edición: 3076 , Miércoles, 28 octubre 2020
10/01/2020
Vientos de reformas, y de ajustes

El dinero teme a una cruzada fiscal y las sicavs serían la primera víctima de la batalla

En torno al 6,5% de los 30.000 millones de euros de las sicavs ya ha sido reembolsado o colocado en otros instrumentos fuera del alcance de la diana del nuevo Gobierno
Juan José González
La literatura sobre el miedo del dinero es tan abundante como los numerosos casos que la ilustran. Y debe suceder que esa sensación de angustia ante un peligro potencial o real ya está presente y es cierto. Como también es cierta la coincidencia del miedo, el peligro, el dinero y la incertidumbre que provoca un cambio de Gobierno. Es probable que la fuga de dinero detectada en las sociedades de inversión de capital variable (sicavs) tenga algo o mucho que ver con el miedo, el peligro y el dinero, pero sobre todo con una cierta alarma y sensación de sobresalto manifestada en esta parcela singular de la inversión. Según los datos elaborados por una firma experta en el sector, las sicavs llevan una larga temporada registrando salidas continuadas, crecientes y sin pausa de millones de euros al día, a un ritmo de unos tres millones de euros.
El temor a cambios normativos en la regulación y en la fiscalidad de estos instrumentos de inversión parece haber coincidido -y profundizado- con la llegada del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, veinte meses que ya ofrecen un saldo próximo a los cien millones de euros al mes que salen de las sicavs en busca, se entiende, de mejores rentabilidades y oportunidades de incrementar el dinero. Cabe también la posibilidad, ya que con los movimientos del dinero nunca hay que descartar ninguna hipótesis, que los capitales busquen lugares más seguros, refugios más sólidos lejos del alcance de batallas y borrascas políticas o ideológicas que pondrían en riesgo los caudales que nutren las sicavs.

Unos 1.800 millones de euros en veinte meses han sido reembolsados por los titulares de las sicavs. La fecha no es caprichosa y abarca la etapa desde la llegada a la presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez. Lo cierto es que en su trayectoria al frente del Ejecutivo no se puede calificar a su primer ministro como tampoco al partido que representa de ser un perseguidor de rentas o azote de capitales y fortunas, si bien, en el fondo nunca han cesado los rumores, intenciones y demás movimientos encaminados a implantar un "nuevo orden fiscal" en el desbarajuste normativo que impera en este terreno. 

Los hechos, la retirada de fondos, el reembolso de casi 1.800 millones de euros a lo largo de casi dos años de Gobierno socialista, muestran que el dinero se ha movilizado con la incertidumbre, los recelos y la desconfianza hacia las intenciones gubernamentales de "terminar de una vez con el vehículo inversor preferido por las fortunas", en opinión de un futuro ministro. Las cifras que muestran los movimientos de entradas -suscripciones- y salidas -reembolsos- son ilustrativas del aumento del miedo y de la persistencia del mismo a medida que han ido avanzando los últimos veinte meses. 

Incluso del minucioso examen de los movimientos del dinero se podría asegurar que la mayor o menor intensidad de los reembolsos ha coincidido con el acercamiento del Gobierno a un posible aliado -Ciudadanos- o a su actual socio de coalición -Unidas Podemos-. La intensidad de los reembolsos se ha incrementado notablemente desde el momento en que se firmó la coalición de Gobierno. Luego, está claro que el dinero es miedoso o temeroso a una posible y más que probable nueva normativa fiscal encaminada a terminar con este vehículo inversor de grandes patrimonios, una diana bien marcada en los objetivos del nuevo equipo de Gobierno. 

Las sicavs, en realidad, han estado siempre en el objetivo de la lucha política. Por diversas razones han acaparado numerosos titulares en los medios de comunicación y protagonizado algunos debates escabrosos en el Congreso de los Diputados. En otras palabras, nunca han abandonado el terreno de la polémica. Recordar tan sólo que de su control y supervisión se encargaba en un principio la CNMV pero que a mediados del pasado ejercicio se decidió que la vigilancia fuera traspasada a la Agencia Tributaria. El movimiento del supervisor provocó el pánico en la clientela de las sicavs que temieron una acción inmediata de la Inspección tributaria a la caza y captura de posibles irregularidades (defraudadores) fiscales.

Desde otro punto de vista cabe pensar que los nuevos gobernantes no parecen haber obrado con perspicacia, puesto que las continuas referencias a las sicavs y las reiteradas amenazas no han hecho, si no, levantar una y otra vez la liebre que indicaba, claramente, que la veda sobre la cacería de los titulares de participaciones en estas sociedades quedará abierta desde el primer día de su llegada al poder. Y que además de la cacería de los titulares puede ampliarse a otras zonas un tanto inadvertidas de la inversión de capital, aunque en este caso, sería inmobiliaria, un sector donde las mudanzas no serían tan sencillas como en las sicavs.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...