edición: 3102 , Viernes, 4 diciembre 2020
23/10/2020
banca 

El banco central de Turquía mantiene el tipo de los ’repo’ y la lira turca cae un 2% ante el dólar

Los inversores esperaban que el emisor mantuviera la línea de una política monetaria ortodoxa
Carlos Schwartz
El Banco Central de Turquía anunció que mantendrá sin cambios los tipos de interés para los créditos con garantía de activos a una semana y la reacción inmediata de los mercados de cambios fue atacar a la lira turca que cayó un 2% ante el dólar. La decisión dejó claro a los analistas que el gobierno de Recep Tayip Erdogan no piensa dejar al Banco de Turquía en manos de sus técnicos y que la política monetaria la dicta el Gobierno desde Ankara. El año pasado el presidente destituyó al Gobernador del banco central tras serios enfrentamientos en torno a la política monetaria. Erdogan es partidario de bajos tipos de interés para acelerar la actividad económica del país sobre la base del crédito barato como ha hecho en periodos previos a  pesar de una alta tasa de inflación. Esa política monetaria le ha servido para amortiguar el severo golpe económico montado sobre las espaldas de la Covid-19, pero al mismo tiempo ha generado serios problemas al tipo de cambio de la lira turca. La presión internacional para una devaluación de la lira, es decir un ajuste a la baja y un incremento de tipos de interés para atraer capitales, se hace sentir nuevamente con intensidad. En la última semana de julio la moneda recibió un duro golpe en su cotización frente al dólar a pesar de la política de intervención ordenada por el banco central para sostener la moneda.
De acuerdo con las estimaciones de los operadores del mercado de divisas los bancos del Estado vendieron entonces a razón de 1.000 millones de dólares al día en un intento de serenar los mercados de cambios. Desde entonces el gobierno ha entablado una dura lucha para evitar que la paridad supere las 7 liras por dólar. Sin embargo, tras el fracaso de las intervenciones en el mercado, en septiembre el banco central elevó en dos puntos del 8,25 al 10,25 el tipo de interés de los préstamos con garantía de bonos a una semana, los denominados 'repo', sin que lograra estabilizar la lira pero despertando la expectativa de que la moneda se mantuviera frente al dólar si esa política se sostenía en el tiempo. Al dejar los tipos de interés sin cambio esta semana provocó la venta masiva de liras contra dólares por parte de los operadores de los mercados de cambios.

En realidad el banco emisor ha optado por intentar endurecer la política monetaria, y de hecho lo ha logrado, elevando el coste de financiación de los bancos por una puerta trasera. Se trata de la ventana de liquidez cerca de la hora de cierre del mercado a la que acuden los bancos cuando hay tensión para cubrir posiciones. Con este mecanismo y el incremento de tipos de septiembre Turquía ha llevado el precio del dinero para las entidades financieras a su punto más alto desde diciembre pasado. Pese a ello la reacción en los mercados ha sido adversa. Para las corporaciones turcas cada caída en el tipo de cambio es un golpe severo porque están endeudadas en dólares hasta extremos difíciles de soportar y deben pagar el servicio de la deuda y su amortización en moneda dura mientras la lira tiende a bajar. Esto ha llevado a que una parte de los empresarios presionen al gobierno para que este asuma la garantía de la deuda en divisas.

La estrategia de endurecer la política monetaria mediante una ventana de liquidez es un subterfugio que evita adoptar decisiones más dramáticas como un incremento en los tipos de referencia del país. El Gobierno de Erdogan ha ensayado múltiples formas de operar por vías indirectas como el cierre del mercado de 'swaps' en su moneda en Londres. El hecho es que la lira ya ha superado la barrera de 7 por dólar y está cerca de las 8 por dólar, nivel que ha tocado esta semana transitoriamente, para cerrar a 7,963 por dólar. Los analistas de los mercados de cambios señalan que un incremento de tipos como el de septiembre habría dado una señal clara al mercado, lo que no se logra con la decisión de esta semana. El coste de financiación de los bancos en septiembre en la ventana de liquidez ya era del 10,6% es decir más alto que el incremento de 2 puntos que dejó los 'repo' en el 10,25%. Lo que los operadores del mercado temen es una crisis de la lira como la de hace dos años que desemboque en una devaluación fuerte.

El importante déficit por cuenta corriente del país y la tasa de inflación que supera con holgura el objetivo oficial del 5% hacen que los tipos de interés reales sean muy bajos y en algunas oportunidades negativos. Esto socava la posición de la moneda. Por otro lado la intervención directa en el mercado no ha surtido efecto y ha tenido como consecuencia la pérdida de 78.000 millones de dólares de las reservas del sistema bancario y el banco central que al final paga la factura de la salida de capitales del país, de acuerdo con estimaciones del banco de negocios Goldman Sachs. La agencia de calificación Moody's advirtió este año que el país se acerca de forma peligrosa a una crisis económica de mucha entidad y rebajó la calificación de crédito del país a niveles más profundos de bonos basura. 

El Gobierno destituyó en julio del año pasado al gobernador del banco central, Murat Cetinkaya, por discrepancias sobre el ritmo de incremento y la política de tipos de interés. El gobernador fue sustituido por su segundo, Murat Uysal, quien es considerado por los medios financieros del país como un funcionario al dictado del palacio de gobierno en Ankara lo que ha restado toda credibilidad al instituto emisor. Erdogan ya destituyó en 2018 al ministro de Economía para poner en su lugar a su yerno Beirat Albayrak que se convirtió en la polea de transmisión de las ideas económicas del presidente. En 2018 la lira sufrió una devaluación del 30% y la caída de la moneda precipitó al país en una recesión. Los analistas consideran que el país se dirige a golpes de timón contradictorios hacia una nueva crisis monetaria en los mercados de cambios.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...