edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
06/09/2010
Las CCAA ocultan sus calendarios de emisiones
El rejol del patio de operaciones del Banco de España

El Tesoro teme una saturación de títulos de deuda pública española

Banco de España y Ministerio de Economía pueden mediar para exigir coordinación
Juan José González

Algún atisbo de confianza parece haber llegado a los mercados de financiación, no sólo debido a que estos están mostrando una ligera apertura a las empresas grandes y a las multinacionales, sino también a una mayor credibilidad de la deuda pública española, la cual tiene un peso notable en cuanto beneficia de forma directa a la financiación de las empresas y bancos privados –ambos suelen presentar los títulos del Tesoro como garantía para conseguir financiación-. Pero si el horizonte de la financiación empresarial se encuentra en trance de despejarse más aún, para el Tesoro Público español no es seguro que corra la misma suerte, o al menos, hasta que se produzca esa situación deberá superar algún problema puntual, como por ejemplo, las actuaciones en el mercado de un competidor bastante peleón –en ocasiones molesto- y que tiene en las CC AA y en los Ayuntamientos su más importante exponente.

Se suele decir que el que da primero da dos veces, lo que en los mercados de deuda equivale a afirmar que el que primero llega tiene mayores probabilidades de llevárselo en mayor cantidad y además más barato. En este mercado ser los primeros significa ser los más atractivos además de evitar correr el riesgo de una posible saturación de títulos de deuda. La jugada de Tesoro Público y ‘tesoros’ autonómicos, compitiendo en los mercados financieros, tiene su historia, la cual esta plagada de anécdotas, pero el escollo en la actualidad reside en que las CC AA y las corporaciones locales –Ayuntamientos- no terminan de dar a conocer sus calendarios de emisiones, algo que suele desconcertar al Tesoro. Éste, tras haber superado con nota su particular test de stress en julio que, como se recordará, tenía por delante unos vencimientos de casi 24.700 millones de euros, debe afrontar desde ahora hasta fin de año alrededor de 35.000 millones, cantidad con la que daría carpetazo a las amortizaciones del conjunto del presente ejercicio, unos 135.635 millones de euros.

La empresa parece alcanzable para un Tesoro que puede estar viviendo buenos momentos de estabilidad en un mercado que estuvo cerrado para los precios que habitualmente se venían consiguiendo. Sin embargo, la competencia que se espera comience a llegar procedente de las CC AA, pone en jaque los planes previstos por el Tesoro, instituto público que según apuntan algunos operadores del mercado, ya habría solicitado el auxilio tanto del Banco de España como del ministerio de Economía. La principal preocupación reside en lograr una cierta coordinación de las grandes emisiones de deuda para evitar así una previsible saturación puntual del mercado de deuda, un problema en el que podría mediar, con toda seguridad, el Banco de España y el ministerio de Economía.

Y aunque el Tesoro afirma una y otra vez que ya dispone de financiación necesaria para afrontar los vencimientos más fuertes hasta final de año, algunos operadores dudan del mantenimiento del calendario de emisiones previsto, y si bien en Economía no se pronuncian al respecto, todo indica que para evitar que los competidores ‘coyunturales’ –las CC AA y corporaciones locales- se adelanten demasiado, no se descarte alguna modificación o adelanto del plan de emisiones, que por otra parte, tiene un relativo margen de maniobra.

Como no podía ser de otra forma, el asunto reviste el máximo interés de Salgado y Ordóñez, conocedores de las dificultades de la financiación pública durante los ataques especulativos que a principios del verano, en el mes de junio, situaron el diferencial del bono español a diez años en los 264 puntos básicos y que, tras la última subasta del Tesoro, donde se consiguió bajar ese diferencial hasta los 160 p.b. no quiere desaprovechar la oportunidad de una financiación a mejor precio.

En apenas una semana, tres bancos y cajas españolas han emitido deuda en el mercado mayorista por un valor cercano a los 11.000 millones de euros. La respuesta ha sido buena, confirmando que tras la publicación de las pruebas de stress bancarias –de cuya utilidad ya casi nadie duda- el mercado ha terminado por convencerse de que las cifras cantan bien para los bancos españoles. El escenario puede decirse que es mejor, pero el actual es muy bueno para las empresas y Estado que quieran –y se atrevan sobre todo- a invertir, para lo cual parece que están solicitando al mercado nuevos recursos y consiguiendo captarlos a precios que ya quisieran en otros tiempos.

Desde mayo pasado, la sequía en los mercados de financiación hizo temer lo peor a empresas y sector público español, una situación que cambió notablemente en julio cuando Popular, Banesto, Sabadell, La Caixa y Telefónica entre otras, consiguieron la mayor parte de la financiación solicitada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...