edición: 2866 , Lunes, 16 diciembre 2019
06/10/2009
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

El saneamiento financiero de las cuentas familiares frena el consumo

SERVICIO DE ESTUDIOS DE 'LA CAIXA'*
El endeudamiento progresivo de los hogares fue fundamental para el avance del gasto y, en general, para el crecimiento de las economías desarrolladas en el último decenio. Tanto es así que la crisis financiera desencadenada en 2008, y la consecuente contracción del mercado crediticio, han supuesto un duro freno a este largo ciclo de bonanza. Queda por ver la magnitud que alcanzará el proceso de desendeudamiento de las familias y su impacto final sobre el crecimiento económico a través del consumo.

Un breve repaso de lo ocurrido durante los últimos años puede ayudarnos a vislumbrar la trayectoria futura. Entre 2002 y 2007, el gasto de los hogares se disparó, impulsado en gran medida por el mayor endeudamiento, recurso que resultaba mucho más atractivo ante los bajos tipos de interés y la revalorización de los activos. Como se observa en el gráfico, tanto las familias americanas como las europeas se subieron al tren de la deuda, alcanzando en ambos casos máximos históricos en 2007. En el caso americano, la deuda llegó a representar más del 130% de la renta bruta disponible.

Aunque el elevado apalancamiento de los hogares y la reducción de su tasa de ahorro parecían sostenibles en un escenario económico favorable, lo cierto es que aumentaban significativamente la vulnerabilidad de los hogares ante una eventual contracción del precio de los activos y una subida de los tipos de interés. Desafortunadamente, estos riesgos se materializaron con el estallido de la crisis financiera. Durante 2008, el valor de los activos de los hogares experimentó un drástico deterioro. Por un lado, el valor de la vivienda sufrió una reducción sustancial, especialmente, en aquellos países donde había registrado un importante crecimiento. Por otro, la evolución de los mercados bursátiles desde mediados de 2007 hasta el primer trimestre de 2009 (con una caída del índice Standard & Poor's cercana al 50%) provocó una depreciación intensa de los activos financieros de los hogares, con reducciones del 19,3% en Estados Unidos, el 8,2% en la zona del euro y el 10,2% en Japón durante este periodo.

Ante el rápido deterioro de su riqueza y el aumento de la incertidumbre motivado por la contracción económica global, los hogares se han visto impulsados de nuevo hacia un ahorro que, en el primer trimestre de 2009 ya volvía a registrar niveles similares a los de 2004, tanto en Estados Unidos como en la zona del euro. Además, la composición de las carteras financieras de los hogares se ha visto también modificada. Así, los activos más seguros y líquidos han ganado peso en detrimento de los más arriesgados.

Si bien es cierto que el progresivo endeudamiento de los hogares es una constante en la trayectoria reciente de las distintas economías avanzadas, cabe resaltar las diferencias que existen entre ellas. Como resultado de dicha heterogeneidad, el comportamiento futuro del consumo privado y su impacto sobre el crecimiento puede variar también entre países.

Para empezar, la posición financiera de los hogares (la diferencia entre su ahorro y su inversión) ofrece un claro ejemplo de dichas divergencias. Teniendo en cuenta que un valor negativo implica una necesidad de financiación de los hogares, cubierta por el resto de sectores de la economía o el exterior, el gráfico anterior ilustra cómo, en casi todos los países de la muestra, los hogares aumentaron su dependencia financiera entre 2002 y 2007. Este hecho se debe tanto a una menor tasa de ahorro como a un importante crecimiento de su inversión. Solamente los hogares alemanes y austríacos se mantuvieron al margen de esta caída gracias al incremento de su ahorro durante este periodo. En contraposición, los hogares de aquellos países que durante la primera mitad de la década registraron un mayor incremento del precio de las viviendas y de la inversión residencial presentaban una importante necesidad de financiación. Por ello, estaban más expuestos a subidas de tipos de interés o a un endurecimiento de las condiciones de la oferta de crédito.


En segundo lugar, la desigual composición de la riqueza de los hogares en uno u otro país también crea divergencias en la evolución de sus respectivos consumos privados. Por ejemplo, en el año 2007, los hogares de Estados Unidos y Japón presentaban un peso de la riqueza financiera en relación con su riqueza inmobiliaria considerablemente superior a los del Reino Unido y la zona del euro. Así pues, teniendo en cuenta la reciente estabilización de los mercados bursátiles y la recuperación más tardía del precio de los activos inmobiliarios debido a su mayor inercia, todo indica que la recuperación del consumo de los hogares de la zona del euro y el Reino Unido podría ser más lenta.

Los datos confirman la sospecha de que las diferencias en la posición financiera de los hogares al comienzo del periodo recesivo se han traducido en trayectorias distintas de consumo y de ahorro y, por ello, la repercusión de la crisis sobre la economía real será también heterogénea. Los países que en 2007 presentaban una peor posición financiera se han visto obligados a reducir su consumo y, por consiguiente, a aumentar su tasa de ahorro durante el último año, disminuyendo ostensiblemente su contribución al crecimiento del PIB. Por otra parte, aquellas economías que sufrieron una mayor depreciación de sus activos inmobiliarios durante los dos últimos años son también las que más han reducido su consumo privado. Este es el caso de países como Irlanda, Dinamarca, España y el Reino Unido.

En conclusión, el desapalancamiento y la vuelta al ahorro de los hogares han supuesto un importante freno al consumo privado en la mayoría de las economías avanzadas, principalmente en aquellas con mayor endeudamiento familiar, repercutiendo negativamente sobre su crecimiento. Dada la magnitud de dicho apalancamiento, se espera que esta tendencia se mantenga a corto y a medio plazo con lo cual, en los próximos años, el consumo no podrá asumir el peso que tuvo en el último ciclo expansivo.

* Joan Daniel Pina

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...