edición: 2766 , Martes, 23 julio 2019
02/04/2019
banca 
El doloroso y costoso dilema

El callejón sin salida de Garanti impone a BBVA una revisión estratégica

La pérdida del 41% de la inversión -3.000 millones menos- junto al peor horizonte de la economía turco, obliga a BBVA a replantear su posición en aquel mercado
Juan José González
El presidente de BBVA, Carlos Torres, comenzaba con mal pie su primer año al frente del banco. Lo hacía con dos golpes: uno bajo, de pérdida de confianza del mercado y de caída de la reputación (caso Villarejo) y otro las exigencias de los problemas del banco participado turco Garanti, gravemente impactado por la deriva económica y política en el país otomano. El primer golpe, un asunto feo para cualquier entidad financiera, se encuentra en terreno jurídico, bajo investigación. El segundo, sin embargo, se mantiene en una línea de gravedad que obliga y exige a la alta dirección del banco tomar decisiones comprometidas pero también mantener la calma y apretar los dientes. El mercado turco no mejora ni se estabiliza, sino que tiende al deterioro progresivo. Las elecciones políticas, lejos de resultar el suelo en la situación económica del país, parece estar confirmando que la crisis será más pronunciada a medida que avance el ejercicio, puesto que el actual presidente Erdogan ya ha comenzado a perder posiciones en algunas ciudades. En paralelo, la situación de Garanti empeora, como asegura una fuente del banco, "ya se esperaba que el impacto en 2019 será negativo, incluso superará al del año pasado". Un reconocimiento en línea con el que manifestado por Torres en enero, cuando salía al paso de los malos resultados cosechados por el turco en el ejercicio pasado.
Los más optimistas apuntan a un deterioro de los resultados de Garanti en 2019, reflejo de la mala salud económica del país otomano, a su vez muestra de la crisis política que mantiene al país siempre al borde de la catástrofe social. En ese ambiente viven los 19.000 empleados del segundo banco más grande de Turquía que diariamente abren las 942 oficinas del banco y se ponen a disposición de los casi 15 millones de clientes locales. Algo más de 7.000 millones de euros (ahora 3.000 millones menos) en riesgo permanente en un país donde todavía muchas empresas y entidades financieras siguen sin encontrar una respuesta al empeño del BBVA en mantener su posición en Garanti.

A tenor de los últimos resultados cosechados por la filial turca, esta sigue su prolongada caída, acelerada aún más, si cabe, por el deterioro económico que vive del país en medio de una crisis política crónica. Este escenario, caracterizado por el retroceso del consumo es la peor noticia para el negocio bancario, a la baja e impactando en el crecimiento de Garanti, que no espera que el crecimiento del crédito en liras para el presente ejercicio supere el dígito.

En el mismo escenario se da por hecho una subida de la morosidad, que puede superar el 7%, así como el coste del riesgo, es decir, un empeoramiento del cuadro básico de las cuentas similar al de la economía turca. Minusvalías por pérdida de valor bursátil y depreciaciones por la caída de la divisa han sido la tónica dominante en la vida de Garanti desde que BBVA iniciara su apuesta de negocio en el turco. En 2014 el banco afloraba unas pérdidas contables de 1.500 millones de euros, en este caso por la depreciación de la lira turca. 

En agosto pasado se apuntaba unas minusvalías cercanas a los 4.600 millones de euros por el desplome bursátil del 27% y, finalmente, en febrero pasado, el banco reconocía otro deterioro de 1.517 millones de euros en su participación en el banco turco por el desplome de la lira, al pasar de los 7.000 millones de valor en libros a poco más de 5.500 millones. En términos contables, al cierre de 2018, la inversión de BBVA en Garanti había caída 3.000 millones de euros, un 41% menos.

Así las cosas y los números, puede que no se encuentre tan lejos el consejo de administración donde se plantee hasta qué punto está dispuesto a llegar el banco en la situación de su participado turco; si merece el 9,8% del negocio del banco, representado por el 49,85% de Garanti, el tamaño de la penitencia exigida por esta filial en términos de provisiones, morosidad y costes. Ahora -liberado el consejo de un Francisco González tozudo y empeñado personalmente en el turco- y con las peores expectativas para 2019, es el momento de empezar a hacer las maletas y reducir la inversión en la entidad turca. Aunque sea como debe ser: apuntando el descalabro contable en el balance y reconociendo el fracaso estratégico ante los accionistas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...