edición: 2743 , Jueves, 20 junio 2019
15/01/2018

El futuro del dólar ante las principales monedas se ha convertido en una incógnita clave del mercado

La incertidumbre sobre la cotización de la moneda estadounidense preocupa a inversores y exportadores
Carlos Schwartz
El dólar no ha mostrado frente a las otras monedas internacionales la fortaleza que esperaba una parte considerable de los analistas de los mercados de cambio. Los datos de una economía con una alta tasa de empleo, con una actividad económica sólida, una tasa de crecimiento alta, un mercado de valores que sigue superando sus máximos históricos y una banco central que ha iniciado la retirada de liquidez con incrementos de tipos de interés, no coinciden con la debilidad de la moneda que es de hecho la principal divisa de reserva del sistema monetario internacional. Los ahorradores de economías emergentes atesoran el dinero en dólares y las otras monedas resultan objetivos muy marginales. La divisa estadounidense amagó con acercarse a la paridad con el euro hace un año y de hecho ha ganado terreno desde sus mínimos frente a la moneda común europea, de acuerdo con los datos de la Reserva Federal un 25%. Pero al cierre de los mercados el fin de semana el dólar había caído ante una cesta de monedas que constituyen un indicador muy seguido por el mercado. El índice ICE para el dólar cerró el viernes tras caer el 1% con el nivel más bajo de los últimos tres años. De acuerdo con Thomson Reuters el valor ante una cesta de monedas fue de 90,943. 
La cotización del euro recibió una fuerte ayuda del frente político europeo al anunciar la dirigente conservadora alemana Angela Merkel que había alcanzado un principio de acuerdo con los socialdemócratas para formar gobierno una vez más bajo la forma de una gran coalición. Pero la debilidad del dólar no afectó al mercado de valores y la Bolsa de Nueva York marcó un nuevo récord sin que la pérdida de valor de la moneda afectara a la contratación de valores. “Es necesario tener en cuenta que una moneda más débil que la de sus competidores desde el punto de vista de la exportación es una bendición”, señaló una fuente del sector industrial del acero comentando la depreciación del dólar.

Los analistas de inversión intentan explicar el fenómeno por una presunta mayor atracción de las economías europeas y de Japón que estarían en un ciclo expansivo que califican de “prolongado y que se ha acoplado al fin de las políticas monetarias expansivas de los banco centrales lo que va a suponer en el medio plazo un incremento de los tipos de interés que van a añadir atractivo a monedas cono el yen y el euro”, de acuerdo con un gestor de un fondo de inversión español. 

Sin embargo, algunos economistas apuntan a factores menos coyunturales y de más largo plazo para el comportamiento del dólar. “Algunas de las promesas electorales de Donald Trump tardan en materializarse porque deben superar fuertes resistencias. Ha sido el caso de la reforma fiscal. Pero ésta finalmente se ha concretado. Esta reforma va a suponer un incremento del déficit presupuestario estadounidense, y ese déficit habrá que financiarlo con deuda. La expansión del déficit estadounidense siempre se ha acompañado de un dólar a la baja porque supone un incremento de la deuda”, señala el economista jefe de un fondo de alto riesgo en Londres. Los bancos Goldman Sachs y JPMorgan Chase pronostican un déficit público de 1 billón de dólares para 2019. El déficit para el ejercicio 2017 cerrado en junio pasado fue de 664.000 millones de dólares o un 3,4% del producto interior bruto (PIB). El incremento pronosticado por los dos bancos de primera línea supone para el ejercicio fiscal de 2019 que acabará en junio de ese año el 5% del PIB.

Esta era la previsión de largo plazo de algunos economistas que a la hora del triunfo de Trump señalaron que su programa de inversión pública era incompatible con sus planes de reforma fiscal y que este conflicto entre menores ingresos fiscales y mayores gastos del estado suponían un factor de inestabilidad para el dólar que podía perder sus puntos de resistencia por abajo y desmoronarse en el largo plazo.

El equipo económico de Trump ha negado esta posibilidad desde siempre, porque alega que en el mismo paquete fiscal en el que se reduce el tipo de tributación para las empresas del 30% al 21% hay una provisión que establece una carga fiscal insignificante a los beneficios retenidos en el exterior por las multinacionales estadounidenses en caso de repatriación y por una única vez. De acuerdo con la hipótesis de trabajo de la Casa Blanca esta repatriación de dinero va a supone un incentivo a la producción que permitirá por otra vía aumentar la recaudación por la mayor actividad económica del país. 

De momento las cifras de la repatriación de utilidades de las empresas estadounidenses es un misterio que en algún momento los servicios estadísticos estadounidenses darán a conocer sin dudas. Las grandes empresas exportadoras estadounidenses consideran una bendición la debilidad del dólar porque les facilita la competencia en los mercados exteriores frente a  la producción de otros países en particular la europea. “Pero una situación de este tipo puede afectar la confianza en la economía estadounidense y debilitar los mercados de renta variable del país” de acuerdo con una fuente del sector bursátil. De momento no parece que esto sea así sino más bien todo lo contrario y en última instancia dependerá de los resultados de las multinacionales estadounidenses. Si nos atenemos a los mercados de futuros no existen apuestas fuertes en contra del dólar. 

Los contratos a la baja sobre el dólar registrados en diciembre en los mercados de futuros fueron los más reducidos en los plazos de uno, dos y tres meses en diciembre pasado. Esta situación puede ser coyuntural y las apuestas contra el dólar pueden regresar a los mercados de futuros.

Sin embargo este no es el motor de la debilidad de la divisa estadounidense sino más bien su consecuencia. El factor de fondo parece ser la lenta pero segura ejecución de la política económica de Donald Trump.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...