edición: 2741 , Martes, 18 junio 2019
25/11/2011
El Estado desplaza a la banca -efecto 'crowding-out'- con letras, bonos y obligaciones
Diseño de Oscar Maeso para el consurso para actualizar la línea creativa de los stands del Tesoro

El Tesoro Público barre a la banca por rentabilidad y comisiones cero

Podría actuar, puntualmente, para poner algunas comisiones bancarias en su sitio
Juan José González

Alguien deberá tomar buena nota de lo que sucede cuando a la banca, la grande  y la mediana, le sale un competidor como el Tesoro Público: el Estado. Profunda preocupación en el sector bancario por ese nuevo ‘intruso’ que acaba de irrumpir en el mercado, donde ya era conocido desde hace tiempo aunque su trabajo se desarrollara en la retaguardia. Pero el frente de batalla ha cambiado, el escenario de la contienda -financiera- nada tiene que ver con el de hace unos meses, antes del verano. Se trata del Tesoro Público, el organismo encargado de velar por la buena marcha de la caja pública: el Estado no puede impagar, es el lema del instituto público y ante el cual se ve obligado a allegar recursos financieros mediante la venta, colocación o subasta de sus productos financieros; letras, bonos y obligaciones. No estaría nada mal que de vez en cuando el Tesoro se presentara en el mercado para poner algunas comisiones en su sitio.

Hace escasamente dos semanas, el Tesoro acudía al mercado en busca de 4.000 millones de euros, financiación que recibiría mediante la puesta en circulación por ese importe en letras a corto y medio plazo, a tres, seis y doce meses. El público fue receptivo porque el precio, superior al 5%, era atractivo y, sobre todo competitivo con los precios ofrecidos por las entidades financieras, bancos y cajas de ahorros, en plena guerra por el pasivo, por la liquidez particular. Que mientras la mayoría de las entidades financieras se emplean a fondo en la venta de convertibles, a precios de entre el 3,50% y 4,75%, irrumpa el Tesoro con sus activos, letras por encima del 5% y bonos por el 7%, significa que aquéllas y éste se encuentran en un momento de cierta ‘desesperación’, de necesidad de hacer caja. La competencia no se reducía únicamente al área de la rentabilidad, si no también al del precio de intermediación.

Y en esa situación, los inversores encuentran la ocasión propicia para comparar, no solamente precios, si no también, costes o comisiones. Una batalla cuando menos curiosa que da lugar a una primera demostración: que los inversores privados, los particulares, esa masa ingente de gente, de clientes que mantienen cuentas, libretas y demás posiciones en las entidades financieras, pueden invertir, comprar y hacerse, en definitiva, con letras, bonos u obligaciones del Tesoro sin comisiones. Suena extraño, pero la adquisición de un producto financiero, con la mejor rentabilidad y con la máxima seguridad del emisor –el Estado sigue siendo el más solvente- no conlleva cobro de comisión por intermediación, a pesar de que existe intervención entre el emisor y el cliente final, el ahorrador.

Así es que los ahorradores cuentan con una magnífica oportunidad de ahorrarse honorarios por las comisiones que descontarían bancos y cajas. Incluso, para mayor comodidad, los inversores pueden contratar directamente a través de la web, con algunos requisitos mínimos, tales como un certificado digital y una cuenta en el Banco de España. Las comisiones se han convertido en un tema serio de debate, y amenaza con ir en aumento si como se prevé las entidades insisten en sacar las cuentas por la vía de las comisiones de intermediación.

En cualquier caso, y aprovechando la coyuntura que proporciona la competencia a favor del Tesoro Público, los ahorradores pueden buscar y comparar precios de intermediación de unos y otros, de bancos y cajas frente al Tesoro, a propósito de la compra de títulos de renta fija como son las letras, los bonos y las obligaciones. Hay una diferencia sustancial si estos activos se adquieren por la vía del Tesoro, que conlleva tener una cuenta en el Banco de España –sin coste- o a través de una entidad financiera. Mientras el primero no carga comisión alguna por la suscripción de uno de sus activos, una buena parte de las entidades financieras cargan entre el 0.36% y el 0,80% del nominal por la compra y amortización de letras, bonos u obligaciones, a lo que deberá añadirse el coste de mantenimiento de la cuenta corriente a la que deberá vincularse la operación de compra.

Así que, y aunque la recomendación tenga una carga fuerte de publicidad, invierta seguro, obtenga la mayor ganancia y encima no pague comisiones ¡Hágase accionista del Estado! Al menos, coyunturalmente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...