El varapalo de Europa al Impuesto sobre Sucesiones reabre el
edición: 2537 , Miércoles, 22 agosto 2018
04/09/2014
Imperfecciones del sistema tributario

El varapalo de Europa al Impuesto sobre Sucesiones reabre el debate sobre un mapa fiscal `injusto´

Una sentencia del Tribunal de Justicia ve discriminatorio que el tributo sea más caro para los no residentes
Los internautas critican las enormes diferencias en su pago en función de cada autonomía y piden una unificación a la baja
ICNr

El Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) sigue cargando contra la ilegalidad de ciertas prácticas del Derecho español. Primer fue el caso de los desahucios y el procedimiento de ejecución hipotecaria, luego llegó el varapalo al céntimo sanitario –con devolución de cuotas pagadas indebidamente incluida- y, desde ayer, también el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se encuentra en la lista de contenidos que el legislador nacional tendrá que modificar. Las diferencias abismales entre lo que se tributa en cada comunidad autónoma y el cierre de ciertas ventajas fiscales para los ciudadanos comunitarios no residentes se ha convertido en el detonante de una situación discriminatoria hacia ciertos ciudadanos, en contra de la libre circulación de personas y  capitales. 

En concreto, el TJUE se pronunció ayer sobre el ajuste del Impuesto al Derecho comunitario, y lo hace con un nuevo golpe al sistema tributario español: según su sentencia, España ha incumplido con sus obligaciones al permitir que se establezcan diferencias en el trato fiscal de las donaciones y las sucesiones entre los causahabientes y los donatarios residentes y no residentes en España, entre los causantes residentes y no residentes en España y entre las donaciones y las disposiciones similares de bienes inmuebles situados en territorio español y fuera de éste.

El fallo responde a una denuncia presentada en 2011 por la Comisión Europea, en la que considera que el Impuesto obliga a los no residentes a pagar más que a los residentes, que son los únicos que pueden beneficiarse de las ventajas fiscales concedidas por las comunidades autónomas. 

En concreto, la crítica parte del hecho de que, en España, el Impuesto sobre Sucesiones es un tributo estatal, aplicable en todo el territorio nacional (salvo en el País Vasco y de Navarra, que tienen su propia normativa). Sin embargo, está cedido a las comunidades autónomas, de modo que éstas pueden aprobar normas propias que complementen o sustituyan a las estatales. Así, cada autonomía puede alterar los elementos de la liquidación del impuesto, posteriores a la determinación de la base imponible (reducciones de la base imponible para determinar la base liquidable, tarifa de gravamen, coeficientes multiplicadores por el patrimonio preexistente y de las deducciones y bonificaciones de la cuota tributaria). 

El resultado es la existencia de unas ventajas fiscales a veces muy cuantiosas que no se pueden aplicar a ciertos ciudadanos por una cuestión de residencia o de territorio en que se encuentra el bien donado o heredado. Eso sí, la sentencia no entra directamente en las diferencias que existen entre una comunidad u otra, aunque, a juicio de los analistas –y de la opinión pública-, cabe concluir que la lectura es idéntica: si las diferencias entre residentes y no residentes comunitarios son discriminatorias, también deben serlo las existentes entre las distintas comunidades autónomas.

DIFERENCIAS INJUSTIFICADAS

En este sentido, los lectores criticaron ayer cifras como la hecha pública por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf-Regaf) -órgano especializado del Consejo General de Colegios de Economistas de España- en su informe `Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2014´. El análisis constata que las diferencias alcanzan más de 162.000 euros para una herencia de 800.000 entre las comunidades donde el impuesto es más `caro´ y donde es más económico. 

Con todo, a los ciudadanos les asusta el replanteamiento del tributo que pueda surgir de la mano del legislador, ya que la norma base –que se usa por defecto siempre que no exista una normativa autonómica aplicable- promete convertirse en la nueva `vara de medir´, y ello no beneficia precisamente a los contribuyentes. 

Así, acercarse a ejemplos como el de Andalucía o Extremadura –las comunidades donde más caro resulta el impuesto- no ayuda a solucionar el problema. `La sentencia declara ilegal que un no residente en España pague más que un residente, al no poderse aplicar aquél las bonificaciones autonómicas. Ahora, la cuestión es qué bonificaciones autonómicas se van a aplicar a los no residentes: ¿las de Madrid, donde casi no se paga el impuesto, o las de Andalucía, donde puede llegar a pagarse una fuerte cantidad -por poner dos ejemplos que conozco-? Urge una unificación a nivel nacional del Impuesto sobre Sucesiones´, señaló un lector. Es más, `es paradójico que un Tribunal Europeo determine que no se puede discriminar a un extranjero, cuando dentro de nuestro país hay una discriminación tremenda entre residentes de diferentes comunidades autónomas. 

Para los lectores, no se entiende que la reciente reforma fiscal no haya `metido mano´ a este problema en profundidad, como tampoco lo ha hecho, señalaron, con el caso del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos Urbanos -más conocido como plusvalía-, cuyo hecho imponible permanece intacto a pesar de que la crisis ha puesto de manifiesto que su razón de ser –el aumento del valor del terreno por el simple paso del tiempo- no siempre se cumple. 

Los internautas reabrieron el debate sobre la justicia del tributo en sí mismo, al que acusan de ser en muchos casos desproporcionado. `Hablemos con propiedad: un impuesto grava la obtención de una renta, cosa que no existe cuando se hereda o se dona algo. En España lo que existe es una leva de sucesiones y donaciones, puesto que tiene carácter confiscatorio´, sentenció un lector. `Lo que es una vergüenza es la propia existencia de este asalto al magro bolsillo de las clases medias; que tengas que pasar por caja (con o sin bonificaciones) cuando se muere tu padre y luego, por segunda vez, cuando muere tu madre, es propio de un sistema inmisericorde con la plebe; ni en la Edad Media los señores feudales eran tan crueles. Y ahora, además, parece ser que Montoro elimina los coeficientes de abatimiento para el cálculo del valor de los inmuebles´, criticó otro. 

En cualquier caso, lo que está claro para la opinión pública es que lo que es discriminatorio para los extranjeros lo es también para los nacionales: `Según la sentencia del Tribunal Europeo, el imponer un impuesto de acuerdo con el lugar de residencia es prohibitivo y discriminatorio. En España con 17 Parlamentos autónomos, se tiran todo los días discriminando a los ciudadanos en virtud al lugar de residencia, con lo que impide la libertad de circulación de las personas en todos los sentidos, incluidos los sanitarios, la educación, la seguridad, la Justicia, etc.´, criticó un lector.  

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...