edición: 2705 , Viernes, 26 abril 2019
10/03/2019

El automóvil ya responde

Las declaraciones de galería, los brindis al sol, el envío de mensajes al mercado (el de los consumidores que compran los coches) en resumen, la disparata y mal razonada política del Gobierno en asuntos industriales, ya ha surtido efecto. Y lo ha sido para mal, pues sólo en este sentido cabe interpretar el descenso en las ventas de automóviles en los dos primeros meses de este año en cuantía, nada despreciable del 8%. Parece como si España fuera de repente una de esas economías adelantadas a su tiempo sobrada de capacidad y recursos económicos y financieros como para montar una industria alternativa a, nada menos, que al sector del automóvil.

Si bien es razonable que la tendencia apunta a la puesta en marcha de nuevas políticas medioambientales, preocupadas por la sostenibilidad de los productos que salen de nuestras fábricas, tan razonable debería ser la gestión de la política industrial con unas decisiones acertadas y ajustadas a los objetivos, a los criterios señalados del medioambiente y de la sostenibilidad. Una puesta en marcha de iniciativas que debería evitar la agresividad y la sinrazón, pues, como las que ha mostrado el Gobierno -léase respecto al diésel- van en sentido contrario a lo razonablemente esperado.

Por otro lado, que la oportunidad de los cambios tecnológicos, que ya empiezan a ser habituales en muchos modelos de automóviles, constituyan una buena base para el desarrollo futuro de la industria del motor instalada en España, no debería obstruir la normal marcha de las ventas en el mercado interior como consecuencia de decisiones desafortunadas y perjudiciales para el sector, sino todo lo contrario. Pues bien, la respuesta a tan funesta política de cambio medioambiental del Gobierno (al menos, en materia del motor) es esa caída del 8% en las ventas de coches.

Es probable que algunas posiciones actuales de los contructores establecidos en España se encuentren ahora mismo en fase de revisión y que, como los planes para reducir hasta cinco mil trabajadores en la plantilla de Seat, o la posible salida de Nissan de Cataluña (aprovechando los avatares de la coyuntura política local) sean el reflejo de problemas puntuales, de caída de producción o de ajustes temporales, pues de lo contrario, habría que pedir responsabilidades al Gobierno. El próximo Ejecutivo deberá clarificar su apuesta industrial por este sector y no su utilización como bandera de su política ecológica que, visto lo visto, conduce a una caída en las ventas, a ajustes y quién sabe si una retirada de algún constructor.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...