edición: 2783 , Viernes, 16 agosto 2019
03/05/2018

El débil crecimiento económico de la eurozona en el primer trimestre decepciona a los analistas

Pese a un índice PMI adelantado para abril de 56,2 temen que la tasa de expansión siga declinando
Carlos Schwartz
El crecimiento del producto interior bruto de la Eurozona para el primer trimestre de este año ha sido del 1,7% en tasa anual de acuerdo con Eurostat. El crecimiento del PIB en el primer trimestre fue del 0,4% comparado con el 0,7 en el último trimestre de 2017. La tasa anual de crecimiento en diciembre de 2017 fue del 2,7% superando por segundo año consecutivo a la de Estados Unidos. Sin embargo, ahora los resultados del primer trimestre fueron inferiores a los de Estados Unidos que en tasa anual cerró el primer trimestre con un 2,3% de incremento del PIB. El resultado del primer trimestre de este año fue calificado de “decepcionante” por un panel de analistas y el registro ha despertado el temor a una reducción del crecimiento económico a partir de 2018. La cuestión de si la tasa de crecimiento de la Unión Europea (UE) y en particular de la Eurozona, es sostenible ha dividido a los analistas desde hace meses. 
Sin embargo, el buen comportamiento de la economía en la zona del euro había despejado las preocupaciones, incluidas las del Banco Central Europeo (BCE), en materia de crecimiento. Ahora regresa la inquietud con la idea de que la evolución de la economía mundial no es ajena a la pérdida de fuerza de la recuperación europea. “El menor crecimiento no es una sorpresa en la medida que los indicadores de actividad industrial así como del sector de la construcción y las cifras de ventas minoristas ya habían insinuado esta tendencia. 

Lo que todavía no está claro es hasta donde los factores que motivaron la menor actividad se van a perpetuar en el tiempo”, señala un analista de un banco de negocios consultado por ICNR. “La prolongación del invierno, inusualmente frío y con mucha nieve en el mes de marzo en el norte de Europa ha impactado sobre el crecimiento al igual que las numerosas huelgas en Francia y en Alemania”, afirma la fuente. Este punto de vista se apoya en la variación de las cifras de crecimiento dentro de la Eurozona. España e Italia, por ejemplo, no mostraron variación en sus cifras, mientras que Francia arrojó una caída significativa para una tasa interanual de crecimiento del 1% comparado con el 2,8% al finalizar el último trimestre el año pasado. Las cifras individuales de Alemania no estarán disponibles hasta el 15 de mayo.

El debate sobre el largo y frío invierno carece de consistencia y mientras no fluya información de forma más comprensiva y extendida en el tiempo es difícil valorar si hay factores de fondo que estén pesando sobre el crecimiento del PIB en la Eurozona. Un grupo de economistas, en particular en los servicios de estudios de algunos ministerios a nivel de la zona del euro, esperan que el comportamiento del conjunto del año sea similar a 2017 y en torno a un 2,4%. 

Entre los elementos que dan fundamento a esta opinión está el comportamiento del empleo ya que en marzo un total de 83.000 personas encontraron trabajo con una tasa de paro del 8,5% que es la más baja desde diciembre de 2008. Las cifras preliminares de crecimiento anunciadas por Eurostat cuadran en general con otros indicadores a la baja de producción, manufacturas, ventas al por menor y servicios. Pese a que Eurostat aun no ha detallado las cifras para aislar la causa de este peor desempeño de la economía hay datos que sugieren que lo que no ha alcanzado los niveles esperados son las exportaciones. 

Datos referidos al comienzo del segundo trimestre de este año muestran un comportamiento variado pero los índices de producción en Alemania, la economía más fuerte de la región, sugieren que el impacto de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos y la futura salida de Reino Unido de la UE se estén expresando en un crecimiento económico más lento. Pero una mayor debilidad de la economía alemana es una seria preocupación para el conjunto de las economías de la Eurozona porque el país es el verdadero tractor productivo de Europa.

Si la economía de Alemania se enfría al igual que Francia el efecto sobre el conjunto de la zona del euro será detraer puntos al crecimiento previsto. El índice PMI anunciado esta semana ha mostrado un menor crecimiento en abril cuyo indicador fue del 56,2. Este dato sigue manifestando expansión que es 50 o más, pero muy por debajo del 60 registrado a comienzos de este año. El economista jefe de IHS Markit, la responsable del indicador PMI, Chris Williamson, señaló que la escasez de mano de obra cualificada y de materias primas, junto con retrasos en las entregas, se habían reflejado en una menor producción. “Algunos de estos factores adversos puede que se corrijan a lo largo del año con un incremento de la capacidad, una mejora de los suministros, y factores como las huelgas y el clima dejen de originar problemas “, señaló Williamson quien añadió que: “Sin embargo evidencia anecdótica en los informes de la encuesta PMI también indica como la demanda ha sido limitada por otros factores como un euro más fuerte y precio al alza. La incertidumbre también se ha visto incrementada por las guerras comerciales y el Brexit”. 

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha afirmado la semana pasada que el banco seguirá con atención la evolución de los datos de crecimiento económico con el objetivo de determinar su política monetaria. Los analistas esperaban que en junio el banco central anunciara una reducción de los programas de compras de activos para alguna fecha entre septiembre y diciembre de acuerdo con la evolución de la producción y la inflación. Ahora, tras los datos del primer trimestre es dudoso que el BCE diga algo respecto de los programas de adquisición de activos antes de julio. En su mensaje la semana pasada Draghi afirmó que la economía de la Eurozona parecía lo suficientemente fuerte como para soportar una tasa de inflación cercana al 2% anual que es el objetivo del BCE. El problema que se plantea a las economías de la zona del euro, incluida la española, es que si la debilidad se mantiene el BCE ya ha agotado las medidas posibles de política monetaria que puede aplicar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...