edición: 3005 , Miércoles, 8 julio 2020
24/04/2020
banca 

El BCE abre un paraguas para la banca ante el grave deterioro de la deuda corporativa que descuenta

Las previsiones son de una continuada degradación de los bonos corporativos a lo largo de 2020
Carlos Schwartz
El Banco Central Europeo (BCE) decidió aceptar deuda degradada en sus mecanismos de descuento para dar liquidez a la banca contra la pignoración como garantía de activos de mercado que antes excluía. Es decir que está dispuesta a aceptar deuda corporativa con calificación por debajo de lo que se considera grado de inversión, es decir el 'BBB', que domina en este segmento ya que los 'A' han pasado a la historia con escasas excepciones. La decisión se adoptó en una videoconferencia no programada del consejo ejecutivo del banco. Algunos analistas han considerado que la medida está relacionada con el deterioro de las primas de riesgo de Italia y España que en las últimas dos semanas han repuntado, con nuestro país en los 150 puntos por comparación con el bono alemán a 10 años. Esta es una hipótesis poco probable porque para una crisis de deuda falta aún un trecho, y la idea tiende a despreciar lo que hoy es un tema candente. Por otra parte el BCE ha hecho ya la excepción de la calificación de la deuda griega recientemente para que los bancos de ese país que están sobrecargados de esos activos soberanos puedan navegar en aguas turbulentas.
Sin embargo, el problema de la deuda pública será encarado por otras vías, y lo determinante para el banco emisor del euro en este momento es que los bancos no caigan en situación de baja liquidez a causa de la inconmensurable carga de deuda corporativa que va a ser sometida a rebaja de calificación por las agencias dedicadas a esta especialidad, quienes se sumergen sin reparos en las aguas del Leteo con prescindencia de la situación excepcional que atraviesa la economía mundial. La amnesia respecto del pasado los ha desbordado, y entre la falta de memoria de las calificadoras y la ceguera de las auditoras, los mercados financieros entran en territorio incierto frente a las corporaciones. 

El problema es que la ola de descalificaciones que van a llevar a la mayoría de las corporaciones europeas 'BBB' por debajo del 'investment grade', de no mediar este paso, dejaría a los bancos asfixiados por no tener qué prendar a cambio de dinero. De tal suerte que para evitar situaciones críticas el emisor de Francoforte ha optado por hacer la vista gorda sobre la calificación hasta septiembre de 2021, aunque dice que podría extender el plazo si es necesario. Para entonces deberíamos saber cuántos han quebrado, o concursado. Esta extensión de los plazos de todas formas deja sujetos a los activos a un recorte, el denominado 'hair cut', que reduce su valor y por lo tanto determina una menor cuantía disponible contra la deuda descalificada.

La decisión del BCE está vinculada sin dudas a que la demanda de recursos contra su nuevo programa de compra de activos se ha disparado y va camino del billón de euros de forma inminente. La demanda de fondos cerró 2019 en los 600.000 millones y los datos indican que el Rubicón de los 800.000 millones se superó en marzo. Nadie descarta, con las dimensiones de la crisis que nos ronda, que esta demanda supere a la que se vio en 2011 y 2012. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advirtió en febrero sobre la situación de la deuda corporativa, algo que las auditoras no parecen haber visto con claridad en su trabajo sobre los balances de las corporaciones. 

El retorno de los bancos centrales a políticas monetarias más expansivas en 2019 determinó que las corporaciones no financieras incrementaran su deuda en bonos en 2,1 billones de dólares. En términos reales eso es el equivalente a la deuda contraída en otro año récord, 2016 y supone un retroceso respecto de cierta reducción del endeudamiento de las corporaciones no financieras que se había registrado en 2018. Si se suma la deuda contraída en 2019 al crecimiento disparatado de la misma registrado desde 2008 se alcanza un stock de 13,5 billones de dólares de deuda corporativa no financiera global, esta es una cifra que no tiene precedentes históricos en la economía global. “Quienes diseñan la política deben tener en cuenta” que las características de la deuda de las corporaciones no financieras ha cambiado, señala la OCDE. Comparado con los ciclos de crédito anteriores el saldo vivo de bonos corporativos en el mercado tienen una calidad crediticia muy inferior, mayores exigencias de pago, periodos de maduración más largos y garantías más débiles, señala el informe de la OCDE.

Estos son los rasgos que pueden acentuar los efectos negativos que una caída de la actividad económica tendría sobre el sector de las empresas no financieras y sobre el conjunto de la economía. “A resultas de esta situación, la dimensión, la calidad y las dinámicas del actual mercado de bonos corporativos se ha convertido en un facto a tomar a considerar en los diferentes escenarios en los que se sostiene la política monetaria”, advertía el organismo multilateral el 17 de febrero. Gracias a un bajo nivel de tipos de interés en las economías desarrolladas la mecánica propia de los estándares aplicados a las empresas para calificar el riesgo han permitido mantener dentro de la categoría 'BBB', pese a un fuerte incremento del endeudamiento, a una parte considerable de las empresas. 

Esto demuestra que esa calificación no tenía en cuenta la experiencia histórica de los mercados financieros, ni hizo previsión alguna sobre las consecuencias que podía tener una abrupta desaceleración económica. Mientras los reguladores bancarios han tenido en cuenta la posibilidad de situaciones de estrés para las entidades de crédito, los calificadores se han creído que esto es Jauja y las aguas del río del Hades les han privado de la memoria. El 52% de los bonos en el mercado han sido emitidos por empresas calificadas como 'BBB'. Como esta calificación es el último peldaño del 'grado de inversión' lo que sigue es el de bono basura, para entendernos. Es a este fenómeno al que el BCE ha dado respuesta esta semana. No al de la deuda soberana, que no hay nadie que lo resuelva.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...