edición: 3004 , Martes, 7 julio 2020
20/04/2020

El Banco de España estima una caída del PIB de entre el 6,6% y el 13,6%

ICNR
El supervisor financiero calcula un descenso del PIB "sin precedentes" en 2020 y una recuperación rápida en 2021.
El supervisor financiero realiza un ejercicio de previsión basado en tres escenarios diferentes, en el que utiliza dos metodologías, la segunda de las cuales incluye los efectos de las medidas políticas aplicadas para paliar la crisis.

Los efectos económicos de la pandemia del coronavirus apuntan a retrocesos del producto interior bruto (PIB) español en el 2020 "sin precedentes" en la historia reciente española, según pone de manifiesto el Banco de España su boletín económico publicado bajo el título, 'Escenarios macroeconómicos de referencia para la economía española tras el Covid-19'.

El resultado es una caída muy significativa del PIB en el 2020 con el primer análisis basado en la evolución de la oferta que iría del 6,6% en el escenario más favorable, en el que el confinamiento se extiende durante ocho semanas, a uno menos favorable, en el que se alarga a 12 semanas y cuyo efectos sobre el crecimiento sería del 13,6% en el 2020. En medio se fija un tercer escenario de ocho semanas, en el que se registraría un descenso del PIB del 8,7%.

Sin duda, la evolución de la economía española como consecuencia de la pandemia no tiene referentes cercanos en el tiempo. La repercusión es mayor que la que la crisis financiera tuvo en el 2008. Destaca el informe que el impacto de la reducción de la actividad productiva se ha dejado notar una caída de afiliados a la Seguridad Social de casi 900.000 personas (un 4,6% del total) en marzo. Y asimismo, un número muy elevado de trabajadores se habría visto afectado por expedientes de regulación temporal de empleo.

La alteración de la actividad y la pérdida de puestos de trabajo han dado lugar a una pronunciada contracción de la demanda interna. Las previsiones del Banco de España contemplan una evolución de la tasa de paro desde el 13,7% del 2019 a una franja que va del 18,3% --en el supuesto más benigno-- al 21,7%, en el peor de los escenarios. El análisis contempla también un incremento de la deuda pública del 96% del PIB del 2019 a un 122%, en el caso más adverso. Y un déficit público que podría alcanzar el 11% del PIB en el peor de los casos.

No obstante, el Banco de España considera que el efecto negativo tendrá un horizonte temporal corto. "Si bien su magnitud es muy sensible a los supuestos de partida, sobre cuya verosimilitud existe mucha incertidumbre. Una vez superada la fase más aguda de crisis a corto plazo, la actividad comenzaría a recuperarse a un ritmo que en todo caso dependerá de la percepción del riesgo sanitario en los próximos meses y de la capacidad de reactivación de la parte del tejido productivo más dañada por el actual parón de la actividad", señala.

El Banco de España, utiliza dos metodologías de análisis para poder contemplar una perspectiva de la situación más completa y las expectativas de recuperación. El segundo enfoque, basado en la realización de simulaciones de distintos escenarios con el modelo trimestral del Banco de España (MTBE), utilizado habitualmente para la realización de las proyecciones macroeconómicas, permite afrontar una visión más detallada ya que incorpora en el análisis el impacto esperado de las actuaciones de política económica puestas en marcha para contrarrestar los efectos de las medidas de contención de la epidemia. Según esa segunda visión, los escenarios sería ligeramente diferentes, pero también negativos.

En el primer caso, en el que se conseguiría evitar una pérdida duradera del empleo, por las medidas aplicadas, la caída sería igualmente del 6,8% en el 2020 y la recuperación del 5,5% en el 2021. En el segundo escenario, en el que un buen rde empresas no logran evitar que los problemas de liquidez se transformen en problemas de solvencia, la caída del PIB sería del 9,5% y la recuperación del 6,1%. En el tercer caso, en el que una cierta proporción de empresas (mayor que en el escenario 2) no logran evitar que las dificultades de liquidez se transformen en problemas de solvencia, la caída llegaría hasta el 12,4% del PIB, aunque la recuperación posterior se sitúa en el 8,5%.

De cara al 2021, cabe esperar que la economía española recupere una parte significativa, pero no completa, del flujo de actividad y empleo que se esperaba antes de la pandemia. El informe subraya "la naturaleza provisional de estos cálculos", que tendrán que ser revisados en los próximos meses.

Se destaca que la profundidad de la crisis económica dependerá de factores como la duración del confinamiento, las características de la transición hacia la normalidad y el éxito de las políticas económicas en limitar la persistencia de los efectos sobre la actividad y el empleo. En todo caso, significa que se espera un repunte desde la segunda mitad del año que dará pie a una recuperación notable en el 2021.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...