edición: 2764 , Viernes, 19 julio 2019
15/02/2011
El Fondo de rescate deberá adelantarse a la subida de tipos del Banco de Inglaterra

El retraso en la ampliación del Fondo cuesta más que las intervenciones del BCE

La UE y España temen que Portugal no soporte otro mes de ‘ataques’ a la deuda
Juan José González

La deuda suma sigue, como los problemas. Las intervenciones del Banco Central Europeo (BCE) de las últimas semanas han aliviado el dolor pero se han mostrado por si mismas incapaces de cerrar las heridas. La terapia de poner parches no sirve para despejar la incertidumbre de quién y cuándo se producirá el o los rescates de miembros de la Unión Europea. Y tanto Portugal como de rebote y por contagio España, siguen ofreciendo los mayores atractivos para unos inversores de volatilidad que siguen haciendo su agosto en febrero. Mientras tanto, los ministros de Economía de los 27 tienen más claro cada día que pasa que el trabajo y los costes de evitar otro rescate está alcanzando un límite a partir del cual Merkel, Sarkozy y Rodríguez Zapatero serán menores o, al menos, a corto plazo, exigirán menos sacrificios que ampliar, de una vez, el Fondo de rescate.

En realidad, el acuerdo sobre el Fondo, incluso la cuantía y los tiempos de aplicación de las ‘ayudas financieras’, ya están acordados entre los principales socios de la UE, tanto los del eje (franco-alemán) como los periféricos en apuros (Italia, España y Portugal). De la reunión de ayer, los ministros de Economía de la UE, salieron con el convencimiento de que cuanto más aceleren el acuerdo de ampliación del Fondo, antes se calmarán los miedos y más se abaratarán las refinanciaciones de las deudas de los Estados miembros. Al mismo tiempo, el BCE no estará obligado por las circunstancias a continuar con su terapia de parcheo, mediante la adquisición de deuda en el mercado secundario, y por tanto, evitando un coste más.

A principios de febrero, el mercado de deuda comenzaba a subir de temperatura: en el punto de mira se situaba de nuevo Portugal, la pieza de caza más débil. Desde entonces, la presión sobre la deuda del país ibérico no ha dejado de ser ‘atacada’ por los operadores de la volatilidad, en una estrategia de ir preparando el mercado para sacar rendimientos ante un calendario de reuniones que sería, y así esta siendo, caldo de cultivo para un aumento de la volatilidad.

La reunión de ayer de los ministros de Economía de la EU, para avanzar un acuerdo final sobre el Fondo de rescate, no era, si no, una muestra del escenario en el que se jugaba una partida que culminará el próximo 11 de marzo en la reunión cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea. Hasta entonces, la deuda portuguesa no tendrá otro recorrido más que al alza, así como el mismo camino que recorrerá la española con una subasta prevista por el Tesoro Público, en principio para el próximo jueves, en una semana en la que varios miembros de la Eurozona acudan, igualmente, al mercado en busca de financiación.

A esa fecha, 11 de marzo, los jefes de Estado y de Gobierno de la Eurozona, llegarán, previsiblemente, con una pluma en la mano y asistir, listos para estampar su firma que, como si de una ceremonia ante notario se tratara, situará a Angela Merkel como testigo de que Francia y España, además de Italia y, por supuesto, Portugal, se allanan a las condiciones que uno a uno les ha venido explicando en distintas reuniones y visitas la canciller alemana. Para esta, y puesto que se trata de la ‘socia del club’ que más dinero aportaría al Fondo, la jugada política pasa por exigir contrapartidas a los socios con problemas, los más necesitados de ese Fondo, y por tanto, los que mayor grado de disciplina económica y compromiso deberán mostrar, a cambio del ‘sí’ alemán.

Con la agenda política medio cerrada entre la reunión de los ministros de ayer y la de jefes de Estado y gobierno el próximo marzo, sólo quedará esperar a ver cómo las tensiones en los mercados de financiación se relajan y las empresas empiezan a poder acudir a un mercado que permanece cerrado desde hace muchos meses. Un mercado al que le preocupa un nuevo escenario, como es el regreso de la presión sobre los precios,  que esta produciendo una inflación que será combatida con una subida en el precio del dinero, algo que previsiblemente comenzará antes del verano de la mano del Banco de Inglaterra para, posteriormente, ser emulado por el BCE.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...