edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
06/05/2020

El Banco de España señala la subida de pensiones y del salario de funcionarios el motivo del alza del déficit en 2019

ICNR
Un informe del banco sobre la evolución de la economía española en 2019, destaca que el nivel de déficit público, que cerró el pasado año en el 2,8% del PIB, que supuso un empeoramiento respecto a 2018 por primera vez en una década, debido al aumento de las pensiones y del salario de los funcionarios.
En concreto, el déficit del conjunto de las administraciones públicas aumentó en 2019 hasta el 2,8% del PIB, lo que supone su primer aumento desde el año 2009, empeoramiento que atribuye al incremento de los gastos mayor que el de los ingresos, consecuencia, principalmente, de las medidas adoptadas en el primer trimestre de 2019.

El informe detalla que los mayores incrementos se dieron en las prestaciones sociales, que crecieron un 6,3% por el aumento de las deducciones familiares y las prestaciones de desempleo, y por la revaloración de las pensiones con el IPC, así como en la remuneración de asalariados, que se incrementó un 5,3%, como consecuencia del aumento salarial acordado con los sindicatos para los trabajadores del sector público.

Todo ello provocó, indica el Banco de España, una aceleración del crecimiento del gasto público primario (sin atípicos) hasta el 5%, la tasa más elevada desde 2009, y muy por encima del crecimiento nominal de la economía.

Asimismo, destaca que el aumento del déficit estructural en 2019 refleja el "carácter expansivo" de la política fiscal en 2019. De acuerdo con sus estimaciones, el nivel de déficit estructural se habría deteriorado en este ejercicio en 1 punto del PIB, hasta situarse en un nivel cercano al 3% del PIB.

Por lo tanto, afirma que en 2019 se habrían compensado las "modestas mejoras" acumuladas en los años anteriores, volviendo a un nivel similar de déficit estructural al estimado para 2015-2016.

"Ello es indicativo de que la reducción observada en el déficit público durante la última fase de recuperación se habría debido fundamentalmente al efecto del ciclo económico y a la disminución de la carga de intereses", advierte el Banco de España.

En este sentido, apunta que la Comisión Europea requería de España una reducción de su déficit público estructural de 0,65 puntos porcentuales del PIB en 2019 y un crecimiento anual del gasto de las administraciones públicas inferior al 0,9%. "Los datos de cierre de 2019 muestran que se habrían incumplido ambos requerimientos", subraya el Banco de España.

No obstante, recuerda que tras el inicio de la crisis sanitaria derivada de Covid-19, la Comisión ha decidido congelar temporalmente el marco de reglas que conforman el Pacto de Estabilidad y no exigir su cumplimiento hasta que la economía se recupere de los efectos de la pandemia.

Además, el instituto emisor afirma que como consecuencia de la crisis sanitaria, el déficit público experimentará en 2020 un aumento "muy significativo", debido tanto a las medidas discrecionales adoptadas como a la acción de los estabilizadores automáticos.

Por otro lado, el Banco de España destaca que la economía española mantuvo un comportamiento expansivo en 2019 (+2%), si bien su ritmo de crecimiento fue algo inferior al de 2018 (+2,4%), por el menor dinamismo de la demanda interna, que contrarrestó el repunte de la contribución del sector exterior.

"Con todo, la economía española presentó mayor resistencia al deterioro del entorno exterior que el área del euro, de manera que conservó un diferencial de crecimiento positivo", resalta la autoridad monetaria, que añade que las presiones inflacionistas se mantuvieron contenidas, a pesar del ascenso de los costes laborales unitarios.

El banco señala que la economía española presentaba a principios de 2020 una trayectoria de moderación gradual del ritmo de su crecimiento, perspectivas que se han visto "completamente alteradas" por la crisis sanitaria del Covid-19, que afecta "con virulencia" a un número muy amplio de países, incluida España, e implica una "disrupción muy severa" de la actividad económica, cuya duración e intensidad está rodeada actualmente de una "gran incertidumbre".

Por su parte, afirma que el empleo siguió aumentando (+2%), aunque a un ritmo inferior al de años anteriores (+2,7% en 2018), de forma que la tasa de desempleo se redujo hasta situarse en el 13,8% a finales de año.

En este sentido, apunta que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) del 22% en 2019 tuvo un mayor impacto en determinados colectivos y apunta que se produjo una mayor desaceleración del empleo entre los menores de 30 años, especialmente en aquellos de entre 16 y 19 años, y una peor evolución del empleo en las comunidades y provincias con más presencia de colectivos con mayor incidencia del SMI.

El Banco de España identifica una serie de vulnerabilidades de la economía española ante perturbaciones negativas, como el elevado nivel de deuda externa, las altas tasas de desempleo, la "atonía" de la productividad y el elevado endeudamiento público, lo que limita su capacidad de crecimiento potencial.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...