edición: 3010 , Miércoles, 15 julio 2020
14/10/2015
Frena y aplaza operaciones en marcha

La cita electoral marca el ritmo a los movimientos bancarios

El Gobierno planea una privatización exprés y las quinielas sitúan al Popular como el preferido por todos en las próximas operaciones
Juan José González
Se disparan las quinielas en el sector bancario, fruto del gran juego que dan los rumores y las especulaciones. El movimiento de actualidad coincide, sin querer, con un período electoral que, a diferencia del bancario, se despejará antes de que finalice el año. Que los objetivos finales de uno y otro, de banca y política, no guarden relación alguna no significa que la primera se encuentre a salvo de las influencias futuras de los resultados de la segunda. El paralelismo en los destinos de banca y política, es probable que no sea intencionado, tan sólo caprichoso.
Sólo en el futuro se podrá demostrar si el capricho ha beneficiado al sector bancario o, por el contrario, ha perjudicado el cierre de alguna operación corporativa, en principio prevista para los próximos meses. En todo caso, la cita electoral de diciembre no parece haber trastocado la formación de las quinielas bancarias, sino tan sólo un aplazamiento. Una cuestión de calendario.

El corto plazo obliga y las prioridades se centran en el cierre del último y decisivo trimestre del ejercicio. Los analistas consultados viven en el mar de las dudas provocado por las incertidumbres de sus analizados, los bancos, que no terminan de concretar a qué distancia de encuentran de los objetivos anunciados en el inicio del año. De los resultados de 2015 dependen muchas decisiones futuras. Para algunos, por ejemplo, la necesidad inmediata de ampliar capital, medio o remedio para alcanzar cuanto antes el objetivo de la ratio de `core capital FL´ al que obliga la futura regulación del sector. Para otros, el objetivo inminente es conseguir un cierre redondo, con cuentas y balances en positivo y saneadas para que sirvan para mostrar la solvencia del banco. Para todos, los buenos resultados y el cumplimiento de los objetivos son la base que exigen los mercados para una buena valoración.

Los analistas apuntan que las cuentas al cierre del ejercicio reflejarán de forma muy desigual la mejoría de la situación económica, puesto que la posición individual de cada entidad, así como el comportamiento de sus riesgos, son muy diferentes. Como diferentes son también las estrategias de cara los movimientos que actualmente alimentan rumores y especulaciones, y que terminan por conformar las quinielas sobre futuras fusiones y alianzas. Es probable que la proximidad de la cita electoral se haya convertido en el peor de los aliados para el anuncio de una privatización bancaria, movimiento a cargo del Gobierno cuyo principal objetivo sería rentabilizar la salida de una entidad bancaria y la consiguiente recuperación de sólo una parte de su inversión.

La operación privatizadora serviría para poner en marcha el dominó de movimientos corporativos que espera el mercado que se produzcan a lo largo de 2016. Algunos expertos no comparten que la privatización de un gran banco vaya a ser el arranque, el detonante que provoque la reacción del resto del sector. Mientras tanto, las quinielas siguen apostando fuerte por jugadores sólidos como La Caixa, entidad que sigue considerando el crecimiento en el negocio de pymes, un segmento donde el Popular se siente fuerte y muy consolidado.

El Popular continúa siendo, a pesar del paso de los años y de las coyunturas, una novia, si no la más deseada, muy interesante para todas las futuras ceremonias. No le faltan novios y encaja como perfecto comodín en la mayoría de los movimientos bancarios. Es ideal para una jugada a tres con Ibercaja y/o Unicaja. Interesa a Santander pero de la misma forma combinaría con BMN. En todos los casos, Popular es un buen comodín, el mejor sin duda, para conseguir el objetivo que parece ser común denominador en los planes futuros de los grandes: aumentar volumen en el mercado interior.

Rara vez se encuentra un nexo de unión en el futuro del sector bancario, con obligaciones a corto y medio plazo en los objetivos de capital y solvencia, necesidad de aumentar el tamaño. Y tanto en el primero como en el segundo objetivo, la respuesta se encuentra en una ampliación de capital, acudir al mercado de renta variable (Bolsa) o directamente apostar por una operación corporativa. Es probable que la mayoría de las entidades ya no tengan que elegir entre una estrategia de crecimiento orgánico o de crecimiento corporativo. El paso del tiempo puede haber agotado la elección tanto en el caso de las grandes entidades como también, y sobre todo, en el caso de las medianas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...