edición: 3055 , Lunes, 28 septiembre 2020
03/06/2020
banca 

El despliegue de la crisis amenaza el negocio de los fondos dedicados a los créditos improductivos

Los bancos europeos se preparan para una nueva ola de impagos sin haber digerido la anterior
Se estima que el volumen de créditos impagados generados durante la pasada crisis financiera es del orden de los 1,2 billones de euros, de los que la mitad fueron eliminados de los balances de los bancos
Carlos Schwartz
El Banco de Santander cerró una de las últimas operaciones de venta de créditos improductivos una semana antes de que se publicara el decreto del Estado de Alarma por el Coronavirus. El seis de marzo firmó con Amitra Capital, una filial del fondo de Plan de Pensiones de Canadá (CPPIB), la venta de 13.000 créditos dudosos con un saldo pendiente de 1.672 millones de euros. Pero si esta operación se concretó, al menos otras 50 que estaban en negociación en Europa por diversos importes quedaron en el aire. El motivo fundamental es que el precio de los créditos improductivos ha tendido al alza desde 2011 sobre la base de la creciente actividad de los fondos en el sector y a la mejora de la capacidad de pago de los deudores morosos. Pero esta situación se ha disipado de forma precipitada con el colapso provocado en la actividad económica por la pandemia de la Covid-19. “Podemos esperar una nueva ola de créditos malogrados y lo malo de esto es que en algunos países la limpieza de las carteras de crédito en la banca no ha sido lo profunda que debió ser. El caso más emblemático es el de Italia, pero el problema está vivo en otros países, como Grecia y Chipre. En España persiste en parte el legado de la crisis, pero a menor escala”, señala una fuente perteneciente a la regulación bancaria.
El hecho es que la carrera ascendente en el precio de la deuda se ha topado de forma repentina con un desplome de todos los indicadores económicos y con la desagradable realidad de un deterioro importante de la capacidad de pago de los deudores, y sobre todo de sus perspectivas futuras. Esto ha descalabrado a los fondos de inversión dedicados a la recuperación de deuda que se han quedado con una masa importante de créditos que esperaban cobrar parcialmente, algo que ahora es dudoso y que se puede sumar a la aparición de nuevos créditos improductivos.

El caso del CPPIB es significativo. Entró al mercado de los créditos improductivos y al negocio de la recuperación en 2015. Pero a diferencia de otros inversores en el sector, como es un fondo de pensiones diversificado, tiene más tiempo para esperar a una recuperación del mercado si este se enrarece, como ocurre ahora. “Ahora mismo nadie puede poner un precio a la deuda morosa en este mercado. Pese a ello se está levantando capital para entrar al mercado cuando las condiciones se aclaren para una nueva generación de créditos improductivos”, señala una fuente del sector del 'due diligence'.

Los cálculos de los analistas del sector sobre el volumen de créditos impagados generados durante la pasada crisis financiera es del orden de los 1,2 billones de euros, de los cuales la mitad fueron eliminados de los balances de los bancos. Este proceso tiene una distribución geográfica desigual y de acuerdo con las estadísticas del Banco Central Europeo (BCE) los países más afectados por el problema además de los señalados, incluyen a Portugal e Irlanda. Los principales compradores de estos créditos han sido fondos estadounidenses dedicados al capital privado. Cerberus Capital Management adquirió 80.000 millones en créditos improductivos, Blackstone adquirió desde 2015 unos 53.000 millones de dólares en estos activos, y Lone Star Funds 28.000 millones de acuerdo con datos de la consultora Debtwire. 

El negocio alrededor de estos créditos es diverso. Puede centrarse en la propiedad inmobiliaria vinculada a los créditos, a la recuperación lisa y llana de los mismos o a su “empaquetamiento” para generar otros activos de inversión nuevos. En el caso de la recuperación la modalidad del negocio consiste en adquirir a los créditos por un precio de entre 10 y 40 céntimos por euro y obtener mediante la ejecución judicial o la negociación una recuperación que puede generar entre un 10% y un 20% sobre la inversión realizada de acuerdo a la solvencia del titular de la deuda o su capacidad de pago. Pero estos son los dos elementos que ahora se han puesto en tela de juicio y lo que ha hecho que las posiciones acreedoras adquiridas con descuento no valgan nada.

La otra fórmula, su securitización, ha entrado en franca crisis afirman las fuentes del mercado de recuperación. Citan el ejemplo de Italia. Algunos bancos allí optaron por reunir la masa de créditos dudosos, en mora e improductivos, en vehículos diferenciados y emitieron sobre ellos bonos. El caso más difundido es el de Banca Popolare di Bari, un banco cooperativo del sur de Italia. Este vendió los créditos  por el 68% de su valor a un vehículo propio. Reunió la deuda, la fraccionó en tres grupos sobre los que a su turno emitió bonos y obtuvo un aval del estado en 2017 sobre una parte de los créditos. De los tres tramos conservó el que tenía aval. Los restantes los vendió a un fondo de inversión. Los bonos con mayor riesgo pagaban un interés del 16%, pero el interés se basaba en la recuperación de la deuda mediante el pago de los deudores. 

En las condiciones actuales todo el andamiaje montado en 2017, con la perspectiva de un desarrollo uniforme de la recuperación económica, se ha precipitado al vacío. Este es el cuadro en este mercado. Ahora a los expertos en recuperación que se han quedado con paquetes de deuda les tocará esperar y probablemente cargar con las nuevas insolvencias o convertirse ellos mismo en fondos menos solventes.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...