edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
04/07/2019
banca 

El consejo de Deutsche Bank debatirá el plan de reestructuración diseñado por Sewing el domingo

Las versiones hablan de un traspaso de activos por 50.000 millones a un banco malo y 20.000 despidos
Carlos Schwartz
De acuerdo con diversas versiones filtradas a la prensa, el consejo del Deutsche Bank deberá considerar un plan de reestructuración diseñado por el consejero delegado, Christian Sewing, en una reunión el próximo domingo. Aunque la clave de bóveda de esta estructura es el denominado banco malo, es decir la estructura a la cual se van a traspasar 50.000 millones de euros en activos deteriorados, improductivos, e incobrables. Y es esta operación la que más atención ha recibido por parte de los analistas y, conviene decirlo, de los reguladores. El Bundesbank, por cierto, parece haber colocado el catalejo en el ojo ciego cual almirante Nelson en la batalla de Copenhagen respecto de esos activos deteriorados. Es ciertamente contradictorio el hecho que cuando se estudiaba la fusión entre Deutsche y Commerzbank el coste del saneamiento se estimara en 10.000 millones de euros, mientras que ahora puede suponer entre 3.000 y 5.000 millones de euros. Pero el banco malo es la clave porque del grado de traspaso de los activos dependerá la viabilidad del banco reestructurado. En la tradición de los funcionarios de las inspecciones de los bancos centrales, como de los gestores de los fondos de garantía, es raro que una entidad transparente las peores operaciones que pesan sobre la recuperación, y que suelen mantenerse ocultas hasta que, ante la evidencia de que una entidad no es capaz de salir de su marasmo, es intervenida.
De acuerdo con la información oficiosa que circula en los mentideros de las finanzas alemanas en Frankfurt la operación de saneamiento del banco va a adelgazar su colchón de capital. En línea con esta decisión la entidad va a reducir su objetivo mínimo para la ratio del capital sobre los activos ponderados por el riesgo desde su actual nivel del 13% hasta el 12,5%. Cada reducción de un punto en esa ratio supone la liberación de 3.500 millones de euros en capital. 

Al finalizar el primer trimestre de este año la ratio estaba en el 13,7% de acuerdo con las cuentas trimestrales de la entidad. Si se brinda credibilidad a lo que se ha publicado estos días, la ratio seguiría un punto porcentual por encima del nivel requerido por los reguladores, lo que habría disipado las preocupaciones sobre el nivel de capital de la entidad. Sin embargo, debido a su dimensión, y las dificultades que entraña someter a un escrutinio detallado al modelo VAR del banco, los reguladores no tienen más remedio que dar margen al consejo de la entidad para que apruebe un plan de reestructuración y vigilar su cumplimiento, y por encima de todo, los resultados que arroje.

Otro frente de ahorro es la reducción de plantilla, que ha sido estimada en hasta 20.000 trabajadores desde mayo. En parte la reducción de plantilla está relacionada con la reducción del balance de la entidad. El banco ha tomado la decisión de desmantelar su banca de inversión construida para emular a los grandes del sector y operar en Estados Unidos al margen de su modelo de banca universal. Esta estructura en particular se basaba en un departamento de negociación de valores de dimensiones significativas. 

Deutsche ha mantenido recientes negociaciones con Citigroup, BNP Paribas, y otras entidades que tienen un fuerte desarrollo en este sector, para vender parte de sus operaciones de compra venta de acciones. Los contactos se habrían desarrollado a lo largo de los últimos dos meses sin que se haya llegado a acuerdos con ninguna de las partes involucradas. De acuerdo con fuentes al tanto de los contactos, cada segmento que se venda involucra la valoración de los costes que implica, desde las indemnizaciones del personal que resulte afectado, hasta el mantenimiento de las posiciones de largo plazo en derivados. El negocio de la intermediación de acciones, que ha llegado a ser una de las fuentes significativas de ingresos de la entidad en Estados Unidos, en realidad nunca logró asentarse en el mercado debido a la fuerte competencia por parte de entidades con una mayor dimensión en ese negocio.

De acuerdo con analistas del sector en Estados Unidos, tras la crisis financiera de 2008 Deutsche Bank reforzó su actividad de banca de inversión, intermediación de acciones y financiación de hedge funds, con el objetivo de aumentar su presencia en ese segmento. Sin embargo, algunas de las pérdidas ocultas que más han pesado sobre la entidad se han originado en esta actividad por operaciones de alto riesgo, como los bonos municipales estadounidenses adquiridos en 2007, en vísperas de la crisis financiera internacional. 

Pero el esfuerzo por ganar terreno en este segmento debió hacer frente a una reacción de los bancos de inversión estadounidenses y otros europeos con mayor presencia en ese mercado, y el resultado de esta situación ha sido una acumulación de pérdidas en las operaciones de banca de inversión que la entidad debe quitarse de encima. Sewing, un hombre de la casa, ha optado por un modelo de saneamiento que va a reducir capital. 

Para esta entidad, que soporta altos costes de financiación de sus operaciones por la desconfianza del mercado, la opción de incrementar capital para mantener el balance no es viable. Se trata de operar a la inversa, deshacerse de operaciones poco rentables y amortizar activos dudosos o improductivos con su traspaso al banco malo, consumiendo capital, aprovechando que el colchón de capital, medido por la ratio del capital entre los activos ponderados por el riesgo, le resulta favorable. La consecuencia será un Deutsche Bank mucho más pequeño y centrado en la banca universal. Pero su supervivencia como una entidad independiente dependerá en gran medida de que el saneamiento sea tan profundo como sea necesario. Y esto está por verse.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...