edición: 2851 , Jueves, 21 noviembre 2019
16/06/2009

El ‘triángulo de las Bermudas’ socialista se come la eólica marina en Cádiz

Moncloa la castigó al olvido en brazos de la demora legislativa de Industria y de dos años de retraso en el calendario de Elena Espinosa. Tanto, que cuando Miguel Sebastián despejó por fin el mapa de la energía eólica marina, ya había ocho proyectos por más de 4.000 millones de euros sobre la mesa del Ministerio de Industria buscando la luz verde para subirse al viento de la costa gaditana. Pero el sudoku del mapa andaluz les cercena aún el horizonte del litoral jandeño a Acciona, Iberdrola y Capital Energy. El nuevo mapa eólico blinda el Estrecho de Gibraltar y entrega a la niebla del desencuentro la costa en torno a Trafalgar. Madrid, Sevilla y las autoridades locales juegan al baile de las confusiones: el Gobierno abre la carrera, pero sigue sin delimitar las zonas condicionadas. La Consejería de Innovación mira a Moncloa y les pone la alfombra roja de la retórica a los parques eólicos marinos, pero digiere el estandarte de Manuel Chaves y no les abre la puerta de las licencias a las empresas. No, al menos, mientras la Diputación socialista no cambie de opinión, o mientras Rodríguez Zapatero no aclare cuál es el mantra oficial. Estaba llamada a ser -con el proyecto de Mar de Trafalgar, pendiente de aprobación desde 2004- la plaza de la puesta de largo de la eólica marina en España, pero la provincia promete convertirse en otro sarcófago de la resurrección del sector.

Los promotores eólicos se han lanzado en Cádiz con ocho de los 32 proyectos de parques eólicos 'off shore' que ha recibido el Ministerio en toda la península. Una carrera que Sebastián y Espinosa abrieron después de dos años en el congelador de Industria y Medio Ambiente. Cuentan con una plataforma continental de suave pendiente, un régimen de vientos fuentes y uniformes y el desarrollo de una industria eólica que se ha duplicado en la provincia en el último año. Con 59 centrales eólicas y una potencia superior a 1.000 megavatios, Cádiz es el líder regional de la eólica –tiene el 53% del total andaluz- en una Comunidad Autónoma que alcanza ya el 30% de su producción con renovables y que ha liderado el crecimiento eólico en España por segundo año consecutivo. Pero a los proyectos presentados en tierras gaditanas -repartidos entre Chipiona, Chiclana y el entorno de Trafalgar- no les acompañan los vientos de Moncloa y el Palacio de San Telmo. Menos aún, los de los ayuntamientos y las diputaciones socialistas de la zona.

Una ventanilla única en Madrid tramitará los planes, al margen de las comunidades. Pero las empresas creen que los permisos para las líneas de evacuación y otras cuestiones urbanísticas harán inviables estos aerogeneradores contra la voluntad de los Gobiernos regionales. De espaldas al beneplácito de Chipiona, la Diputación de Cádiz (con el PSOE y el PP a dúo) le hace ‘ojitos’ a la plataforma que -con los ayuntamientos de Vejer, Conil y Barbate al frente- se empeña en su rechazo absoluto a las instalaciones eólicas marinas en la zona de Trafalgar. No es la primera vez: ya en septiembre de 2007 coreografió en la galería pública su repudio a los molinos marinos. Pero esta vez lo hace a contrapié de Industria, con la carrera de las instalaciones ya en marcha. Y con el viento de cara de la retórica del Consejero de Innovación, Martín Soler, que ha hecho de la eólica en la provincia una bandera de su proyecto económico “Andalucía Sostenible”, pero no quiere ponerle sus apellidos al estreno de las nuevas instalaciones. No darán luz verde a Iberdrola, Acciona o Capital Energy. No al menos sin consenso social y político en la zona y sin haber oído la voz de Zapatero y el presidente Griñán. Y, por ahora, los dos acunan a dúo el silencio de la eólica off shore. No sólo la gaditana.

