El sector bancario no encuentra inversores dispuestos
edición: 2533 , Jueves, 16 agosto 2018
17/10/2016
banca 
Cubrir déficits

El sector bancario no encuentra inversores dispuestos

La banca española necesitará ampliaciones de capital por 20.000 millones de euros en los próximos dos años
Juan José González
Los expertos estiman que la banca española necesitaría al menos 20.000 millones de euros para cubrir los déficits de capital a lo largo de los próximos dos ejercicios.  Dicen que se trata de una cifra que resolvería los problemas de solvencia del sector, algunos muy presentes en este ejercicio, pero otros que están a la vuelta de la esquina. Dicen también que la vía natural para cubrir estas necesidades son las ampliaciones de capital. Y, naturalmente, en distinto y grado y proporción, pues no todas las necesidades de capital de las entidades tienen la misma urgencia; entre las del Banco Popular y las del Santander, Sabadell o BBVA existen notables diferencias. En algún caso, la necesidad de capital es de tal magnitud que hoy mismo es el principal quebradero de cabeza para los miembros del consejo que se reúnen esta misma semana.
El déficit de capital en la banca española parece estar controlado en las más grandes, lo que no es óbice para que alguna de ellas haya encargado a una `big four´ el cálculo de las ampliaciones de capital que necesitará en el futuro, en 2017 y 2016. Este parece ser un mal compartido por todos.

La voz de alarma del déficit de capital se escuchó a principios del presente año cuando el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi apremió a un grupo de banqueros a que no se "relajasen ni un minuto en mejorar sus balances", en referencia a la morosidad que presentaban varias de las grandes entidades europeas, en particular las italianas. Era un mensaje que tenía la misma utilidad para el resto de entidades, pues, la mayoría de los bancos compartían, -y comparten- el mismo déficit, si bien en diferente proporción. Pero hace apenas dos semanas, desde el Fondo Monetario Internacional se repetía el mensaje del BCE de principios de año así como también el mismo diagnóstico: la misma enfermedad, falta de capital y un problema aún más grave como es la fuente o el origen del dinero para la cura.

El problema de las entidades financieras europeas pasa de forma inevitable por los ajustes y por la capitalización. En el caso de la banca española, los ajustes se vienen realizando en los últimos ejercicios dando como resultado una reordenación sectorial que parece no haber concluido, pues faltan por resolver algunos problemas -no menores- en entidades como Banco Popular, Bankia y BMN, así como la situación de varias entidades excajas que siguen meditando -aplazando- una solución definitiva. Por tanto, ajustes y fusiones son a día de hoy dos posibilidades para la solución de algunos problemas; siguen los ajustes y no han concluido las fusiones.

Pero el problema capital es, precisamente, la falta de capital para cubrir los déficits de las entidades bancarias, ahora mismo, un obstáculo casi insalvable. Las entidades financieras no encuentran inversores dispuestos a desembolsar dinero en ampliaciones de capital en un sector atestado de incertidumbres, problemas y baja, muy baja capacidad de ofrecer retornos `interesantes´, rentabilidad. Como es perfectamente visible en los últimos meses, los mercados de valores muestran la falta de confianza en la evolución del sector, con créditos de casi imposible recuperación, alto nivel de morosos, tipos de interés que seguirán bajos en un horizonte indeterminado.

Con este cúmulo de problemas e incertidumbres, exceso de inconvenientes en el horizonte que no tienen solución a corto plazo, es difícil que se recuperen las cuentas de resultados y, por tanto, que se recuperen también los márgenes bancarios. El escenario se presta a una huida de los inversores o, si no, a que se mantengan al margen o lejos de embarcarse en ampliaciones de capital. De ahí que la solución al problema genérico de capital sea actualmente un quebradero de cabeza para las entidades financieras, toda vez que convencer a los inversores privados es casi una misión posible.

Queda, sin embargo, por conocer el papel que podrían, deberían o estarían dispuestas a desarrollar las instituciones públicas, y en qué medida podrían, deberían o estarían dispuestos los Gobiernos de la Unión a participar en la solución del problema. Pero el asunto no parece estar resuelto pues parece haber sido, convenientemente, aplazado en el tiempo, al tratarse de una cuestión -el debate sobre la participación de los Gobiernos en las distintas situaciones de crisis bancarias- muy incómoda para los gobernantes. La ausencia de inversores -privados y públicos- dispuestos a participar en las ampliaciones del sector bancario, necesitará, tarde o temprano, del concurso de las autoridades, de la iniciativa pública.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...