edición: 2824 , Lunes, 14 octubre 2019
03/04/2019

El Banco de Inglaterra afina los mecanismos de apoyo en caso de un Brexit sin acuerdo el día 12

El banco emisor británico refuerza las líneas de liquidez en euros y mantiene la alerta por los tipos
Carlos Schwartz
El Banco de Inglaterra mantiene desde el mes pasado subastas suplementarias semanales de libras y de euros para los bancos de la plaza local con el objetivo de que puedan hacer frente a cualquier tensión ocasionada por la proximidad de la fecha límite de la separación de la Unión Europea. El jefe negociador para el Brexit de la Unión Europea (UE) Michel Barnier señaló en Bruselas que la posibilidad de una ruptura sin acuerdo “se hace cada día más probable”. El funcionario de la Comisión Europea (CE) señaló que la primera ministro británica, Theresa May, debería ser muy convincente respecto de sus planes para obtener de la UE una prórroga larga, en la medida que ello daría a Reino Unido la posibilidad de participar en la elección de parlamentarios europeos y autoridades de la CE, algo que calificó de inédito. El fracaso de May esta semana por tercera vez en el parlamento para lograr el apoyo a su plan la deja con un margen sumamente estrecho para alcanzarlo en lo que resta hasta la fecha límite del 12 de abril. 
Esta fecha fue pactada en vísperas del límite impuesto por el Tratado de Roma del 29 de marzo. El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, esbozó ante la comisión parlamentaria del Tesoro con mayor precisión cuál puede llegar a ser la política de tipos de interés en el caso de una salida sin acuerdo. Hasta esa comparescencia aclaratorio el funcionario había señalado que era imposible determinar en qué dirección se moverían los tipos de interés en un episodio como el que ahora se perfila. 

Los economistas señalaron al respecto que en el caso de que la economía no pudiese atender a la demanda, es decir se registrara un bloqueo por el lado de la oferta al mercado, una bajada de los tipos de interés lo que haría sería fomentar la inflación. El Gobernador ha sido recientemente más preciso ante los parlamentarios al especificar que el Comité de Política Monetaria del banco emisor aportará toda la ayuda que sea posible si se da un escenario de salida sin acuerdo y sin periodo de transición. El mensaje estaba destinado a calmar las tensiones que la evolución política del país ha despertado en los medios financieros.

El Banco de Inglaterra (BdI) y el Banco Central Europeo (BCE) tienen un acuerdo desde la crisis financiera internacional, pactado en 2008, por el cual se garantiza liquidez en euros al emisor británico. Este acuerdo fue activado ahora en la perspectiva de una salida precipitada, teniendo en cuenta que en el camino hacia esa posible perspectiva se puede registrar “una significativa volatilidad de los mercados”, de acuerdo a la definición de un alto funcionario del BdI. 

La línea de liquidez extraordinaria del BCE es complementaria de una para el dólar con la Reserva Federal. Las facilidades para ambas divisas consisten en líneas de swap. La línea de swap en euros activada ahora fue definida como una medida “suplementaria de prudencia por precaución” destinada a asegurar que los mercados financieros funcionen con la adecuada tranquilidad hasta que el Brexit se materialice, de acuerdo con las minutas del Comité de Política Financiera del BdI. El banco emisor sostiene que el sistema financiero del país tiene suficiente solvencia y colchón de capital -buffer- como para soportar los peores efectos de un Brexit violento que permitirían a los bancos sobrevivir varios meses, incluso si se ven bloqueados respecto de los mercados de financiación.

Pese a ello el banco central advirtió que el abandono de la UE sin acuerdo y sin periodo transitorio de forma perentoria ocasionaría muy probablemente una turbulencia importante en los mercados. El Comité de Política Financiera señaló que los mercados ya estaban descontando el riesgo de movimientos fuertes en la cotización de la libra, acciones, bonos, deuda corporativa y en el coste de financiación de los bancos.

“La estabilidad financiera no garantiza la estabilidad del mercado o de la economía”, señaló Mark Carney ante el comité de asuntos económicos en la cámara de los lores recientemente. De acuerdo con Carney las medidas adoptadas por el Gobierno, incluyendo las adoptadas para evitar disrupciones en las fronteras han reducido el impacto potencial, pese a lo cual esperamos que “haya materialmente un impacto de choque económico”.

De acuerdo con el BdI se han adoptado medidas para evitar los principales riesgos de disrupción para las aseguradoras, gestores de activos, y las cámaras de compensación y entidades centrales de contrapartida. Pero estas medidas no pueden evitar que haya alteraciones serias en los mercados mayoristas, en la medida que la mayoría de los bancos europeos, gestoras de activos y aseguradoras, que mantienen operaciones con entidades con su base en Londres, no estaban aun listos para trasladar sus operaciones a una entidad con base en la UE. “Tendrá que haber un fallo de Europa para determinar si esta regla deberá ser impuesta”, dijo el Gobernador. 

El Comité de Política Financiera describió otros efectos que pueden afectar a la UE, pero que pueden refluir hacia el Reino Unido. Entre ellos está el trato que se de a 20 billones nominales de contratos de derivados negociados de forma privada entre bancos y que tienen vencimiento a partir del presente mes de abril. Las autoridades en Bruselas y el BCE no dan a las advertencias del BdI sobre el mercado de derivados y contratos de seguros la misma importancia y consideran que son exageraciones o afirmaciones dudosas.

La principal preocupación dentro de la UE es la posibilidad de quedar aislados de los mecanismos de compensación de derivados en euros, un mercado que existe casi exclusivamente en Londres. La UE ha extendido licencias con duración de un año para asegurar que los partícipes de esos mercados tengan acceso a él y no se registren disrupciones para la compensación de derivados tras la separación entre Londres y Bruselas.

Por su parte, el Banco de Inglaterra advirtió de que la demanda por activos con base en el Reino Unido va a debilitarse, porque de acuerdo con la legislación vigente en la UE deberán ser tratados como inversiones en terceros países cuyos requisitos en términos de cobertura son más duros. Sin embargo, señala, los inversores europeos tienen menos del 10% de la deuda pública o renta fija y menos del 15% de la deuda bancaria del Reino Unido.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...