edición: 2350 , Jueves, 23 noviembre 2017
24/04/2009
Mientras crece el agujero del déficit público

El Tesoro no sabe aún cómo podrá financiar una deuda de un billón de euros

Economía ya tiene pensado cambiar los ratios de solvencia bancaria
Elena Salgado, ministra de Economía
Juan José González

Es todo un récord. Desde el nacimiento del euro, el Tesoro español no había emitido nunca tanta deuda en un solo trimestre, nada menos que 60.000 millones de euros, unas cinco veces mayor que la de hace dos años, y la de mayor volumen de los últimos 21 años, cuando el banco puso en marcha esta serie histórica. Los datos más frescos dados a conocer recientemente por el banco, confirman el mayor peso de la deuda pública española sobre el PIB, un 21,5%. La factura en letras, bonos y obligaciones del primer trimestre de 2009, es muy posible que se vuelva a repetir en estos tres próximos meses porque las necesidades de financiar un déficit público que ya comienza a ir al trote obligará a visitar los mercados con más frecuencia y cantidad, dado lo exigente de la situación económica, y en la que las arcas del Estado se parecen más a un saco roto que a uno sin fondo.

Este puede ser el fiel retrato de los apuros de un pobre Estado que deviene en Estado pobre. El agujero de nuestra economía, según lo van dibujando el déficit público y el progresivo endeudamiento para financiarlo, se ha convertido en un mal pasajero que el Gobierno mira con distancia porque la estrategia calculada tras el último cambio de equipo ministerial, y en particular, de la cartera de Economía y Hacienda, no tiene otro objetivo que llegar a 2011 como sea, como si es con la bolsa vacía o medio llena, con peligro para el sistema de pensiones o sin el. Se trata de llegar ‘vivos’ a ese mágico año para ganar revalidar el triunfo en las urnas. Y para lo cual no se escatimarán ni esfuerzos ni, mucho menos, recursos, ya que el agujero de la economía no importa tanto.

Incluso los responsables de las finanzas públicas tiene pensado y previsto obrar una especie de milagro contable al más puro y genuino sabor americano, como el tabaco pero en este caso con la contabilidad en la mano –que esta demostrando obrar milagros- al igual que el mark-to-market de EE UU. El equipo económico de la ministra de Economía planea echar una mano al sistema financiero y para ello intentarán cambiar los ratios de solvencia bancaria e intentar que los problemas no se noten demasiado. 

Surgen las dudas en este momento de cómo pensarán financiar todo lo que se les viene encima, que es algo así como la suma de 500.000 millones de euros de deuda acumulada por el sector de la construcción, más los cerca de 40.000 millones necesarios en evitación de una morosidad de juzgado de guardia en nuestras cajas de ahorros, más los 200.000 para cubrir el probable impago de casi un millón de hipotecas, más la renovación de la deuda de empresas cotizadas por 100.000 millones y, no digamos nada, cuando comiencen a ejecutar avales, rescates anunciados y pagos, etc. La debacle, una catástrofe, posiblemente inasumible por un pobre Estado. No se sabe cómo se va a hacer frente a tanto millón, pero algo habrá que hacer.

Con un panorama de este corte, donde los países de la eurozona están colocando todo cuanto pueden, los costes de financiación se disparan. Sólo un ejemplo: se estima que el sobrecoste de las emisiones de bonos del primer trimestre del año, superan los 32 millones de euros, frente a los poco más de 27 hace un año, y teniendo en cuenta el diferencial de rentabilidad medio entre España y Alemania. No hay que olvidar la malograda pérdida de rating del Reino de España que ha provocado que nuestro Tesoro Público deba pagar cerca de un punto más que Alemania por financiarse. Así las cosas, algunos gobiernos europeos ya han comenzado a comprobar que colocar deuda es tan complicado que ni ellos mismos son capaces de colocar (como antes) todo el papel, caso del Tesoro de Reino Unido, que el mercado no vio con buenos ojos aunque fuera a 40 años, lo mismo que le sucedió a Alemania, pero esta vez con una operación a diez años.

Pero el problema ya se sabe que llegará desde Bruselas, que sólo aceptará un déficit del 9,9%, ni siquiera del 10%. Este fue uno de los motivos de las desavenencias entre el ex vicepresidente económico y el presidente del Gobierno, el uno partidario de mantener un disciplinado control con los criterios de la Unión Europea y mantener el déficit entre el 7,5% y 8% para el presente ejercicio, y partidario el otro, a la postre el de la batuta, dispuesto a lanzarse, como Obama y sus cachorros, a un desequilibrio presupuestario próximo al 12%, dado que el escenario de recesión que se mantendrá en 2009 no deja lugar a dudas para nuestro Ejecutivo. Un escenario que los expertos califican de espectacular y en el que no pueden faltar planes de consolidación fiscal y de reducción a medio y largo plazo, del déficit del Estado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...