edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
05/03/2019
banca 

El Comité de Basilea pide la auditoría externa de los activos ponderados por el riesgo en los modelos

Los reguladores se han tornado permisivos y toleran que los bancos barran la basura bajo la alfombra
Carlos Schwartz
Un caso reciente ha servido de pretexto a algunas personalidades del mundo de la regulación bancaria para exigir un mayor control del principal riesgo de la banca: su cartera de créditos. Los grandes bancos, y otros no tan grandes, utilizan modelos internos para ponderar sus activos por el riesgo que representan, y el resultado de esa operación se convierte en el parámetro para medir el exceso o el déficit de capital de la entidad. La regulación bancaria establece que la ratio entre el capital de máxima calidad o T1 y los activos ponderados por el riesgo debe dar una determinada cifra que se debe ajustar como mínimo a un cierto coeficiente de capital establecido por el regulador. El déficit respecto de este coeficiente da lugar a la necesidad de reforzar el capital. Las suspicacias sobre la utilización de estos modelos internos de riesgo por parte de los bancos siempre han sobrevolado el ambiente de la regulación, y por qué no decirlo de los consultores expertos en banca.
El 23 de enero Metro Bank de Reino Unido anunció que había clasificado mal créditos hipotecarios para propiedad comercial y otros para propiedad destinada a alquiler. Lo que pareció una decisión espontánea del banco resultó ser el resultado de una investigación del regulador británico que, de acuerdo con algunas fuentes, no se ha terminado.

Al cierre del ejercicio pasado la ratio de capital de máxima calidad sobre activos ponderados por el riesgo de Metro era de 15,3 pero tras el ajuste de los activos cayó a 13,1 lo cual se tradujo en un déficit de capital de 350 millones de libras respecto de las exigencias del regulador. El efecto inmediato del anuncio fue una espectacular caída de las acciones de la entidad que ha sido una de las niñas mimadas del mercado financiero británico tras su creación hace solo 9 años, y un supuesto ejemplo de como una entidad ligera de costes y con energía podía quitar mercado a otros bancos bien establecidos en el mercado bancario de Londres. En seis semanas las acciones del banco perdieron la mitad de su valor en bolsa y la entidad viene de anunciar que deberá hacer una nueva ampliación de capital sumando dos en menos de un año. Las ampliación se hará para enjugar el déficit de capital que ha aparecido de forma “repentina” en la entidad.

El secretario general del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, Bill Coen, afirmó que se debería dar a los auditores externos la responsabilidad de controlar los cálculos de los bancos para minimizar el margen de error u ocultación. Las declaraciones son una expresión del sentido de oportunidad del Comité de Supervisión, que ha manifestado de forma reiterada su preocupación respecto de la solvencia de los modelos internos de riesgo y, o, de su uso por parte de la banca. 

Este es sólo un atisbo sobre los problemas que preocupan al Comité de Basilea. Pero lo cierto es que todos ellos giran en torno al capital real de las entidades. Un asunto sobre el cual algunos consultores han llamado la atención es sobre la venta de activos improductivos como el caso de las grandes carteras bancarias de propiedad inmobiliaria, que en nuestro país son el resultado del crack inmobiliario.

El año pasado fue pródigo en ventas. Esencialmente porque el regulador europeo advirtió a la banca española de que tenía que sacar de su balance el legado de la crisis de 2007/2008. La forma de vender por la que han optado los bancos españoles es creando sociedades en las que se mantienen como socios minoritarios, lo cual hace que la parte del total que retienen como riesgo es una fracción del que tenían. Este porcentaje es variable según las entidades. Ahora bien, circula la versión sin confirmar de que estas sociedades se han constituido sobre la base de pactos de recompra de las acciones en determinados casos. De ser esto verdad, supone que parte de los activos que influyen en el modelo interno de riesgos han sido cedidos de forma transitoria a un socio. Al respecto se han levantado algunas voces pidiendo diligencia a los reguladores en la supervisión de estos acuerdos. Sin embargo el celo de los supervisores se ha debilitado de forma manifiesta y están dispuestos a “mirar para otro lado mientras los bancos barren la basura debajo de la alfombra” de acuerdo con un consultor de banca que considera seriamente debilitada la supervisión bancaria.

Tras el incidente de Metro Bank la asociación de auditores británica sugirió la posibilidad de que se auditaran los cálculos de los activos ponderados. La banca reaccionó de mala manera por considerar que se trataba de una opinión interesada, porque esa actividad compleja produciría a los auditores ingresos jugosos. La disputa sobre la auditoría de los activos ponderados por el riesgo estalla a menos de un año que las normas contables internacionales, denominadas IFRS, hayan determinado la necesidad de que los bancos anticipen las dotaciones por posibles pérdidas en la cartera de créditos, en lugar de esperar a que las pérdidas se materialicen. Una decisión que ha creado malestar entre los bancos. 

El Comité de Basilea reacciona por las inexplicables y significativas divergencias en el cálculo de los riesgos por parte de los modelos internos entre bancos comparables. Pero no todo comienza y acaba en los modelos. Los consejeros independientes en algunos bancos se preguntan por las consecuencias de la mitigación del riesgo en algunos sectores ya que esta puede inducir a error al presuponer un menor riesgo en ciertas áreas del crédito porque en ellas las pérdidas han sido bajas, lo cual impide una reflexión sobre un posible cambio en el ciclo del crédito, al dar por buenos los resultados de los modelos internos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...