edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
08/05/2019

El butrón informático

Han desaparecido 36 millones de euros en bitcoines. En un abrir y cerrar de ojos. En presencia de la plantilla, guardia de seguridad y conserje, a plena luz del día. Los ladrones, que en la Red reciben el título de `piratas informáticos´, fueron rápidos y silenciosos, no fueron vistos ni oídos. No usaron túneles ni chimeneas, tampoco techos ni huecos de ventilación. Los atracos virtuales es lo que tienen, que son diferentes, no son convencionales. Usan técnicas delictivas de guante blanco, silenciosas, rápidas, inodoras e insípidas.

Mediante virus y otros mecanismos del tipo phising, se pueden perpetrar golpes informáticos (que así se llaman) perfectos. No dejan huella ni, al menos por ahora, tampoco sangre. Porque en los intercambios criptográficos no se usan armas blancas ni de fuego. El arma es la habilidad y, claro, el ánimo que mueve a todo delincuente a delinquir, al amor por lo ajeno. El robo no parece haber suscitado el interés de las alarmas de la policía porque esta no tiene jurisdicción en la Red, porque a los presuntos piratas informáticos no se les ve ni se les oye; sólo aparecen cuando desaparecen con los bitcoines.

El pirateo informático, hurto puro y duro de dinero virtual, ya goza del derecho y honores de los rankings. Y así figura que el año pasado fueron cerca de 1.000 millones de dólares los robados en concepto de criptomonedas. Por fortuna la especialidad se mantiene, hasta el momento, alejada de las coordenadas occidentales más próximas, siendo más activa en climas más tropicales y oceánicos, lo que no resta importancia a la actividad, pues esta avanza a buen ritmo utilizando las redes de la Red.

Llama la atención que el ámbito -hasta ahora identificado- de la delincuencia informática, que parecía encontrarse cómodo en otros climas haya llegado, de repente, a España. De la mano de la delincuencia económica, la que blanquea dineros que al parecer ha ampliado catálogo de divisas y vías de acceso y negocios. Un hurto nuevo, tan silencioso como fuera de control por los supervisores financieros locales y europeos. Silencio que sólo ha llamado la atención de la UCO de la Guardia Civil, atenta para detener a dos piratas virtuales cuando extraían bitcoines de dos cajeros automáticos ya instalados en Madrid.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...