edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
18/06/2019
banca 
Sólo podrían hacerlo los bancos saneados

El BCE deja abierta la puerta para que los bancos cobren a la clientela por sus depósitos

La idea del supervisor es trasladar los tipos negativos a los clientes particulares, a las personas físicas, lo que no sólo no debe ser descartable sino considerado como posible, una mera cuestión de tiempo 
Juan José González
Primero parecía imposible, más tarde factible y ahora más que probable, posible: en el Banco Central Europeo ya han comenzado a vender la idea de que los bancos podrán implantar una comisión sobre los depósitos de clientes, y no sólo, como ya sucede, a las grandes compañías sino también, y esta es la novedad, a la clientela particular. La primera razón, y fundamental, es la creencia o certeza, según el sector que se imponga en el banco central, de que la normalización de la política monetaria no es posible ni lo será en los próximos trimestres. Pero la segunda, y quizá la que parece suscitar mayor resistencia es la que tiene que ver con el verosímil riesgo de una más larga etapa de malos datos económicos en la Unión Europea, es decir, el riesgo de una recesión a medio y largo plazo. Los expertos más cautos, sin embargo, ya no descartan que se vuelva a repetir la actuación del banquero central cuando al término del primer trimestre del año en curso, vistos los malos datos económicos en la Eurozona, decidió desplazar el horizonte de una primera subida de tipos para 2020, y a continuación aplicar nuevas medidas de ayuda a la liquidez para el sector bancario. Todo esto lleva a una primera conclusión: el fracaso de la política monetaria del banquero central europeo.
Pero también propicia la aparición de algún nuevo fenómeno nacido al calor de la fracasada política, como es el cobro de comisiones a los depósitos de particulares que se mantengan en situación de liquidez, en caja, ociosos. Algunos hechos constatados en los últimos doce meses habrían llevado a los responsables del banco central a concluir que cada vez que se anuncia un acercamiento a la normalización de la política monetaria, la economía vuelve a hace de las suyas. Cada vez que asoma una mínima tentativa del banquero central de reducir la liquidez, la economía se deja sentir, se resiente y los mercados financieros reaccionan. 

El BCE ha ido más allá en alguna ocasión al dar a entender, incluso, que el horizonte de los tipos negativos se retrasaba más allá de lo previsto, interpretación que corrió a cargo de quienes quisieron ver en la aplicación de los tipos negativos sobre el exceso de reservas depositadas en la banca, la confirmación de que habría tipos negativos para largo, algo que parece estar confirmando la realidad, los hechos. Claro que, como señala su último informe, el BCE no pierde la esperanza de que los tipos negativos puedan proyectar algún tipo de bondad y beneficio en el sector bancario, sector que como se viene demostrando es el mayor afectado por la política monetaria del banquero central.

Beneficio para la banca de los tipos negativos en tanto que la coyuntura, estaría propiciando el cobro de comisiones por el mantenimiento de liquidez en las cuentas bancarias. Porque sobre la base de que el mercado de los depósitos bancarios no ofrece atractivo alguno para conservar el dinero en tesorería, en las cuentas corrientes remuneradas (por falta de remuneración) la clientela se vería obligada, comisión mediante, a mover el dinero o liquidez hacia el consumo o a la inversión en otros tipo de activos. Quizá en este caso, se produce una excepción que parece contrariar al banco central, toda vez que en España la inversión alternativa acaba siendo inmobiliaria, lo cual no siempre es generador u origen de, por ejemplo, mayor demanda de crédito hipotecario.

Las nuevas intenciones del BCE parecen estar dando un giro radical, de 180 grados, en sentido contrario de la idea mantenida hasta ahora. El banquero central pretende que, dada la imposibilidad de que la normalización monetaria pudiera llevar a tipos de interés en el entorno del 2%, y puesto que la comisión sobre la tesorería de las empresas viene constatando que acaban por asumir más riesgo e invirtiendo, los particulares, la clientela bancaria debería reaccionar de la misma forma, es decir, aplicar una comisión por mantenimiento de los depósitos para motivar la inversión en otros activos. Ahora bien, la duda es qué bancos y en qué condiciones aplicarían la idea del banquero central a las cuentas de depósitos de los particulares.

Una cuestión que el BCE parece tener resuelta, pues sólo las entidades declaradas por el supervisor como solventes serían capaces de cobrar por los depósitos a sus clientes. La idea por tanto de trasladar a los tipos negativos a los clientes particulares, a las personas físicas, no sólo no debe ser descartable en un futuro no muy lejano, sino que debe ser considerado como posible, una cuestión de tiempo, habida cuenta de que cada mensaje del BCE va en la dirección de alargar el horizonte para una subida de tipos.

Ahora mucha gente (economistas, políticos, empresarios...) que piensa que la normalización de los tipos reside en que estos se mantienen siempre, permanentemente en el entorno del cero con la alternancia del negativo, lo que lleva a pensar en que, más que el modelo de Japón y sus dos largas décadas de tipos en negativo, la economía global es consustancial con los tipos negativos, que entre ambos, economía global y tipos negativos, se ha establecido una especie de relación de dependencia mutua que impide la subida de tipos incluso cuando la economía tenga previsto una nueva etapa o ciclo de expansión. Y en este caso, habría que concluir con un cambio de denominación; en vez de tipos negativos deberían ser tipos crónicos, al menos, es lo que cabe pensar si como ahora el BCE quiere dar a entender que la normalización de su política monetaria tiene para rato, al menos sugiere que para todo el ejercicio 2020.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...