edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
14/03/2019
banca 
Según la Fed

El crédito a los hogares en EEUU supera los máximos previos a la crisis financiera

El alto ritmo de crecimiento en el crédito a la compra de coches indica una burbuja ’subprime’
Carlos Schwartz
De acuerdo con los datos publicados por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, el crédito a los hogares creció en el último trimestre de 2018 en 32.000 millones de dólares, alcanzando un saldo vivo total de 13,54 billones de dólares. Este es el 18º trimestre consecutivo al alza, y el total supera en 869.000 millones de dólares al máximo anterior registrado de 12,68 billones en el último trimestre de 2008. Es decir con la crisis financiera internacional ya desatada. Los informes de la Fed indican que el saldo vivo actual es superior en un 21,4% al punto más bajo registrado durante la crisis en el segundo trimestre de 2013. En sólo seis años el volumen de crédito ha desbordado todas las previsiones. De momento, sin embargo, no existe preocupación por el crédito hipotecario que mantiene un nivel de morosidad del 1,1%. De acuerdo con los datos trimestrales de la Fed, basados en el Panel de Crédito al Consumo sobre una muestra representativa a escala individual y de los hogares a escala nacional, la contratación de crédito hipotecario se redujo en el último trimestre del año pasado a 401.000 millones de dólares desde los anteriores 445.000 millones, un dato que resulta el más bajo de los últimos cuatro años. Lo que si ha justificado una nota separada ha sido el mercado de financiación de la venta de coches a plazo. Es en este sector en el que se ha determinado la existencia de una burbuja con un tramo importante de crédito 'subprime'.
“La generación de créditos para la compra de automóviles en 2018 alcanzó un máximo histórico en nuestra serie de datos y el crecimiento ha sido impulsado por créditos de buena calidad. Pero, a pesar de la mejora en la calidad del crédito, su comportamiento ha mostrado un lento deterioro”, de acuerdo con Joelle Scaly, Administradora del Centro de Datos Microeconómicos de la Fed de Nueva York. “Los impagos crecientes dentro del crédito 'subprime' son los responsables de este deterioro, y los prestatarios más jóvenes son los que se debaten de forma más aguda para hacer frente a los pagos de los créditos para la compra de automóviles”, añadió.

El crecimiento de la deuda de los hogares en el último trimestre de 2018 fue modesto por una imprevista caída en la concesión del crédito hipotecario, que sigue representando el grueso de la deuda de los hogares. Esta es de momento sólo una desaceleración momentánea y poco significativa en un cuadro en el cual, desde 2013, el endeudamiento de los hogares crece de forma acelerada al socaire de las altas tasas de ocupación laboral en el país y a pesar de los bajos niveles salariales.

En el sector de crédito en la compra de coches el crecimiento, que ha sido ininterrumpido desde 2011, fue de 9.000 millones de dólares en el último trimestre del año pasado impulsados por niveles históricamente altos de concesión de créditos. “De hecho, 2018 ha sido el punto más alto en la generación de crédito para la compra de automóviles en los 19 años de historia de la base de datos respectiva, con un incremento en la concesión de 584.000 millones de dólares sobre la cifra de 569.000 millones de 2017. El saldo vivo total del crédito en este sector es de 1,27 billones de dólares, un 30% del cual tiene una calificación alta.

Por el contrario, del total contratado el año pasado el crédito 'subprime' representa el 21% del total. Medido de esta forma, en apariencia este sería el stock de crédito más sano del registro histórico. Sin embargo esta es sólo una apariencia, porque el crecimiento explosivo del crédito para la compra a plazos de automóviles ha hecho que el crédito de mala calidad haya aumentado de forma considerable. De acuerdo con los datos de la Fed el sector con mayor densidad de crédito 'subprime' -un 50% según los datos- es el de las financieras que trabajan con los concesionarios independientes de coches y concentran 150.000 millones de dólares en crédito vivo.  De acuerdo con los datos disponibles, una de las financieras con mayor saldo de crédito vivo al sector es Santander Consumer USA, una subsidiaria de Santander Holding USA.

La acelerada generación de crédito para la compra de coches ha estado bajo el radar de la Fed desde hace más de cinco años. La tasa de concesiones de crédito ha estado en línea con los niveles de ventas con una medida estable de entre el 50-60% entre usados y nuevos; “un porcentaje sorprendentemente estable en nuestra muestra, que sugiere que el aumento del crédito al sector ha estado en proporción con el crecimiento en la venta de coches. Sin embargo, a pesar de que los ratios de impagos de créditos se mantienen por debajo del máximo registrado en 2010, a finales de 2018 había 7 millones de ciudadanos estadounidenses cuya morosidad había superado los 90 días. La cifra supera en más de un millón a los prestatarios con incapacidad de pago que había a finales de 2010, cuando las tasas de morosidad en el sector estaban en su peor momento. 

“La cantidad significativa y creciente de deudores morosos en la venta de coches a plazos sugiere que no todos los estadounidenses se han beneficiado del mercado laboral y exige una continuada vigilancia y análisis de este sector”, señala la Fed. En materia de opiniones, algunos despachos del sector jurídico dedicado a las violaciones de las normas de consumo, señalan que “en años recientes los reguladores y las agencias dedicadas a vigilar el cumplimiento de las normas, han perseguido vigorosamente las acusaciones de que los financiadores del segmento 'subprime' de las ventas a plazos de coches han endosado a los consumidores préstamos a tipos de interés altos que los dejan prisioneros en una trampa financiera”. 

El motivo, afirman, es que la financiación de coches es un sector poco regulado, librado en buena medida a las normas internas de las financieras que operan en el sector. En agosto del pasado año la agencia Reuter señaló que SCUSA había llegado a un acuerdo, con la agencia que vigila en Estados Unidos las violaciones a las normas de consumo, para pagar una multa por la falta de transparencia sobre el coste real de los préstamos concedidos y la naturaleza de las coberturas de un seguro para el vehículo. Se ignora el importe de la multa pagada por la financiera filial de Banco Santander.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...