edición: 2852 , Viernes, 22 noviembre 2019
11/05/2016
Supervisión independiente

El relevo en la CNMV, la ocasión de oro para una nueva Ley del Mercado de Valores

Etapa funesta para la CNMV de Elvira Rodríguez, que dejará lista la institución para su mayor renovación 
Juan José González
Con el tiempo de vigilar agotado, el equipo de la CNMV prepara las maletas para el cambio. Un equipo el de la Comisión Nacional del Mercado de Valores que ha llegado a sembrar dudas y a generar alarmas en Economía, en el Banco de España y en Moncloa. El balance político de la presidenta Elvira Rodríguez puede ser bueno en tanto sus superiores estiman que "no ha dado problemas". Pero se antoja deficiente para los técnicos y para los inversores. En algunos episodios, recuerda una fuente, "la ausencia de intervención resultó, a la postre, beneficiosa". Es una buena ocasión para renovar la casa, los gestores y, por supuesto, la Ley del Mercado de Valores, que deberá dotar, de una vez por todas y sin falta, de la independencia en la gestión.
Sin especificar la causa pero los expertos apuntan a que quizás por un exceso de carga de trabajo, por la escasez de recursos o por la carencia técnica necesaria para controlar un mercado complejo, están en el origen del desacierto en las labores de supervisión de los mercados financieros. En todo caso, el mandato de Rodríguez acredita una "baja velocidad de crucero" señalada por sus intervenciones a toro pasado en aquellas situaciones de mayor compromiso, "cuando más se jugaba el mercado, el Gobierno y ella misma", apunta un ex consejero de la Comisión. Así las cosas, y acreditada a lo largo de su periplo una forma "singular" de hacer las cosas, hace imposible ahora cualquier tentativa de esprintar, en un último y desesperado intento de enmienda, de la presidenta.

Se le venía notando a Rodríguez y a su equipo cierta inquietud por la carrera, el movimiento, por la pelea de hacer y despachar asuntos: coinciden, casualidad, en el final de su mandato varias iniciativas `de color´ como el célebre semáforo que advierte a los peatones convertidos en inversores, de los riesgos que conllevan determinados productos. Con la misma intención de cubrir expediente y justificar gestión administrativa, se cuentan otras iniciativas de última hora, de último recurso y andanada, que resultan ser un catálogo de advertencias y avisos de la existencia de peligrosos `chiringuitos´ que pueden estafar a los inversores. Ocurrencias que jalonan la vida de la supervisión financiera de los últimos meses.

Ahora se teme por las consecuencias que puede traer un posible vacío de poder en la Comisión como consecuencia del posible (y probable) interregno político que puede comenzar desde el 27 de junio hasta no se sabe cuándo en la formación de un nuevo Ejecutivo, puesto que el mandato de Elvira Rodríguez finalizará el miércoles 28 de septiembre

En este punto habría que recordar la manía de los partidos políticos del país por entender a su manera la condición de independencia profesional, que no es, por supuesto, el caso del equipo que dirige la CNMV. Una querencia en el ADN de las fuerzas políticas a que los mandatos de los responsables de instituciones, teóricamente de control y supervisión independiente, coincidan en tiempo (mandato) y lugar (legislatura) con sus valedores (a la postre protectores) y que conduce en numerosas ocasiones a la ausencia total de ese rasgo indispensable como es la independencia. 

Podría ser esta la ocasión de oro para dotar de una vez por todas a la supervisión y vigilancia de los mercados financieros, de un nuevo sistema y de nuevo equipo gestor que demanda igualmente un nuevo mercado. Una nueva ley para un también nuevo mercado de valores para dar respuesta a los problemas del mercado, una nueva ley más acorde con los tiempos y las necesidades. Porque es evidente que el escenario de aquella ley primera que reguló el organismo en su nacimiento en 1988, ha cambiado: la ley del mercado de valores ha cumplido su tercera edad, se ha quedado obsoleta e inservible. Sirva como botón de muestra la experiencia acumulada a lo largo de los mandatos de la Comisión; desde el aciago y memorable (11 meses) de Pilar Valiente, el soporífero de Blas Calzada, y el no menos infausto mandato de Julio Segura, de gran acidia, se suman al actual de Elvira Rodríguez.

Pero el tiempo corre y los plazos se agotan. Surgen estos días a propósito de los numerosos relevos políticos de los nuevos tiempos, ideas y propuestas de todos los colores. Incluso dejándose llevar por algunas (en este caso de un algún ex consejero de la Comisión) se podría llegar al punto de que, en ese período que comenzará el día siguiente al 26 de junio, se podría probar a dejar sin relevo la presidencia y vicepresidencia del organismo para verificar su efecto. Sólo por probar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...