edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
12/01/2009
Forzado por la competencia de Francia y Alemania

El Tesoro español emite tarde y caro

El recurso de los gobiernos de la UE para 2009 se estima en un billón de euros
Juan José González

El temor a un estrepitoso fracaso y miedo al ridículo ante la comunidad financiera, retrasó la primera emisión de deuda del Tesoro español, que no se lanzó al mercado hasta comprobar que sus competidores, los Gobiernos francés y alemán, acudían con las suyas. Al final, la estrategia del Ejecutivo español, entre prudente y pusilánime, se saldó con un resultado aceptable para los tiempos que corren, aunque no exento de trabajo y a un precio “extra” (0,20 puntos más sobre el mercado). Un precio que deberá vigilar en adelante pues, si los cálculos no fallan, el Tesoro español deberá acudir a por otros 55.000 millones de euros más de deuda en lo que resta de ejercicio.

El Tesoro español logró colocar 5.085 millones de euros de deuda a tres y cinco años mientras el BBVA hacía lo propio en un santiamén, aunque con apenas 1.000 millones. Y todo ello en la semana pasada, la más activa desde que a principios de 2008 se quedaron secos de dinero los mercados de deuda. Apenas dos noticias que indican que algo parece que comienza a moverse en este mercado, aunque sea de forma muy tímida y sin tenerlas aún todas consigo. Buenas noticias porque, al fin se empiezan a cruzar operaciones después de que el Banco Central Europeo abriera en noviembre la puerta del dinero en circulación. Recordar aquí que Banco Santander tiene en el mercado una ampliación de capital en curso. Que también cuenta.

Esto es lo que le sucedió, ni más ni menos, que el Tesoro español, que hasta última hora del 30 de diciembre pasado estuvo dudando si acudir o no al mercado en esa primera semana de enero. Según el calendario de trabajo del Tesoro español, se esperaba que fueran Alemania y Francia los primeros en abrir el fuego en el mercado de deuda, lo cual podría servir de guía para tantear las posibilidades (y rentabilidades) de la colocación española. Sin embargo, el Tesoro alemán fue el primero en lanzarse al mercado con una emisión de 6.000 millones, que no llegó a cubrir en su totalidad (sólo el 65%) y a continuación el Tesoro francés con 6.400 millones y con mejor fortuna que el alemán. Ese mismo día se daba la orden desde el Tesoro español para colocar 5.085 millones frente a unas solicitudes próximas a los 7.000 millones, que el Tesoro decidió no aprovechar, posiblemente a la espera de abaratar el coste de la emisión.

La necesidad obliga y si lo cierto es que sin crédito no hay comisiones, ni negocio, ni nada, todo parece indicar que otros sectores seguirán en breve el mismo camino. Ahora, eléctricas, autopistas, telecos, automovilísticas, bancos… y alguna industrial más, preparan sus baterías para salir al mercado en busca de financiación con emisiones de deuda de escaso tamaño. Porque aunque se sabe por cuánto obliga la necesidad, las altas rentabilidades que habrá que ofrecer en un mercado de creciente competencia y el riesgo de no llegar a colocar todo el papel, hace que muchas entidades se muestren extremadamente cautelosas en ser los primeros en acudir a colocar emisiones.

Con menos tensión en los mercados de deuda y caminando hacia una normalización que puede consolidarse en estos próximos meses, la renta fija privada comienza a moverse aunque para ello las empresas emisoras se hayan visto obligadas a pagar rentabilidades altas. Este es precisamente el principal problema al que se enfrentan en estos momentos las emisiones gubernamentales, puesto que no pueden competir con la rentabilidad de un bono privado, y tratarse de empresas con la máxima calificación crediticia.

Las primeras en abrir el fuego en el mercado de deuda, como siempre, son las eléctricas y las automovilísticas. General Electric, Daimler, GDF-Suez, E.On, Schweppes o Vodafone han sido algunas de las grandes compañías que han emitido en los últimos días cerca de 16.000 millones de euros en Europa, y a las que en los próximos días se unirán las grandes empresas españolas. Estas emisiones serán las grandes competidoras de la deuda pública de los gobiernos, lo cual provocará una guerra de precios donde los más perjudicados serán las emisiones estatales.

Las estimaciones que se manejan sobre el recurso a emisiones de deuda de los gobiernos de la Unión Europea para 2009, las sitúa en un billón de euros, un 33% más que un año antes. El Gobierno italiano será el principal emisor de deuda con casi 190.000 millones de euros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...