edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
27/11/2018
banca 
Sólo se podrán recuperar 14.334 millones

El Estado asume, por el Banco de España, que se perderá el 90% del rescate bancario

La colocación del paquete de Bankia, la mayor esperanza de recuperación de las ayudas públicas
Juan José González
A casi siete años vista de la salida a Bolsa de Bankia y coincidiendo -también casi- con otra vista, la de los 34 directivos del banco, presidente incluido, el Banco España tiene la ocurrencia de publicar una actualización del balance de las ayudas financieras aportadas por el Estado a la reestructuración del sistema bancario español desde 2009 hasta 2017. Fue aquel un escenario financiero con tintes bélicos que derivó en numerosas polémicas debido, entre otros, a la solución aplicada por el entonces Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y que concluyó con un rescate a catorce entidades financieras con dinero público y que el Banco de España estima en 64.000 millones de euros -54.353 millones a través del Frob y otros casi 10.000 del Fondo de Garantía de Depósitos-.
La novedad del informe, donde se ofrece un cuadro incompleto sobre las "ayudas financieras", las entidades receptoras y el estado de las deudas, reside no sólo en actualización de las mismas sino en el reconocimiento expreso de que sólo se podrán recuperar 14.334 millones de euros en el mejor de los casos, es decir, la suma de 4.477 millones recuperados y 9.857 millones más que estima el supervisor que se podrían recuperar por cuenta de algunas operaciones pendientes como es la operación "estrella" de la venta de la participación que el Estado tiene en Bankia. Las cuentas así presentadas, huérfanas de explicaciones, tienen esas virtualidad: ser el primer movimiento oficial para reconocer que los rescates son un mal negocio a corto plazo y pésimo o fatal a medio y largo plazo.

Si la publicación de las cifras merece algún reconocimiento, sería el relativo al intento de clarificar una situación que nunca ha gozado de luz alguna, aunque habría que reprochar al supervisor la exagerada tardanza en su publicación, por otra parte, sospechosa al coincidir con el inicio del juicio a la dirección de Bankia. Seguramente también muchas de Sus Señorías asistentes a las sesiones de la Comisión parlamentaria que investigó la crisis financiera, hace apenas unos meses, habrían podido afinar sus preguntas a los comparecientes, entre ellos, los responsables del Banco de España, si hubiesen contado con este balance.

Y precisamente es la falta de información la que ha provocado que se haya creado alrededor de la crisis bancaria y su posterior rescate público, una capa gruesa formada por sospechas, desconfianza y, como resultado, dando lugar a una presunción de malicia. Recordar que ninguna autoridad explicó en su momento el fiasco de Bankia como tampoco la forma en la que el Estado podría recuperar el dinero público aplicado al rescate en forma de ayudas y demás.

Recordar también que desde el primer momento, Señorías (representantes de todos los ciudadanos) y medios de comunicación contaron en su día, allá por septiembre de 2016, con unos escuetos párrafos elaborados por el Banco de España donde se cifraba en 51.300 millones de euros el coste del rescate bancario de las entidades quebradas. Si entonces se podía leer en uno de aquellos párrafos de una nota aislada -también huérfana de explicaciones- que el sector financiero afectado había devuelto poco más del 5% del total, hoy, con el paso del tiempo, dos años después de aquellas cuentas, se intuye que, de las cifras ahora aportadas por el supervisor no se recuperará ni siquiera el 10% del rescate.

La irritación que surge a raíz de la nueva información del Banco de España, procede al recordar la fecha en que un Gobierno (de Mariano Rajoy) decidió continuar con el rescate bancario despachando a la opinión pública con una aseveración que entonces logró calmar los ánimos y reacciones agitadas de la ciudadanía con aquel mensaje de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Economía Luis de Guindos, afirmando sobre la terapia empleada en el desastre que "no tendría coste alguno para los españoles".

Cuando se dice que las Comisiones de control parlamentario son de gran utilidad habría que recordar que el desastre de la crisis bancaria española, la quiebra de las cajas, mal gestionadas por intereses políticos, sigue manteniendo a buena parte de sus responsables libres de imputación política y judicial. Como tampoco parecen haberse arrepentido, retractado o rectificado las autoridades políticas sus afirmaciones sobre el coste nulo de los rescates que, ahora, finalmente, encuentran tan expreso reconocimiento por el Banco de España como falta de explicación de las autoridades políticas. A fin de cuentas, todos estos son los responsables del mal `negocio´ del rescate bancario.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...