edición: 2936 , Lunes, 30 marzo 2020
17/02/2020

El futuro de las redes de gasolineras es motivo de debate en el sector petrolero por el coche eléctrico

Aunque el cambio global en los modelos de movilidad es dispar algunos países son verdaderos laboratorios
Carlos Schwartz
La celeridad con la que se modificarán los modelos de movilidad urbana y la rapidez con la que se adopten motorizaciones sin emisiones en los vehículos han determinado una creciente preocupación entre los 'think tank' vinculados a la industria petrolera. Pero uno de los negocios que se puede ver afectado de forma más directa es el de las redes de gasolineras que se extienden de forma reticular en todos los países en el mundo contemporáneo. En la mayor parte de los países la adopción del coche eléctrico es sumamente lenta. En Estados Unidos representan el 2,5% de las ventas de coches nuevos mientras que en Reino Unido son el 3,4%, mientras que en España las ventas de coches eléctricos en 2019 fueron de 10.047 unidades sobre un total de 1,25 millones vendidos, es decir que no alcanzan al 1% del total. El caso español va a remolque de las limitaciones de emisiones impuestas por la Unión Europea (UE). Noruega, por ejemplo, aspira a eliminar las ventas de motores de combustión interna accionados por combustibles fósiles en el 2025.
Para alcanzar ese objetivo ha eliminado las cargas fiscales sobre las ventas de coches eléctricos a resultas de lo cual el vehículo eléctrico en el país ha superado el 57% del parque total de coches, una frontera que de acuerdo con Bloomberg New Energy Finance ocurrirá a escala global en el 2040. “Algunas tendencias de largo alcance están alterando el mercado minorista de combustibles. Entre las más poderosas dentro de estas está el aumento de los combustibles alternativos (en particular la electricidad) destinados a la movilidad, la emergencia de nuevos modelos en la movilidad,  y la evolución de las incrementadas expectativas de los consumidores sobre la conveniencia y la personalización. El ímpetu para estas alteraciones procede de un abanico de poderosas nuevas tecnologías digitales, desde la inteligencia artificial (IA) hasta la robótica y la Internet de las cosas”, de acuerdo con el Boston Consulting Group (BCG).

“Los cambios en curso van a alterar los contornos de las ventajas competitivas en la industria y van a requerir una transformación fundamental del modelo de negocio estándar. Los minoristas de combustible deberán desarrollar una respuesta comprehensiva que ajuste los productos y servicios que venden, que adapten su red y modelo de negocio, altere la disposición de sus estaciones de servicio y tiendas de venta al público y al mismo tiempo domine las nuevas herramientas digitales”, señala el estudio de la consultora. En 2012 la multinacional canadiense especializada en cadenas de gasolineras Alimentation Couche-Tard adquirió la principal red de gasolineras de Noruega. De entonces hasta ahora el panorama de la demanda de combustibles en el país ha cambiado de forma notoria y ha convertido a esa inversión en un verdadero laboratorio de lo que puede ser la venta de combustibles en el futuro. 

Couche-Tard ha reemplazado en algunas de sus estaciones de servicio Circle K en Escandinavia los surtidores de gasolina por puntos de recarga para vehículos eléctricos y ha desarrollado un servicio de carga a domicilio y en lugares de trabajo para coches eléctricos. De acuerdo con el estudio del Boston Consulting Group una cuarta parte de las gasolineras deberán cerrar para 2035 sin siquiera haber alterado su modelo de negocio. El estudio tiene un escenario más agresivo en el cual un 80% de los puntos de venta deberán cerrar. Para fuentes del sector de la movilidad eléctrica en Noruega el estudio de BCG es exagerado, pero admiten que en ese país muchos planes para el desarrollo de las redes de gasolineras fueron modificados o directamente abandonados. La ciudad de Bergen en Noruega es un verdadero laboratorio del futuro en la medida de que uno de cada cinco coches en circulación es eléctrico, es por este motivo de peregrinación para quienes estudian el proceso. Mientras tanto los estudios desarrollados en el sector eléctrico consideran que el precio de las baterías descenderá en el mercado de forma significativa en el corto plazo, con lo cual los vehículos eléctricos van a caer de precio de forma sensible sin necesidad de estímulos fiscales al estilo de Noruega.

“Si esto es así, habrá un cambio radical en la difusión de coches eléctricos en la próxima década y eso puede alterar de forma rápida la composición del parque automotor si el precio cae por debajo del coche con motor de combustión interna”, señala una fuente del sector de equipos para la carga de coches eléctricos. Los representantes de la industria petrolera no obstante consideran que la vida útil del combustible líquido fósil, las gasolinas y el gas licuado, se extenderá hasta al menos el 2070. En apoyo a esta hipótesis vienen algunos datos estadísticos como la reposición de vehículos en algunos mercados. De acuerdo con datos de IHS Markit en Estados Unidos la vida media de un coche de uso privado es de 11,5 años. En las naciones en desarrollo la vida media suele ser más extensa. 

Mientras tanto, el precio del suelo para las gasolineras, según es cierto en qué emplazamientos, no deja de crecer a escala global. Esto indica una tendencia no evidente, pero supone una apuesta por el futuro de estas bocas de expendio. Las asociaciones de venta al menor de combustibles en diversos países señalan que el origen del beneficio en ese negocio no se deriva sólo de los combustibles. “De forma creciente el beneficio surge de la venta al menor de productos en carretera o en ciudades. En particular de tabaco, alimentos y bebidas”, señala una fuente del sector. En Estados Unidos la venta de combustibles representa el 38% del beneficio de las gasolineras. Esta es una eventualidad que algunos propietarios de redes de gasolineras ya han planificado y tienen su visión estratégica para ello, de acuerdo con la velocidad de esa evolución. Estas posibilidades van de su uso como almacenes para cadenas de logística hasta la mecánica ligera de los futuros coches. “La movilidad eléctrica va a generar nuevas oportunidades de negocio que son ahora difíciles de prever”, señala una fuente de una consultora que estudia este modelo de negocio. Mientras tanto la experiencia de Noruega es que la carga de los vehículos eléctricos se hace en casa o en el trabajo, rara vez en una gasolinera cuando se trata del uso urbano. Por el contrario, si se las utiliza como punto de recarga en viajes.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...