edición: 2788 , Viernes, 23 agosto 2019
19/10/2018
banca 
Alcanza en 2018 resultados precrisis

El beneficio de la banca de EE UU agudiza la brecha con la europea

Crecen un 30% los resultados y el rendimiento sobre el capital supera el 11,3%. Reforma fiscal, dividendos, tipos y economía, vientos de cola para unas cuentas camino de record
Juan José González
Momento dulce de resultados el que viven los cinco principales bancos norteamericanos publicados esta misma semana. Al cierre del tercer trimestre del año, acumulan un aumento de ganancias anuales del 30% de media, un 20% más sólo entre julio y septiembre. Resultados que dejan en mal lugar las previsiones de analistas, que no esperaban esta reacción de la industria financiera del país. Los avances sirven para hacer varias reflexiones y tienen diversas lecturas. Avances muy elevados de beneficios que se explican por la confluencia singular de varios factores coyunturales. Aunque los expertos ya han comenzado a comparar la distinta velocidad a la que transitan las entidades financieras de Estados Unidos respecto a las europeas continentales. Se puede asegurar que de la comparación entre lo que sucede a uno y otro lado del Atlántico no tiene ninguna relación ni explicación, comparación entre las dos bancas, dos mundos dispares, que se acentúan todavía más si los resultados obtenidos a ambos lados del océano se miran con una perspectiva de diez años atrás. La visión que ofrece la evolución del sector bancario de la Eurozona y del norteamericano desde la perspectiva bursátil, muestra que no se parecen en nada: mientras este último subió un 73% en la última década, (que contempla el período completo de la crisis financiera mundial) la banca de la Eurozona se ha dejado un 65% de su valor en Bolsa. Dos mundos también separados por una brecha que lejos de cerrarse parece tender a abrirse aún más. Razones políticas, económicas, financieras, fiscales y normativas explican la amplitud y la profundidad de la brecha.
El sol brilla para los bancos norteamericanos y se proyecta sobre sus resultados. Se disparan, y así se mantienen por un nuevo trimestre más, las cuentas de los cinco bancos más representativos del sector financiero del país. Bank of America muestra un acumulado en sus cuentas anuales que en los nueve meses del ejercicio le acercan a los 20.000 millones de dólares, más de un 35% de crecimiento e idéntico guarismo en el trimestral cerrado hace dos semanas.

Morgan Stanley supera también el 35% de ganancias en los nueve meses con cerca de 7.000 millones de dólares que en trimestre avanza un 20%. JPMorgan es el que más gana en volumen; supera los 25.000 millones de dólares aunque su avance es de un 26%, mismo crecimiento que Goldman Sachs que obtiene casi 8.000 millones de dólares en el acumulado anual.

Si se comparan las cuentas de los norteamericanos con los bancos europeos, el resultado no sólo defrauda por los resultados, notablemente peores en estos últimos, sino que, profundizando en aspectos concretos, la brecha bancaria a ambos lados del Atlántico, muestra diferencias cualitativas de mayor calado. Es el caso de la rentabilidad del sector, que en los grandes bancos americanos se sitúa por encima del 11,3% mientras que para los bancos de la Eurozona sería tres puntos inferior, diferencia que según los bancos europeos puede ser mayor en el próximo ejercicio.

En la práctica, la brecha que representa la enorme distancia existente entre el sector bancario europeo y norteamericano, tiene su origen en la distinta forma de afrontar la crisis de 2007 en adelante por parte de las autoridades bancarias y monetarias, la FED y el BCE. El apoyo y la reactivación económica, impulsados por la Reserva Federal nada tiene que ver con la reacción de las autoridades europeas y unos estímulos monetarios que pudieron haber llegado antes y no años después que en Estados Unidos.

La cosecha anual de las cuentas en los nueve meses del año reflejan no sólo la actitud activa y rápida de la FED, sino también la ayuda del tamaño de las entidades que, según los expertos, permite alcanzar mayores retornos gracias a las economías de escala, algo que hoy por hoy no parece factible en el marco de la Eurozona. Los fuertes avances en resultados tienen, sin embargo, la colaboración de los vientos a favor de una reforma impositiva de la Administración Trump, lo que ha facilitado la mayor retribución vía dividendos a los inversores, con cifras récord de distribución de beneficios.

Ayuda a entender mejor la amplitud de la brecha bancaria continental, el diferente efecto de la tecnología digital, representado en este caso por la actividad de las fintech, y que se refleja sobre los resultados de modo muy diferente. Si en el sector bancario europeo este nuevo jugador y competidor en la intermediación ha restado negocio en sentido amplio, en el caso americano parecen jugar a la contra convirtiéndose en aliado del sector, como muestran la ratios de rentabilidad de los bancos. Ahora sólo resta por conocer los efectos de la política monetaria y de la reforma fiscal en las cuentas bancarias cuando se cierre el ejercicio anual, dentro de tres meses, cuando la brecha con Europa, se espera que sea aún mayor.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...