edición: 2885 , Viernes, 17 enero 2020
05/12/2019
banca 
Malos tiempos para la consolidación

El BCE rechazará fusiones con morosidad, solvencia y rentabilidad en peligro

Las tres ratios son ahora el principal escollo para que el supervisor bancario europeo de si visto bueno a las operaciones corporativas, por eso Abanca, Liberbank y Unicaja deberán esperar
Juan José González
Una vez más ha quedado demostrado que si la consolidación en el sector bancario permanece en el dique seco es porque hay un obstáculo en algunos egos de los aspirantes, pero también un adversario que impide llegar a buen puerto algunas de las fusiones más deseadas y cantadas del sector. Adversario que no es otro que el Banco Central Europeo y una normativa que en forma de requerimientos de capital viene a hacer de las fusiones una misión imposible. En estos términos se han manifestado en los últimos años varios de los protagonistas que aspiraban a firmar una fusión bancaria. Numerosas dificultades para la unión que habría que clasificar en dos grupos: las fusiones entre grandes, o promovidas por uno grande que se come a otro pequeño, y las de menor tamaño, correspondientes a la banca mediana o pequeña. Es en este segundo grupo donde se pueden situar algunas de las operaciones corporativas que se quedaron en la fase de intento en los últimos meses y del que Liberbank, Abanca y Unicaja pueden ser un buen ejemplo. Sin embargo, un hecho reciente, relevante para los aspirantes a consolidarse fue la publicación por parte de la Autoridad Bancaria Europea de las ratios de capital que dejaron al descubierto algunas situaciones cuanto menos, llamativas, como fue que tan sólo una entidad española, Kutxabank, superaba la ratio de capital medio del sector en España e, incluso, del todo el sector europeo.
Pero en el sector comentan que lo del banco vasco es una pequeña anomalía y que lo interesante está en el resto de entidades, en las que curiosamente son las medianas y pequeñas las que registran mejores ratios de capital que las más grandes. Según su posición en capital, el supervisor bancario europeo estaría aplicando un diferente rasero a la hora de medir las operaciones que le presentan sobre la mesa. Y según sus propias ratios, Abanca (el 12,88% de ratio de capital), Unicaja (el 12,9%) y Liberbank (12,73%) deberían contar con la bendición del supervisor para iniciar una fusión. Y sin embargo, el supervisor se muestra más exigente, solicita más garantías.

Algunas de las entidades más inclinadas en los últimos tiempos a emprender un proceso de ese tipo, llegaron a la conclusión de que el BCE utilizaba, efectivamente, un doble rasero en sus mediciones, pero no en función del tamaño sino en función de la forma en que las entidades españolas realizaban la medición de sus riesgos, caso del apalancamiento, o peso del capital total sobre los activos totales. Las sospechas del supervisor bancario apuntaban a que no fiaba de los sistemas de medición o cálculo de esta sencilla ratio. Las entidades bancarias españolas se encuentran por encima de las entidades de la UE, lo que en principio sería una cuestión que debería jugar a favor de las operaciones corporativas. Y sin embargo, la desconfianza juega en contra de estas.

Si se atiende a otro indicador, igualmente relevante, pero algo menos que la ratio de solvencia, la morosidad sí que se puede señalar como un problema serio de cara a una fusión. En el apartado de morosidad, las entidades españolas tienen un problema: salvo tres excepciones (Santander, Bankinter y Sabadell) el resto de bancos, entre estos Abanca, Liberbank, Unicaja y Cajamar, también Ibercaja, están por encima del promedio europeo, lo que preocupa al supervisor bancario de cara a los procesos de concentración.

Aunque con la morosidad elevada, las entidades españolas han conseguido reducir varios puntos respecto al año anterior, si bien las provisiones han ganado espacio y peso sobre los activos de dudoso cobro. en la misma línea de preocupaciones se sitúa para el supervisor la rentabilidad, muy baja en el sector, pero aún más preocupante en la medida en la que a la baja rentabilidad provocada por los tipos bajos de interés se suma el deterioro de la economía evidenciado en unos datos peores, en los que sin ser negativo, se puede calificar de freno a la expansión económica, lo que llevaría a poder afirmar que los próximos meses pueden ser un calvario para muchas entidades.

No es fácil, se presagia, que las autoridades aprueben una operación de fusión en el sector bancario español en las actuales condiciones de mercado, de ralentización económica, como tampoco por el estado que registran algunos balances de los considerados candidatos a un próximo proceso de consolidación. Las ratios de solvencia, morosidad y rentabilidad pueden ser ahora la barrera que frenan cualquier iniciativa corporativa, a pesar de que de nuevo suenan con medida intensidad ruidos en torno a Abanca, Unicaja y Liberbank. En los tres casos, parece poco probable que el BCE despeje el camino para una fusión que pretendía, en principio, ser el pistoletazo de salida para operaciones de mayor altura, como Sabadell, Bankia, BBVA... que ahora deberán esperar a que se despeje el horizonte político nacional.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...