceso general de las autoridades públicas a la información personal transferida desde la Unión Europea imponiendo “condiciones claras de acceso, establecer limitaciones y aumentar la vigilancia”.

La empresa de abogados advierte sin embargo de que las compañías no podrán ampararse en el acuerdo Puerto Seguro y deberán apoyarse en acuerdos específicos. El pronóstico se ha materializado esta semana bajo la forma de una decisión del regulador francés. Francia se ha sumado así a las indagaciones de otros países sobre las posibles transgresiones de Facebook, como Alemania, España, Holanda, y Bélgica. Un regulador alemán exigió a Facebook que permita a los usuarios abrir cuentas con seudónimos.

El enfrentamiento de los reguladores nacionales con una de las principales plataformas de Internet de redes sociales, propietaria a su turno de infinidad de otros servicios a través de los cuales recoge información suplementaria cuyo tratamiento queda a disposición de un grupo de empresas, pone de relieve el claro dominio de las empresas estadounidenses en las plataformas de Internet que venden servicios y mercancías y el avance continuado de la obtención de datos cuyo tratamiento permite una mayor penetración comercial. Respecto del acuerdo alcanzado la semana pasada la Comisión Europea debe adoptar una decisión sobre el carácter adecuado de las decisiones acordadas denominado “adequacy decision” que daría lugar al segundo paso del proceso con una reunión del Colegio de Comisarios para analizar los datos aportados por el grupo de trabajo del Artículo 29 y consultas con la Comisión del Artículo 31.

Sin embargo, los acuerdos pueden quedar sujetos a oposición por parte de los reguladores nacionales y de asociaciones que pueden cuestionarlos por la vía administrativa y judicial. Analistas del sector consideran que la batalla en torno al tratamiento de los datos va más allá de las aspiraciones comerciales respecto de las personas físicas por parte de las empresas estadounidenses, y abarca también la información confidencial de las empresas europeas, lo que a su turno es material sensible en cualquier guerra comercial.

Las fuentes consultadas señalan que “no es posible desgajar esta batalla de los intereses encontrados en la UE en torno al tratado de comercio e inversión transatlántico entre Estados Unidos y Europa conocido como TTIP. Ese proyecto supone un marcado desequilibrio en beneficio de los intereses estadounidenses a los que se ceden facilidades excesivas en detrimento de las atribuciones de los reguladores nacionales y de la Unión Europea”. El acuerdo con pretensiones de vinculante haría tabla rasa con la vía judicial ya que establece el arbitraje de los contenciosos en jurisdicciones privadas, como tribunales de arbitraje. El tratado se establecería como norma superior a las legislaciones de la UE y nacionales afectando por ejemplo a la normativa europea de consumo.

La aspiración del tratado es someter todas las discrepancias sobre las inversiones exteriores a procedimientos arbitrales privados. El tratado puede invadir el terreno de los derechos laborales en la medida que EEUU sólo ha suscrito 2 de los 8 Convenios fundamentales de la OIT y facilitaría a una CE coyunturalmente ultraliberal el proceso de privatización de servicios públicos, por el establecimiento de una lista reducida de aquellos que no se pueden privatizar.

La duodécima ronda de negociación del TTIP está convocada del 22 al 26 de febrero en Bruselas y tiene previsto continuar con el debate del acceso al mercado, cooperación entre reguladores, y reglamentos. En el marco de una reanudación de la crisis internacional, con una caída del comercio internacional y del precio de las materias primas, una negociación oscura y sesgada de un acuerdo tan ambicioso abriría las puertas al capital estadounidense en medio de una guerra comercial que se anuncia entre convulsiones como una etapa de enfrentamientos a muy corto plazo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...