edición: 2847 , Viernes, 15 noviembre 2019
22/10/2019
El jueves finaliza la era Draghi

El dinero teme la deriva de una economía europea con alto riesgo de ”japonización”

Los últimos giros en el Brexit, en el frenazo alemán y la guerra comercial parecen haber modificado las oscuras expectativas que se cernían sobre el futuro de la economía europea, aunque sea prematuro descartar el riesgo de estancamiento
Juan José González
Andan revueltos los gestores de dinero con una coyuntura imprevisible y variable que les impide planificar siquiera el medio plazo y condenados a la operativa y los planes del corto plazo. Con todo, se rebelan en este escenario en busca de ver la botella medio llena y dejar a un lado la otra media, la medio vacía. Los inversores, en la disyuntiva entre invertir y dejar pasar el tiempo sin moverse, comienzan a considerar como posible la vuelta al mercado de inversión, el regreso de la confianza empresarial junto a una sensación cada vez más generalizada de que los cambios que se han registrado en los últimos días parecen ser suficientes como para pensar que la nave finalmente no se hundirá. Cambios esencialmente de naturaleza política. Los gestores de dinero comienzan a valorar en positivo que la salida de Reino Unido de la Unión Europea parece estar descartando el caos descontado por los mercados semanas atrás. Todo parece indicar que se ha elegido una vía razonable, lo que augura la vuelta a una cierta normalidad económica aunque se mantengan algunos de los efectos más negativos sobre la economía que dejarán sentir a lo largo de los próximos meses (y años). En el exterior, apuntar que también se valora en positivo el acuerdo a medias o parcial entre las dos potencias comerciales, EE UU y China, que puede aliviar la negativa sensación global de una inevitable recesión a medio plazo.
En el mismo orden de elementos positivos que vienen a sumarse al ambiente positivo de la botella medio llena se presenta el cambio de la tendencia en la producción alemana, a la baja hasta hace unas semanas pero que las autoridades han querido revisar hasta situarla en una zona más estable, de recuperación. Las tres situaciones suman y provocando un cambio de tendencia y expectativas cuya consistencia se pondrá a prueba a partir de noviembre. En principio, el optimismo que irradian los gestores europeos de dinero les lleva a asegurar que si se mantiene la evolución positiva de las tres situaciones señaladas anteriormente, se puede descartar la entrada en recesión de la economía europea, así como también dar por cerrada la fase de desaceleración actual de la mayoría de los estados de la Unión Europea.

Porque según indican algunos de los análisis de coyuntura en sus informes más recientes, existía un evidente riesgo de estancamiento económico, similar al fenómeno experimentado de la economía japonesa (`japonización´) al que, si las esperanzas no defraudan a los inversores quedará descartado. Ahora bien, esta eliminación del riesgo debe contar con la colaboración de las autoridades monetarias del BCE y con algunos elementos económicos indispensables. En primer lugar, para evitar el temido estancamiento a la japonesa debe mantenerse el crecimiento, al alza, unas décimas, pero crecimiento y, en segundo lugar, que el avance -aunque lento y moderado- de la economía se acompañe de una inflación controlada pero positiva, es decir, en el entorno del 2%, como figura en los tratados de la UE y que el BCE vigila con celo, algo en lo que no consigue mostrar un claro dominio.

Pero que los inversores quieran mostrar su espíritu más positivo, en la botella medio llena se siguen dando cita crecimientos de la economía europea en el entorno del 0,2% -como cifra de referencia del segundo trimestre- y una inflación armonizada del 0,8% en septiembre pasado, lo cual sirve para que los inversores y analistas más negativos puedan mantener que Europa se encuentra en el camino de la `japonización´ que tanto temen unos y otros. Un escenario que, siguiendo a los optimistas, podría quedar descartado cuando comiencen a funcionar los últimos estímulos monetarios de la era Draghi aprobados en septiembre pasado.

Estímulos que van dirigidos, principalmente, para detener el frenazo económico y que pueden beneficiar a la salud de las entidades bancarias. Al menos, el escalonamiento del tipo de la facilidad de depósito, como la nueva ronda de financiación, son considerados por los analistas como favorables para el sector bancario. En este sentido, tanto las medidas adoptadas por el BCE en la penúltima reunión de Draghi al frente de la institución (la última será la próxima, a celebrar el jueves) como los efectos que se esperan de dichos estímulos monetarios, pueden estar jugando a favor de los gestores de la botella medio vacía, al entender que a las autoridades bancarias apenas les quedan medidas que aplicar en la recámara para evitar que la economía europea se acerque aún más al precipicio de la recesión.

Ahora bien, en este escenario de complejo equilibrio de fuerzas y elementos económicos, la política de los Gobiernos europeos está jugando un papel decisivo, perjudicial para la economía según los pesimistas y positivo para los optimistas: negativo para quienes mantienen el discurso caótico de la salida de Reino Unido de la UE, la recesión en Alemania y la ruptura comercial entre las dos grandes potencias mundiales. Aunque quizá en esta ocasión los optimistas cuenten con bases de reflexión más sólidas al tener en cuenta que varios países con superávits presupuestarios pueden animar la demanda de bienes y servicios y con esta la creación de empleo y las esperadas subidas salariales, lo que a buen seguro cambiará el horizonte negativo de hace apenas dos semanas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...