La pelota sigue en el tejado del Gobierno. La publicación del mapa eólico ha reducido la incertidumbre sobre los proyectos eólicos marinos, pero no desbloquea el trámite. Industria se enfunda los condicionantes. Amasa ahora la demora de la caracterización de las zonas limitadas.  Las empresas siguen con las manos atadas hasta que los técnicos de Miguel Sebastián delimitan la ‘letra pequeña’ de las áreas en las que está permitido instalar molinos, desde Sanlúcar hasta Barbate. La potencia mínima de los parques será de 50 megavatios y está por decidir cuál sea la máxima que se podrá instalar en el área de mayor interés. Cinco proyectos esperan en Trafalgar a que el Ministerio defina la cantidad de energía máxima evacuable a través de las redes eléctricas de transporte y a que dimensione la incidencia que un proyecto eólico marino tendría sobre ese entorno. Un trámite sin el que no podrá ver la luz ninguna adjudicación por concurso público. No llegarán, en el mejor de los casos, antes de cuatro años.

LA EÓLICA MARINA RESUCITA TARDE

Aún faltan hasta cuatro años para que los promotores vean alguna instalación en pie en un sector que estaba llamado a ser el primero de Europa. Y, con Galicia a la cabeza, más de una CCAA quiere las llaves de la eólica marina, cierra la puerta a los planes de Industria y levanta las lanzas de la rebelión contra los molinos 'off shore'. El ministro de Industria se consuela en la potencia teórica de las costas españolas. Industria intenta hacer pasar -al menos a los ojos de la Casa Blanca- como ya digerido lo que, gracias a dos años de demoras del ministerio, no llegará, al menos hasta dentro de cuatro años. Aunque España es el tercer país del mundo con mayor capacidad instalada de energía eólica terrestre y una de las geografías con más costa de la UE y a pesar de que cuenta entre sus empresas con varios referentes mundiales en tecnología eólica- tanto en fabricación de turbinas y componentes, como en promoción y explotación de parques y servicios auxiliares- no tiene aún ningún parque eólico marino.

El retraso en los 5.000 megavatios de eólica 'off shore' que promete ahora Sebastián tiene más de un padre y no son precisamente las empresas del sector, que hace más de un lustro le han tenido que parar los caballos a proyectos por más de 7.000 Mw en en Cádiz, Huelva, Almería, Murcia (La Manga), Castellón, Tarragona, Galicia y Canarias. La demora legislativa y el mapa de zonas para aerogeneradores que se le atascaba a Industria han frenado durante dos años  al menos dos grandes proyectos de Iberdrola Renovables -líder en producción eólica mundial- por al menos 3.000 Mw, uno de Acciona en el Golfo de Cádiz por 1.000 Mw y el horizonte de las demás. Han tardado más de dos años y no pasarán menos de otros cuatro antes de que llegue la hora de la verdad y haya alguna instalación de este tipo en funcionamiento en España. A partir de ahora, los promotores de estos parques que presenten una solicitud deberán recorrer un largo camino administrativo y técnico para lograr las concesiones. Un trayecto que aún el ministerio no ha demarcado con detalle. La propuesta de Industria establecería unas primas para la eólica marina inferiores a las aplicables a la terrestre.

La Asociación Eólica Española no tiene todavía claro qué entiende Industria por “zonas con condicionantes” y repudia la obligación de realizar ofertas a la baja por parte de los promotores, un sistema ya rechazado en otros países, que puede acabar por emparedar a las empresas entre la tentación de la competencia y el muro de los costes, muy variables en proyectos que requieren largo plazo de desarrollo. Iberdrola y Acciona son líderes europeos en eólica pero por más que los 7.000 Mw pendientes estén ahora más cerca de la voluntad de Industria, no les han dejado más remedio que hacer músculo en las granjas off shore británicas y en los vientos marinos de Blair. Ambas se baten en el duelo por Crown, pero los de Sánchez Galán ya hace años que se ponen cómodos  en tierras de su británica majestad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...