edición: 2980 , Miércoles, 3 junio 2020
18/06/2010
Alemania dispara contra la banca española para proteger las miserias de sus bancos
Sede del Commerzbank

El riesgo país alemán no refleja la precaria situación de su banca

La banca alemana se beneficia del 45% de las inyecciones del BCE
Custodiada por su Gobierno y por la UE, es la más endeudada de Europa
Juan José González

Aquel día, cuando Portugal y Países Bajos se autoexcluyeron de participar en el rescate de Grecia, en España ya se había decidido que se aportarían al fiasco heleno unos 2.500 millones de euros, importe similar por el que hoy el Tesoro público español ha debido pagar una media del 5%. De aquellos polvos vienen estos lodos. La participación ‘olímpica’ del Tesoro español en la colecta para salvar al país heleno recordó a esas votaciones en el festival de Eurovisión, cuando se dan puntos a los países vecinos en busca de reciprocidad. Pues bien, parece llegado el momento de solicitar a Grecia el mismo gesto, pero a ser posible en efectivo. Lejos que de que esto suceda por razones obvias, el Gobierno español ya comienza a darse cuenta que en las actuales condiciones no rigen algunas normas de uso común hasta hace poco tiempo. Nadie escatima hoy fraternidad porque no conlleva deuda, pero si se demanda solidaridad, el asunto cambia.

Ahora el sector bancario y la deuda comparten desgracia. Mientras media Europa mira hacia el fondo sur, tras haber identificado una pieza fácil, débil y herida, otras zonas del continente permanecen en la sombra, o al menos, con aparente menor temperatura. En este sentido, llama la atención el endeudamiento de la gran banca alemana donde Commerbank debe hacer frente a unos vencimientos de deuda en este ejercicio que supone el 20% de sus activos, o en el caso de Deustche Bank del 8,2%. El contraste causa rubor si se comparan con los vencimientos de la deuda del Santander, un 1,9%, o con la del BBVA, un 1,2%.

La fotografía del endeudamiento de los dos bancos alemanes queda peor aún si se suman al actual los dos próximos ejercicios. En este caso, los vencimientos de deuda a los que tendría que hacer frente Commerzbank supondrían el 39,3% de sus activos y en Deustsche Bank el 13,4%. La suma de los tres ejercicios en el caso de los dos grandes bancos españoles resulta indicativa de la racionalidad con la que unos y otros afrontan el futuro. Para Santander los vencimientos son en estos tres años considerados el 7,1% de los activos mientras que para BBVA son del 5,5%. En esta comparación, y también a la sombra de la agitación que se ceba con la banca española, la italiana cojea de la misma pierna que la alemana. Los vencimientos en los tres ejercicios citados son para Intesa San Paolo del 14,9%, para Monte dei Paschi del 10,8% y para Unicredit del 8,9%.

Resulta a todas luces una situación desproporcionada entre las instituciones financieras españolas, italianas y alemanas, custodiadas y protegidas al abrigo de sus Gobiernos, ocupados en los últimos meses –en especial el germano- en defender un favorable y rentable precio de su deuda, como se aprecia en sus diferenciales con el resto de países de la eurozona.

La realidad también se puede comprobar a través de sus cotizaciones en el mercado de valores, la mayoría de los más grandes bancos cotizan en la actualidad por debajo de su valor en libros, algo que en el caso de los italianos es de cerca del 40%, para los alemanes del 28% y el 19% para los franceses. No se salvan de esta situación ni Societe Generale ni BNP, entidades francesas que parecen recuperarse bien del traspié de la crisis financiera. Y frente a esa mala posición en el mercado, por debajo de libros, Santander y BBVA resultan ser los alumnos más aplicados y, por tanto, alejados del pelotón de los grandes bancos europeos.

De la misma forma que los problemas europeos pasan por una muy delicada –peligrosa- situación de las deudas soberanas, en particular la de España –ayer principal foco de atención mundial- la banca alemana se encuentra igualmente en posición de jaque. A los comprometidos vencimientos de deuda apuntados hay que sumar la exposición monumental del sector bancario en los países del Este de Europa, Grecia y España.

Prueba de esta debilidad de la banca alemana es la utilización del 45% del volumen de la liquidez que el Banco Central Europeo ha inyectado en operaciones de refinanciación  durante la presente crisis, siendo uno de los candidatos a mantener ese puesto como primer cliente del BCE. No hay que olvidar el informe del Bundesbank sobre la estabilidad financiera de la banca alemana, donde se reflejaba con claridad las miserias del sector crediticio germano, para el que se avanzaba una estimación de pérdidas cercanas a los 100.000 millones de euros en los ejercicios de 2010, 2011 y 2012.

Una situación que los inversores deberían considerar a la hora de valorar el riesgo país, analizar si la rentabilidad del bund esta bien alineada con sus riesgos privados, y preguntarse si la mayor economía de la zona euro no esta, en esta fase, viviendo de las rentas del pasado. Todo esto suena a que Alemania es hoy el tuerto en el país de los ciegos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...