edición: 3097 , Viernes, 27 noviembre 2020
22/10/2020

El dilema chino de Ericsson se erige como amenaza a la fuerte mejoría de sus ventas en tecnología

La empresa ha obtenido sus mejores resultados trimestrales en 14 años como resultado de su estrategia
Carlos Schwartz
La compañía sueca de infraestructuras de telecomunicaciones y telefonía anunció sus mejores resultados para un cuatrimestre en 14 años como resultado de su estrategia para mejorar su rentabilidad y un aumento de las ventas a China para equipos destinados a la red 5G del país asiático. El anuncio de los resultados provocó un alza del 7% en las acciones de la empresa en medio del entusiasmo de los inversores por la percepción de que el plan de la empresa a tres años para reducir costes, aumentar beneficios e invertir en el desarrollo de su tecnología estaba dando resultado. Sin embargo en la medida que una parte considerable de la mejoría de la empresa este trimestre se debe atribuir a la demanda de equipos para redes 5G en China, el horizonte se muestra incierto porque el gobierno de Suecia ha excluido a Huawei y HTZ como proveedores para el despliegue de su propia red 5G. La reflexión inmediata de los analistas ha sido tener en cuenta la posibilidad de que China tome represalias contra los productos suecos, algo que afectaría especialmente a Ericsson. China es el mercado más grande del mundo para las telecomunicaciones, algo que se reflejó en los resultados de la empresa para el trimestre acabado en septiembre en la medida de que las compras de sus clientes asiáticos dieron un fuerte impulso al balance de la empresa. Las ventas excluyendo el movimiento de las divisas subieron un 7% por el gasto chino en la tecnología 5G.
Las ventas en su división de redes aumentó un 13%, aunque el incremento neto global de las ventas fue del 1%, alcanzando a los 57.500 millones de coronas suecas. El consejero delegado de Ericsson, Borje Ekholm, no quiso comentar la decisión del Gobierno de excluir a los competidores chinos Huawei y HTZ del despliegue sueco de la tecnología 5G pero subrayó de forma oblicua que China es para su empresa un mercado decisivo. Las dos compañías europeas con capacidad tecnológica en el área de las redes 5G son la finlandesa Nokia y la sueca Ericsson. Ambas fueron vistas como beneficiarias indirectas de la batalla comercial entre Estados Unidos y China por su capacidad de ser proveedores alternativos a los fabricantes chinos de equipos de infraestructura en telecomunicaciones. Estados Unidos está especialmente huérfana en materia de tecnología para infraestructuras de red en telecomunicaciones y la Administración de Donald Trump intentó impulsar una operación de adquisición de estas empresas. Llegó incluso a sugerir la posibilidad de que la californiana Cisco Systems que desarrolla tecnología de redes actuara como caballero blanco en una adquisición trasnochada. 

El dislate llegó a tal extremo que en febrero el fiscal general William Barr llegó a decir que Washington debía tomar una participación en las dos empresas de forma directa o a través de una empresa privada. Cisco rechazó el envite. Los dos  países nórdicos están entre los más firmes defensores de la libertad de competencia en un mercado único y abierto. Sin embargo, la fuerza que ha desplegado China en el apoyo a sus propios campeones tecnológicos, como es el caso de Huawei,  ha supuesto un despertar defensivo. Esta semana la empresa de telefonía sueca Telia hizo público un importante contrato con Ericsson para el despliegue del 5G que resaltó la cooperación entre ambas empresas por contraposición con el bloqueo de Huawei. “La asociación es algo realmente 'Made in Sweden' dado que tenemos una larga relación para la innovación con Ericsson”, dijo la consejera delegada de Telia Allison Kirkby. El tercer trimestre de Ericsson fue especialmente significativo por la fuerte mejora en el beneficio que la empresa atribuyó a la estrategia que introdujo hace tres años para darle la vuelta a una situación comprometida. El plan supuso una reducción de costes, una fuerte inversión en el desarrollo de tecnología, y centrarse sólo en un crecimiento rentable.

Ekholm dijo que el margen bruto, excluidos los costes de reestructuración, del 43,2% fue el más alto desde 2006. El beneficio neto para el tercer trimestre fue de  5.600 millones de coronas suecas, comparado con unas pérdidas de 6.900 millones en el mismo periodo el año pasado. “Hasta el momento la Covid-19 ha tenido un impacto limitado sobre nuestro negocio, pero nos mantenemos atentos a cualquier cambio en este situación. Los resultados del último año hasta la fecha refuerzan nuestra confianza en que vamos a obtener este año los resultados previstos por el grupo”, señaló. Ericsson tiene prevista en noviembre una conferencia con inversores en la que se espera que detalle sus planes para la nueva fase en el desarrollo de su negocio. Suecia ha sido el último país en unirse al grupo de naciones que excluyeron a Huawei y ZTE, medida que anunció esta misma semana. El regulador de las telecomunicaciones dijo que había decidido seguir los consejos de las fuerzas armadas y los servicios de seguridad del país. 

La exclusión supone que ninguna de las dos empresas podrá tener una participación tecnológica en el desarrollo que se espera de la subasta de espectro para 5G que se hará en noviembre en Suecia. El regulador dijo a las empresas del sector que tenían de plazo hasta 2025 para eliminar de sus redes los equipos producidos por ambas empresas chinas que ya están funcionando en sectores centrales de las redes. El jefe de los servicios de seguridad suecos, Klas Friberg, declaró que China es “una de las mayores amenazas para Suecia” y añadió que China está asistiendo a su desarrollo económico y capacidad militar “mediante una actividad de inteligencia extensa y el robo de tecnología, investigación y desarrollo”. La brecha entre naciones dispuestas a aceptar el uso de tecnología de China en el desarrollo de redes de telecomunicaciones no cesa de profundizarse. Habrá que discernir cuál es el efecto de un cambio de política en Washington en el futuro próximo para estimar cómo pueden variar las relaciones entre China y Europa en el sector de las telecomunicaciones. Tanto Ericsson como Nokia tienen mucho que perder si el mercado chino se cierra para ellos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...