edición: 2762 , Miércoles, 17 julio 2019
19/09/2014

El supervisor europeo adoptará la norma de la FED para prevenir futuras crisis

Juan José González

La nueva era bancaria ya está en marcha. Los resultados de los test de estrés estarán listos en las próximas semanas para certificar a las 120 entidades de mayor tamaño en Europa el estado de salud de sus balances, una vez auscultados sus activos. Será uno de los primeros pasos del futuro supervisor bancario para que un mes más tarde, tras la presentación de los resultados de los test, dé comienzo otra tarea más arriesgada, quizás más incómoda también para las entidades financieras pero con la que se pretende prevenir los problemas. La autoridad bancaria europea (EBA) y el BCE se esfuerzan desde hace tiempo en convencer a los bancos para establecer, en adelante, la supervisión anual. Según las autoridades bancarias europeas (EBA) y el BCE, el test anual se presenta como la vía de prevención más segura para la prevención de males mayores que, como en el pasado, sólo fueron detectados cuando ya era demasiado tarde. Hay división de opiniones y las experiencias recientes parecen que garantizarán la polémica.

Por el momento sólo hay unanimidad entre los 120 bancos más grandes de Europa en algo tan obvio como que hay que evitar, por todos los medios, que se repita una crisis como la que comenzó en 2007. A partir de aquí, sin embargo, hay opiniones para todos los gustos. Los exámenes realizados hasta la fecha por la EBA no figuran entre las experiencias más gratificantes para la mayoría de las supervisadas: medios, tiempo y, sobre todo mucha (demasiada) información y costes elevados, ponen de manifiesto el descontento de las entidades con los requerimientos de las autoridades bancarias. De ahí que la idea de estas de `imponer´ en el merdio plazo un calendario anual para las pruebas de estrés, cuente con el rechazo de buena parte de los grandes.

La evaluación rutinaria de las entidades financieras ya no es una moda; es una obligación convertida en rutina de obligado cumplimiento en EE UU. La Reserva Federal ha sido el primer organismo supervisor en implantar la práctica y ahora en Europa el BCE ya cuenta con la metodología precisa para fijar un calendario anual. La idea de su implantación en Europa tiene su origen en la casuística de los últimos años a partir de la crisis de 2007, pero en particular desde la quiebra de Lehman, todo un hito que dejó en evidencia las malas práxis de unos y la laxa supervisión de otros. En este sentido, la EBA y el BCE, al igual que la Fed, tratarían de evitar las sorpresas haciendo mayor hincapié en la prevención. 

La experiencia norteamericana ha mostrado, por ejemplo, que un tercio de los bancos obligados al exámen de estrés, se preparaban para superar el test como si se tratara del final de una competición para, acto seguido, una vez superado el listón, regresar al mismo punto de partida y recuperar los viejos hábitos. Por esta razón la supervisión no debe concluir con el cierre -o publicación- de los test de estrés, sino que el exámen a las cuentas y al balance por parte del supervisor deben ser constantes, frecuentes y periódicos. De ahí la necesidad de convertirlos test en un exámen permanente, en principio de periodicidad anual, aunque con el propósito de convertirse en semestrales a partir de 2016.

Tampoco sería la primera vez que Europa desea probar o importar algún método de aquel mercado. Al BCE le gusta el modelo de la FED y siempre que ha tenido oportunidad de destacarlo no ha dudado en afirmar que previsiblemente en un futuro acabaría por proponerlo para la banca europea. Los problemas de varias entidades del continente para alcanzar las ratios de solvencia y capital en los últimos meses, parecen estar jugando a favor de los deseos del legislador europeo, centrado en particular, en asegurar que los bancos que operan en la Unión Europea cuentan con el capital suficiente como para hacer frente a los posibles riesgos de sus negocios.

La práctica muestra la eficacia de la supervisión del modelo norteamericano en casos como el comentado en ICNR hace unos días a propósito de la devolución de la FED al Banco Santander en EE UU de su plan de capital y, como consecuencia de la insuficiencia de capital, la FED bloqueó, mediante orden ejecutiva a la filial del español, el reparto de dividendos en aquel país. No sería extraño que el próximo año (ejercicio de 2015) el BCE emulase a su homógolo americano y pusiera en cuarentena la planificación de capital de los bancos supervisados. Y en España el Santander no sería el único.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...