edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
02/04/2013

El Supremo fija que las demoras, omisiones o dificultades puestas por la empresa para facilitar información a los socios no son sancionables penalmente

Javier Ardalán
El Tribunal Supremo, en una sentencia  de 1 de febrero de 2013, no se puede interpretar el artículo 293 del Código Penal de un modo automático ante cualquier incumplimiento del derecho de información que asiste a todo socio, sino que se debe interpretar de una forma una interpretación restrictiva ajustada a la vista de la gravedad real del caso, deducida de la “intencionalidad y trascendencia lesiva de la acción imputada”.

En la vía Penal no se penaliza cualquier comportamiento que meramente dificulte el ejercicio de los derechos de información del socio, lo que sí que puede constituir un ilícito mercantil. Por ello, el ponente, el magistrado Manuel Marchena, fundamenta que lo que se requiere en el capítulo Penal se requiere expresamente “negar”, que en este contexto equivale a desconocer dichos derechos, o “impedir”, que equivale a imposibilitar.

En consecuencia, cuando el derecho se reconoce y se atiende, proporcionando al socio una información básicamente correcta, las alegaciones sobre demoras, omisiones o simples dificultades quedan al margen del comportamiento sancionable en el ámbito Penal, sin perjuicio de la responsabilidad que proceda en el ámbito mercantil

En este caso, la acusación pretendía realizar una auditoría completa de la sociedad, desde sus inicios, recabando toda la documentación de ésta, lo que va más allá del objeto penal, que se contrae a la denegación de la información a la que los socios tienen derecho de modo manifiesto: derecho a los informes o aclaraciones que estimen precisos acerca de los asuntos que figuren en el orden del día de una Junta General (artículo112 de la Ley de Sociedades Anónimas –LSA-) y derecho a obtener cualquiera de los documentos que habrán de ser sometidos a la aprobación de la Junta (artículo 212 LSA).

El balance de la sociedad a fecha 31 de diciembre de 2006, la cuenta de explotación del mismo ejercicio y el balance de sumas y saldos a tres dígitos, negándosele cualquier información sobre los ejercicios anteriores y el resto de la documentación que reclamó (...). En ese mismo momento,  los acusados  prometieron al recurrente entregarle más adelante documentación más detallada, para lo cual quedaron citados en la sede de la empresa, si bien los documentos que le aportaron, entre otros el balance de sumas y saldos a cuatro dígitos, que según denunció que le resultaron igualmente insuficientes para llevar a cabo su cometido


El derecho de información no tiene otro objeto que permitir al socio conocer el estado de salud de sus intereses. Con su definición entre los deberes que delimitan el estatus de socio se persigue asegurar los principios de fidelidad y buena fe como presupuestos para el logro del  interés común que, por definición, anima toda forma societaria. Precisamente por ello el derecho mercantil regula de forma precisa los términos de ejercicio de ese derecho.

En efecto, el Real Decreto Legislativo 1/2010, 7 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de las sociedades de capital, en su  artículo 93.d) consagra el derecho de información de los socios y en los arts. 196 y 197, referidos respectivamente a las sociedades de responsabilidad limitada y a las sociedades anónimas, reconoce que los socios podrán solicitar por escrito, con anterioridad a la reunión de la junta general o verbalmente durante la misma, los informes o aclaraciones que estimen precisos acerca de los asuntos comprendidos en el orden del día.

Se añade que el órgano de administración estará obligado a proporcionárselos, en forma oral o escrita de acuerdo con el momento y la naturaleza de la información solicitada, salvo en los casos en que, a juicio del propio órgano, la publicidad de ésta perjudique el interés social.

Del mismo modo, el artículo 272, tras señalar que las cuentas anuales se aprobarán por la junta general, precisa que "...  a partir de la convocatoria de la junta general, cualquier socio podrá obtener de la sociedad, de forma inmediata y gratuita, los documentos que han de ser sometidos a la aprobación de la misma, así como en su caso, el informe de gestión y el informe del auditor de cuentas", resultando obligado hacer mención a este derecho en la convocatoria.

Y ya en el ámbito de las sociedades de responsabilidad limitada, "...  salvo disposición contraria de los estatutos, durante ese mismo plazo, el socio o socios (...) que representen al menos el cinco por ciento del capital podrán examinar en el domicilio social, por sí o en unión de experto contable, los documentos que sirvan de soporte y de antecedente de las cuentas anuales”.

Pero está fuera de dudas que la amenaza de una pena, asociada al incumplimiento de ese deber definido por la legislación mercantil, sólo adquiere sentido cuando se reserva el derecho penal para las formas más graves de obstaculización del ejercicio de aquel derecho. Las conductas abarcadas por el tipo previsto en el artículo  293 del Código Penal no pueden ser definidas a partir de un automatismo en la penalización de todo aquello que no se ajuste a las exigencias del derecho mercantil, sobre todo, cuando éste conoce mecanismos de reparación igual de eficaces y, lo que es más importante, sin los efectos añadidos que son propios de toda condena penal.

En definitiva, en la interpretación del tipo penal que sanciona el menoscabo del derecho de información que asiste a todo socio, no cabe una metodología mimética que se desentienda de la verdadera intencionalidad y trascendencia lesiva de la acción imputada al socio incumplidor.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...